Biografia De Carlos V Corta

El encuentro se convirtió en unas espectaculares muestras de amistad y aprecio por parte de los dos soberanos. Carlos V comenzó a movilizar las tropas, para ello solicitó la participación de las Órdenes Militares, pero la contestación fue desilusionante. En el momento en que parecía que la expedición a Túnez se iba a postergar de nuevo, llegó una fantástica novedad, la flota de Indias llegó con mucho más oro y plata del que había traído nunca. Pizarro terminaba de conquistar el rico Perú y los bienes incas, bastante mayores que los aztecas, llegaban a España para colmar las exhaustas arcas. Desde ese instante, las remesas de América se incrementaron de forma increíble, a partir de 1535 llegaban a Sevilla una media de 300 millones de maravedíes cada un año.

biografia de carlos v corta

De los consejeros de Margarita, Carlos preservó a Mercurio de Gattinara, otra de las piezas fundamentales de su política. Hijo de Felipe el Precioso y de Juana I de Castilla, era nieto del emperador Maximiliano I y María de Borgoña, y de los Reyes Católicos. Gracias a un complejo entramado de relaciones dinásticas, en Carlos confluyó una espléndida herencia territorial que le convirtió en el soberano más importante de la Cristiandad. -Pide el rey de Ingalaterra que Carlos se casase con su hermana, como estaba concertado. Pese a sus intentos, Carlos no logró restablecer la unidad política ni religiosa de Europa.

La Expedición A Túnez

Una vez coronado Emperador de manos del Papa y con Italia pacificada, Carlos V debía partir hacia el Imperio, para frenar el avance de Solimán y negociar con los luteranos la unidad de la Cristiandad. El 21 de marzo salió de Bolonia, una exclusiva etapa daba comienzo, y tras mucho más de un par de meses llegó a Augsburgo, donde había convocado a la Dieta imperial. Anteriormente, Carlos V había estado tres semanas en Valencia, intentando de solventar la afrenta hecha a este Reino. Fue durante las Cortes de Monzón en el momento en que Carlos V recibió, con apariencia de desafío caballeresco, la declaración de guerra de Inglaterra y Francia.

A lo largo de los años en los que Chièvres estuvo adelante de la Administración, los cargos más esenciales fueron copados por consejeros flamencos, pero tras la desaparición de este, la Administración se abrió a todos y cada uno de los territorios. Adriano de Utrecht, el canciller Gattinara y Enrique de Nassau fueron otros de los individuos relevantes de este primer periodo. A partir de la década de 1520, Carlos V dejó el gobierno del Imperio y de los Países Bajos a cargo de dos miembros de su familia. Su tía Margarita se encargó de los Países Bajos como regente hasta su muerte en 1531; al paso que su hermano Fernando se convirtió en su representante en el Imperio. Alemania suponía uno de los mayores problemas de Carlos V. Mientras que en el resto de sus dominios Carlos era rey por herencia, en Alemania lo era por elección, lo cual limitaba y bastante sus poderes. Por otra parte, era en Alemania donde había prendido la Reforma iniciada por Lutero y que Carlos, como emperador de la Cristiandad, se encontraba obligado a combatir.

Tanto Francisco I como Carlos V fueron educados en los especiales caballerescos, rodeados de historias fantásticas sobre los grandes éxitos militares de los primordiales individuos de la Historia. Ellos entendían que era su deber lograr la gloria por medio de gestas militares, tenían que realizar importantes hazañas, conquistas increíbles y victorias retumbantes. Así podemos encontrar con una sociedad deseosa de ingresar en guerra para alcanzar la gloria de los grandes conquistadores de la Antigüedad; una sociedad que no reclamará la paz hasta que 4 décadas de guerra sembrasen Europa de pobreza. En una segunda etapa, tras la desaparición de Chièvres y Gattinara, recalcaron individuos como Nicolás Perrenot, y posteriormente su hijo Antonio Perrenot de Granvela; Francisco de los Cobos, el cardenal Tavera, el duque de Alba y Juan de Zúñiga.

