/** * */ Biografia De Juan Jacobo Russeau - Todo biografias

Biografia De Juan Jacobo Russeau

Las obras suyas que más influyeron en su época fueron Julia, o la Novedosa Eloisa y Emilio, o De la educación , puesto que cambiaron las ideas sobre la familia. Otras obras fundamentales son El contrato social y el Alegato sobre el origen de la desigualdad entre los hombres. Pero a diferencia del resto de ilustrados, Rousseau fue muy crítico con la iniciativa del avance. Su teoría política se basa en que la civilización, las instituciones, la propiedad privada, la vida social, en definitiva, es el origen del sufrimiento y las injusticias que sufre el hombre.

En contraposición, reivindicaba las bondades de lo que él llamó el “buen salvaje”. Rousseau se propone formar un individuo dotada de una capacidad de comprensión considerable para la adquisición de conocimientos, además de muchas otras características personales valiosas, como la independencia y la integridad de juicio. En relación con este propósito se aconseja eludir que entre los pequeños haya competición y rivalidad, reemplazándose éstas por el deseo de progresar sus propias obras.

Juan Jacobo Rousseau

La pintura recrea la lectura de una obra de Voltaire en el salón de Madame Geoffrin. Junto a Madame de Warens, Rousseau se formó de manera autodidacta y adquirió un conocimiento enciclopédico. En 1741 marchó a París donde pretendía presentar un reciente sistema de notación musical que había ideado. Allí, conoció al filósofo Louis Diderot, que lo ingresó en los entornos ilustrados de la capital francesa y le encargó la redacción de los escritos de música de la Enciclopedia. En la ciudad más importante francesa frecuentó los debates y reuniones ilustradas y conoció a Voltaire, D\’Alembert, Rameau y otros intelectuales.

La metalurgia y la agricultura fueron ámbas artes cuyo hallazgo produjo revolución tan grande. Para el poeta son el oro y la plata los que han civilizado a los hombres; pero para el filósofo son el hierro y el trigo los que, al mismo tiempo que la civilización, trajeron la perdición del género humano . He ahí las causas funestas y probadoras de que la mayor parte de nuestros males son obra nuestra, y de que los habríamos evitado en su mayor parte de haber conservado la manera de vivir simple, uniforme y solitaria que nos se encontraba precripta por la naturaleza. Si esta nos había destinado para estar sanos, casi me atrevo a garantizar que el estado de reflexión es un estado contra la naturaleza, y que el hombre que medita es un animal depravado .

Oraciones De Jean Jacques Rousseau

«Nuestras pasiones son los primordiales instrumentos de nuestra conservación», ya que para él, el sexo, la pasión y el cariño son producto de un movimiento natural. Formar al hombre desde la naturaleza no es hacerlo salvaje, sino más bien no dejar que se gobierne. Asimismo en esta parte, se expone a Emilio a la religión, pero no consigue verla como algo importante para él. A medida que la clase humana se fue domesticando, los hombres han comenzado a vivir como familia en cabañas y acostumbraban ver a sus vecinos de forma regular. Al pasar mucho más tiempo juntos, cada persona se habituó a ver los defectos y virtudes del resto, creando el paso inicial hacia la desigualdad. Una de la esenciales claves de Rousseau es distinguir a pequeños y mayores en cuanto a su estudio.

Se convirtieron en codiciosos y débiles; se instauró, así mismo, el mucho más horrible estado de guerra. Para terminar con esta terrible situación de inseguridad los ricos, que eran los que más tenían que perder, concibieron un plan para solventarlo; este consistía en una asociación regida por la ley, o sea, en la sociedad política. Así la propiedad y la desigualdad fueron legalmente apoyadas, con lo que la libertad natural quedó sometida al trabajo, a la servidumbre y al sufrimiento, para beneficio de unos pocos hombres ambiciosos . La formación de la sociedad política constituyó para Rousseau una etapa definitiva, si bien catastrófica, de la historia humana pues, según su parecer, el poder político actúa siempre y en todo momento en beneficio de los fuertes y en menoscabo de los enclenques . Este proceso culmina con la llegada del despotismo, cerrándose el círculo del desarrollo histórico al crearse un “estado de naturaleza” nuevo, pero corrupto, basado únicamente en la fuerza.

