Biografia De Ernest Hemingway

Entre divorcios y varias bodas más, Hemingway ganó el Premio Nobel de literatura en 1954 “por su dominio del arte de la narrativa, más últimamente demostrada en El viejo y el mar, y por la influencia que ha ejercido en el estilo contemporáneo”, en expresiones del jurado. Escritor y corresponsal de guerra, representó el modelo de novelista moderno, que descansa sobre su historia de historia legendaria personal, en la que obra y vida se confunden. El conjunto de su obra está gobernado por la obsesión por la desaparición, la voluntad de reconducir un mundo personal, imaginario, consciente de sus límites y de su fragilidad, la evocación constante del exilio y del viaje, y una alguna forma, precaria pero intensa, de épica moderna, en esencia a través de la caza, el toreo y la guerra.

Hemingway constituye, al lado de Faulkner, la figura mucho más relevante de la literatura estadounidense de la primera mitad del siglo XX; prueba de ello es la concesión del Premio Nobel de Literatura en 1954. Acabada la guerra, regresó a su país natal y contrajo nupcias con Hadley Richardson, para comenzar a compaginar su nueva vida conyugal con la reanudación de sus actividades periodísticas, ahora ejercidas en calidad de cronista del Toronto Star. Narrador y periodista estadounidense, nativo de Oak Park (ciudad satélite de Chicago, en el estado de Illinois) el 21 de julio de 1898, y fallecido en Ketchum el 2 de julio de 1961. En 1954, atendiendo a los valores literarios de su obra y a la destacable huella que había dejado en la literatura de norteamérica producida entre las dos guerras mundiales, la Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de Literatura, “por su maestría en el género narrativo, últimamente demostrada en El viejo y el mar, y por la influencia que ha ejercido en el estilo contemporáneo”. Como periodista o por cuenta propia, Hemingway viajó por todo el planeta, se codeó con varios de los individuos mucho más atrayentes de su tiempo y presenció hechos que marcarían la historia posterior.

El Viejo Y El Mar

Ese que había recorrido la mitad del planeta y en una sola noche podía desarmar tus razonamientos ideológicos, beber mucho más whisky que absolutamente nadie, ganar un combate de boxeo y llevarse el corazón de todos los presentes con sus anécdotas y también ingenio. Todo eso antes de ponerse ante su máquina Corona Nº 3 para, como él mismo sugería, escribir ebrio y corregir sobrio. El carisma y la fascinante vida que el escritor llevó le transformaron en un fenómeno de masas y un personaje mediático como pocos en la época. Y su fama no logró más que acentuarse en el momento en que, en 1961, Hemingway se suicidó con su propia escopeta de caza.

Envuelto, poco después, en la retirada de Caporetto (en la que la derrota italiana se saldó con el trágico cómputo de doscientas cincuenta mil bajas), Frederick Henry termina desertando para reunirse con Cathérine en Stressa, con la intención de busca refugio para los dos en Suiza y consagrarse únicamente a su relación amorosa; pero la alegría de la pareja no dura mucho, ya que la joven inglesa muere al ofrecer a luz a un niño que tampoco sobrevive al parto. A lo largo de su estancia en España como corresponsal de guerra, Hemingway había conocido a la autora y periodista Martha Gellhorn, mandada por la revista Collier\’s para contemplar la información sobre la contienda fratricida. Ella le dio a leer ciertos cuentos propios con el suplico de que le enseñara ciertas técnicas literarias, y ambos escritores se enamoraron. El día 4 de noviembre de 1940, Pauline Pfeiffer consiguió el divorcio en Kay West, lo que dio pie a que Martha y Ernest se casasen en Cheyenne en el transcurso de aquel mismo mes . El matrimonio partió de viaje a China , y poco después se estableció en La Habana con la intención de consagrarse de lleno a la creación literaria. Hemingway empezó a esbozar una nueva novela cuya redacción quedó bruscamente interrumpida por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, que despertó nuevamente su instinto periodístico y le impulsó a ejercer como corresponsal de la citada revista Collier\’s.

Hemingway definía las corridas de toros como “un juego a vida o muerte” y gozó tanto de su estancia en Pamplona y de su celebración mucho más famosa que la transformó en escenario de su novela Celebración , cuyo título en inglés es The Sun Also Rises. En 1932 publicó Muerte en la tarde, un ensayo en el que describía el toreo como una liturgia trágica mucho más que como un deporte. Federico García Lorca, el poeta refulgente que perdió España Leer artículoTras estallar la Guerra Civil española, en 1937 Hemingway aceptó trabajar como corresponsal en el enfrentamiento para la North American Newspaper Alliance. En su estancia en España le acompañó una vieja amiga, la periodista y también autora Martha Gellhorn, con la que se casaría en 1940. Martha inspiraría a Hemingway para redactar su obra mucho más conocida, Por quién doblan las campanas.