La Cuarta Guerra Con Francia

Alemania suponía el predominio sobre Europa y, aunque Carlos jamás llegó a controlar totalmente su lengua, sintió una fuerte atracción por el universalismo inseparable al cetro imperial. Así, Carlos se transformó en un soberano imbuido del espíritu caballeresco, intensamente espiritual, que participaba del espíritu renacentista y que consideraba la universalidad de su poder como un derecho propio. El encuentro entre ambos soberanos tuvo los frutos esperados por Carlos V, puesto que se firmó una coalición e inclusive se convino la boda entre Carlos V y la princesa María Tudor, la cual sólo contaba con 4 años de edad por lo que la boda se debería postergar unos años.

biografia de carlos v corta

No obstante, había un grave problema ante el viaje de Felipe y María a los Países Bajos. Carlos V pensó entonces en otra solución, Maximiliano de Austria debía viajar a España para contraer allí matrimonio con María, al tiempo que Felipe viajaba a los Países Bajos para que tuviese lugar el trueque de poderes. Ante el agravamiento de su enfermedad, Carlos V tomó una sucesión de esenciales resoluciones en 1548. La primera de ellas era que los Países Bajos deberían quedar unidos a la Monarquía Católica y por tanto a su hijo Felipe.

La Paz De Crépy

En el último mes del año de 1544 Carlos V padeció el enésimo ataque de gota o quizá reuma, como apunta Fernández Álvarez (op. cit.), que le obligó a almacenar cama y a ponerse a dieta. El agravamiento de su estado de salud provocaba que las decisiones se tornasen lentas e inclusive quedaran bloqueadas durante demasiado tiempo. No obstante su enfermedad, Carlos V se puso en camino presto a aprovechar la posibilidad de acabar con el cisma espiritual, de esta forma, a inicios de mayo de 1545 abandonó los Países Bajos y el día 5 llegó a Worms. Carlos V se encontraba decidido a usar las armas si las negociaciones conciliares, en las que apenas albergaba esperanzas, fracasaban.

Sin embargo, a inicios de junio el ejército imperial reconquistó Luxemburgo y desencadenó la ofensiva sobre París. Durante todo el verano el ejército avanzó por Francia conquistado una fortaleza tras otra, hasta que a principios de septiembre estaba en las cercanías de París. La ciudad más importante francesa no estaba lista para la defensa y el pánico cundió entre los parisinos que, en su huida, próximo estuvieron de embotellar a su ejército y también evitar su avance. La llegada del mal tiempo impuso la tregua en el frente, momento que aprovechó Carlos V para intentar fortalecer sus situaciones. La indignación de la Cristiandad por el apoyo francés a las correrías de la flota turca, se transformó en una importante ayuda de los príncipes alemanes a Carlos V y en un pacto entre Enrique VIII y el Emperador. Francisco I inició la guerra con un triple ataque sobre Milán, Flandes y Cataluña, siendo este último donde concentraron las mayores fuerzas.

La Personalidad De Carlos V

Tras Roma, Venecia prestó asimismo su apoyo al Emperador; a estos hay que agregar los estados que pertenecían a Carlos V y Milán. A esto se unía la defección del duque de Borbón, uno de los más importantes nobles franceses que se pasó al servicio de Carlos V. Entre las primeras cosas que hay que tener en cuenta para argumentar este enfrentamiento es la personalidad y la educación de ambos contendientes.

La Pacificación De Italia

Su hermano Fernando, que le sucedería en el título imperial, jamás llegó a proponerse ni tan siquiera pedir al papa la coronación. Prácticamente toda Europa occidental se encontraba aliada contra Francisco I, sin embargo, el rey francés fue con la capacidad de frenar los intentos de invasión de su reino. El ejército anglo-flamenco fue estrepitosamente derrotado en el norte, mientras que la situación en Milán se enquistaba y Carlos V quedaba atrapado en los Pirineos por un temporal de nieve. El Emperador, ante la imposibilidad de cruzar los Pirineos, mandó sus tropas sobre Fuenterrabía. La plaza fue conquistada, en febrero de 1524, sin que fuera preciso emplear las armas. No obstante, la situación se complicó sensiblemente para Carlos V. En 1523 murió Adriano VI y en el verano de 1524 el duque de Borbón fue derrotado cuando trataba de irrumpir Francia desde Italia.