El pensamiento de Rousseau constituye, sin lugar a dudas, entre los jalones mucho más importantes de la Ilustración. No en balde El contrato social se convirtió en una de las obras más leídas tras la Revolución francesa. No obstante, este ensayo fue eclipsado por el Emilio , que gozó de gran popularidad en su época. Este escrito sobre educación escapa a una fácil clasificación en un género preciso. Es un libro de filosofía, de pedagogía , una novela, un análisis de la amabilidad natural del ser humano; es, al fin y al cabo, una narración que presenta un modelo educativo que intenta continuar los preceptos de la naturaleza . Rousseau se distanció de sus contemporáneos intelectualmente, pero también puso distancia física con ellos.

Rousseau: El Filósofo Que No Deseaba Ser Ilustrado

La acción natural es aquella que tiende a agradar el interés del momento. Rousseau ha comprendido admirablemente que la acción, aun cuando da la impresión de ser desinteresada, viene a satisfacer una necesidad o un interés funcional. No deis a tu alumno ninguna clase de lección verbal, solo debe recibirlas de la experiencia; no le inflijáis ninguna clase de castigo, por el hecho de que no sabe lo que es estar en falta; jamás le hagáis pedir perdón, pues no podría ofenderos.

El Contrato Popular (serie Great Ideas

Todo gobierno legítimo es republicano, es decir, una república emplea un gobierno designado a tener como finalidad el interés público guiado por la voluntad general. Por tal razón no desecha la posibilidad de la monarquía como un gobierno democrático, ya que si los socios a la intención general pueden pactar, bajo ciertas situaciones, la implementación de un gobierno monárquico o aristocrático, entonces tal es el bien común. Dado su alejamiento de los enciclopedistas de la época y su combate con la Iglesia Católica, por sus polémicas doctrinas, su estilo literario cambió. Sus obras autobiográficas dieron un vuelco fundamental en la literatura europea; hasta tal punto que se considera entre los predecesores del Romanticismo.

Isaac Rousseau era relojero, y formaba parte de un conjunto de artesanos del vecindario de Saint-Gervais. Su madre, Suzanne Bernard, murió a los nueve días después del parto y Jean-Jacques, fue criado por su tía materna y su padre Isaac Rousseau, le educa en casa leyendo con él toda suerte de novelas y también historias, entre ellas Astrea de D\’Urfé y las Vidas Paralelas de Plutarco. Estas lecturas avivaron la fantasía de Rousseau y acrecentaron su sensibilidad. Hemos de estudiar de forma cuidadosa su lenguaje y sus signos, a fin de que, en una edad en que no tienen idea disimular, distingamos en sus deseos lo que procede de manera directa de la naturaleza y lo que procede de la opinión. En la asistencia que se les da hay que ponerse un límite únicamente a lo útil real sin concederle nada a la fantasía o al deseo sin razón, pues la fantasía no los atormentará si no se la ha hecho nacer, dado que no proviene de la naturaleza.

El texto de Rousseau nos ofrece una revolucionaria forma de entender la educación moral y religiosa… La civilización que odiaba y a la que había dedicado su historia a combatir parecía haber aniquilado a aquel que había puesto de manifiesto su injusticia y su corrupción. Pero de todos modos, Rousseau seguía siendo un pensador político de referencia, y sus escritos inspirarían la revolución que una década después certificaría la desaparición del régimen que había intentado acabar con él y con su reputación. En un giro del destino, sus restos, trasladados en 1794 a la cripta del Panteón de hombres ilustres de París, descansan junto a los de su enconado enemigo, Voltaire. Lejísimos del ideal que perseguía, pasó los últimos años de su vida paranoico, prohibido, vilipendiado por el resto ilustrados y perseguido políticamente.