Biografia De Antoine De Saint-exupéry

En el año 1921 cumplió el servicio militar y empezó a sentirse atrapado por la aviación, determinando firmemente su propósito de ser conduzco en la ciudad de Estrasburgo. 7. De ser viable, conviene entrevistar, si es imposible al personaje principal sí a alguna persona que haya estado cerca de él, y juntar todos y cada uno de los datos que puedan ayudarnos a redactar su historia; tiende a ser de mucha utilidad grabar las entrevistas y escribirlas.  Cuando se tiene toda la información es conveniente ordenar todo el contenido y las ideas antes de comenzar a plasmarlas y saber discernir de toda esa información cuál es verdaderamente importante y cuál puede descartarse.

Exactamente el mismo año de su matrimonio, publicó Vuelo nocturno, su primer gran éxito literario. Antoine deseaba entrar a la facultad, pero no superó el examen. Así que decidió anotarse en una escuela de Hermosas Artes para estudiar arquitectura.

La Biografia Antoine-de-saint-exupéry

No lo tuvo simple desde el instante en que en abril de 1921 se incorporara al Segundo Regimiento de Aviación de Estrasburgo, donde logró su servicio militar. Ahí es donde entró en contacto con el planeta de la aviación que le maravillaba desde niño. Así que, intentando de ahorrarse los un par de años de la carrera militar, se decantó por conseguir la licencia civil de aviación, a pesar de lo caro. Para esto, Saint-Exupéry pidió a su madre 2 mil francos de la temporada para poder dar las clases necesarias. La madre, inútil de denegar nada a su hijo, solicitó un préstamo para hallar la voluminosa cantidad. El estallido de la Segunda Guerra Mundial demandó nuevamente sus servicios militares, con lo que se alistó en una unidad de reconocimiento de Saint-Dizier y tomó parte en múltiples metas que se interrumpieron bruscamente con la trágica derrota de la aviación francesa.

El 31 de julio de 1944, Antoine de Saint-Exupéry despega de un campo de aviación de Córcega para cumplir una misión de la que no regresaría nunca. La novela, muy corto, se muestra como el mensaje dramático -pero muy reflexivo y ponderado- de un exiliado francés que, desde su cobijo en Lisboa, se dirige a un judío amigo de el que ha quedado atrapado en la Francia ocupada. El avión vuelve a ser entre los protagonistas de la obra, una “herramienta entrevera al hombre con todos y cada uno de los viejos inconvenientes”, le deja “conocer el auténtico rostro de la tierra” y lo sumerge “de forma directa en el corazón del misterio”. No ya no es interesante que este deslumbramiento frente a la máquina, que bien podría haber acercado a Saint-Exupéry a la estética y el pensamiento de los futuristas, se transforma, en la pluma del creador de Lyon, en un instrumento indispensable para reforzar en el hallazgo de la auténtica condición humana. En palabras del escritor español Juan Bonilla, “sus conclusiones son un himno laico y abrumado de sensatez, muy recomendable para todo nacionalista que confunda aún el ombligo del mundo con su propio ombligo y el comienzo de la Historia de la Humanidad con la hora en que se construyó su nación”.

Arquitecto, Aviador Y Escritor

Estuvo muy relacionado a su madre, cuya sensibilidad y cultura lo marcaron intensamente, y con la que mantuvo una grande correo durante toda su vida. La aparición de Le petit prince , su sexta novela, encargada de su amigo León Werth (que había sido tomado en la Francia ocupada por los nazis), convirtió inmediatamente a Sain-Exupéry en uno de los escritores más célebres de la literatura universal moderna. Ilustrada por los sencillos y delicados dibujos que pergeñó el creador para apoyar el contenido de su obra, Le petit prince se conforma como una agridulce alegoría nostálgica que desbarata, con la brusca irrupción del tiempo presente, los dominios eternos y atemporales de la niñez. Comienza Arquitectura y en 1921 ingresa en las fuerzas aéreas francesas y posteriormente pasa a la aviación civil. Desempeñó varias y arriesgadas metas de correo aéreo entre la metrópoli y las colonias africanas y después hasta Sudamérica. Tiene varios accidentes aéreos y en los periodos de convalecencia se ocupa de escribir novelas.