Imagen Del Escritor Al Lado De Su Pesca En Florida En 1929 Era Aficionado A La Caza Y La Pesca, Como Su Padre

Poco después el enamoradizo escritor se prendó de otra mujer, Mary Welsh, con la que se casó en 1946 tras iniciar la relación en 1944. Fue herido en la contienda y estuvo convaleciente durante la mayoría del tiempo que duró el conflicto armado, enamorándose de la enfermera Agnes Von Kurowsky, que terminó casándose con un militar italiano. Abandonó sus estudios poco tras finalizar el centro para trabajar como periodista en el periódico Kansas City Star, publicación en la que pulió su estilo literario.

biografia de ernest hemingway

Inmerso otra vez en los ardores bélicos, no se conformó con sus misiones de reportero y tomó parte activa en varias peleas (en una de las cuales, desarrollada en la selva de Hürtgen, cerca de la frontera alemana, estuvo a puntito de perder la vida junto a sus diezmados camaradas del 22º Regimiento, que quedó prácticamente aniquilado). En plena contienda internacional, conoció en Londres a Mary Welsh, corresponsal de la gaceta Times, con la que se casó poco después en La Habana tras haberse divorciado de Martha Gellhrn. Viajó luego a Italia en compañía de su cuarta esposa, y allí escribió una nueva novela fundamentada en sus vivencias durante la Segunda Guerra Mundial, Across the River and into the Trees (Del otro lado del río y bajo los árboles, 1950). La acción se desarrolla en Venecia en el transcurso de tres días, en los que Richard Cantwell vive una intensa relación amorosa con una condesa italiana. La diferencia entre la ficción y la realidad radica en que el coronel muere, víctima de sus graves dolencias cardiacas, mientras que Hemingway se repuso “prodigiosamente” y logró regresar en buen estado de salud a su añorada localidad de La Habana.

El Escritor Americano Ernest Hemingway En Pamplona, España, En Julio De 1959

De hecho, una de las mejores formas que poseemos para comprender la influencia de este escritor estadounidense es que fue galardonado con el premio Nobel en 1954. Considerando la relevancia que tuvo en la literatura, no es muy probable que desconozcas quién es Ernest Hemingway, considerado como uno de los escritores más predominantes del siglo XX. Hoy en día, su obra todavía es muy requerida y son muchos los que siguen adquiriendo las novelas memorables de Ernest Hemingway. 3.Trabajó como notero del Kansas City Star, pero a los pocos meses se alistó como voluntario para conducir ambulancias en Italia durante la I Guerra Mundial. Volvió a España, a lo largo de la Guerra Civil, como corresponsal de guerra, cargo que asimismo desempeñó en la II Guerra Mundial.

Lemahete200 Libros

Según entre las hermanas de Ernest (nombre que jamás agradó a Hemingway), a Grace le habría gustado tener gemelos, por lo que en los primeros años de su vida le llamó Ernestina y le vistió asiduamente con ropa femenina. Era el segundo hijo de los seis vástagos del médico Clarence Edmonds Hemingway, hombre amante de la naturaleza que se suicidó en 1928, y de su mujer Grace Hall, mujer de fuerte carácter entusiasta de la civilización, en especial de la música. «Sentía la soledad de muerte que llega tras cada día de la vida que uno ha desperdiciado». El joven quedó tan impresionado con la lectura del cuento que no tuvo mucho más remedio que arrancar un viaje de sobra de 2.000 millas realizando autostop, únicamente para ver a Hemingway y pedirle consejo. En esencia, tenemos la posibilidad de saber que nos encontramos ante uno de los grandes novelistas estadounidenses del siglo XX y que resaltó, principalmente, por realizar retratos muy precisos, así como por su sencillez a la hora de reflejar toda clase de situaciones. Sin duda, estamos ante una declaración de intenciones que deja clara la importancia de los códigos de honor del escritor, siendo esta una forma de ser que traspasaba al papel.

A lo largo de su estancia en la capital francesa, Hemingway conoció y entró a ser parte del grupo de escritores y artistas modernos populares como Generación Perdida, que contaba entre sus filas con personajes de la talla de Gertrude Stein, Scott Fitzgerald, Ezra Pound, Pablo Picasso o Joan Miró. A lo largo de su estancia en París Hemingway publicó Tres relatos y diez poemas,En nuestro tiempo, Aguas vernales, Fiesta –la obra que le hizo popular– y Hombres sin mujeres. Si bien Ernest Hemingway había sido entre los primeros intelectuales extranjeros que, tras el estallido de la Guerra Civil Española, habían pedido su incorporación como voluntarios en las tropas republicanas, lo cierto es que nunca a llegó a tomar parte activa en la lucha armada. Cómodamente instalado en el Hotel Florida de Madrid, entre visitas ocasionales adelante y envíos de sus inexactas crónicas de guerra a los medios para los que trabaja, no solo escribió la ya comentada pieza teatral La Quinta Columna, sino también rebosantes bocetos de la que habría de ser su mejor novela. Hablamos de For Whom the Bell Tolls , redactada ya en el Hotel Los dos Mundos, de La Habana, localidad donde habría de residir (y donde pronto adquirió la finca Vigía, en San Francisco de Paula) hasta pocos meses antes de su muerte.