Su primer cuento ve la luz en 1926, el mismo año en que comienza su carrera de conduzco en la compañía Latécoère. Poco después es destinado a Cabo Juby, donde escribe su primera novela, Correo del sur . De África se traslada a Suramérica con el encargo de entablar novedosas líneas comerciales.

En esta gran casa el pequeño niño vivió una niñez feliz cubierto del cariño de su familia, de forma especial de su venerada madre. El Principitose publicó de manera póstuma y, desde entonces, se convirtió en uno de los libros mucho más vendidos de la historia. Sus ilustraciones son un icono popular y ha sido adaptado en varias oportunidades tanto al cine como al teatro. Pero durante la II Guerra Mundial es movilizado y debe entrar en el Ejército del Aire. Se convierte además en un considerable personaje de la Resistencia. En 1944 tiene que viajar a Córcega y Cerdeña en una misión de reconocimiento, donde debe hacer fotografías para un posible desembarco en Provenza.

Saint-exupéry, Antoine De (1900-

A lo largo de esta época redacta diversos cuentos y asimismo la novelaEl aviador yCorreo del Sur. Acceso instantáneo a millones de e-books, audiolibros, gacetas, podcasts y considerablemente más. Los recortes son una forma práctica de recopilar pantallas esenciales para regresar a ellas después. En este momento puedes personalizar el nombre de un tablero de recortes para guardar tus recortes. Un magnífico libro carrusel apoyado en las acuarelas y el artículo original de Antoine de Saint-Exupery.

Entre los años 1922 y 1926, Exupéry trabajó en diversos oficios, como inspector de una factoría de ladrillos o gerente de los camiones Saurer. Logró el título de piloto pero no ejerció profesionalmente hasta su ruptura con Louise, quien no deseaba que Antoine se dedicase a la aviación. Pese a que la obra ha entrado en el dominio público han registrado de manera comercial a sus personajes. Durante su estancia en África sufrió un incidente y se perdió en el desierto. Más tarde, esa experiencia se trasladaría aEl Principito, historia que escribió a lo largo de su estancia en Nueva York al principio de la II Guerra Mundial.

En 1921 prestó el servicio militar y allí se enamoró de la aviación. En el momento en que Antoine únicamente tenía cuatro años de edad falleció su padre, lo que provocó el traslado de su familia a Le Mans en el año 1909.  A simple vista redactar una biografía puede parecer una tarea sencilla, sin embargo si se desea efectuar una aceptable tarea es requisito tomárselo sumamente en serio y analizar cuidadosamente cada aspecto que iremos a integrar, para eludir ofrecer un falso testimonio.  En el momento de decidirse a escribir una biografía debe tenerse claro sobre qué persona vamos a hacerla, y agrupar la mayor proporción de datos posible cerca de ella y a su historia, a fin de ofrecer un trabajo completo y homogéneo. Saint-Exupéry fue al acercamiento de su destino a pecho descubierto, viviendo de la manera más honesta que supo, siempre y en todo momento creyendo en un humanismo por el que luchó, ya fuera con su pluma o con su avión.

Los presentó un amigo en común y fue uno de esos casos de amor a primera vista. Entonces Antoine de Saint-Exupéry, junto con Consuelo, fueron a Francia y se casaron en 1931. Antoine era hijo del conde Jean de Saint-Exupéry, especialista en seguros. Su madre fue Marie de Fronscolombe, una mujer cariñosa de enorme sensibilidad artística. El escritor y aviador nació el 29 de junio de 1900, en la isla de Riou .

El carrusel de El Principito se despliega como un teatro de papel y contiene seis imágenes en relieve que, atravesadas por la luz y sombras delicadas, dan vida a escenas reconocidas. Un libro ideal para todos y cada uno de los amantes de la joya literaria, la meditacion en forma de fabula y el cuento de hadas que nos lego el poeta y aviador Antoine de Saint-Exupery. No es que a su autor le faltara imaginación para poder ver el futuro éxito de El Principito, si no que lo consideró una obra menor, igual que le pareció a la editorial Gallimard, que no la incluyó en su importante sello hasta 1946, después de la guerra y de la enigmática desaparición del autor. Yvonne Lestrange, una prima lejana de su madre, fue clave en su vocación literaria. Saint-Exupéry, que no era un estudiante aplicado y, en cambio, sí era un asiduo de la bohemia, había llegado a París para estudiar.