Biografia De Roberto Arlt Resumen

Arlt y Erdosain (Alcón y Erdosain en la película de Torre Nilsson), son como la figura de Jano, esto es el estado alterado de una mirada bifronte que asume las plenas facultades de un réplico; figuras replicantes en donde más que reproducir un estado anímico, convocan al pleito y la disputa. Ningún humano por supuesto puede vaticinar la duración de su historia. Arlt, desgraciadamente, solo alcanzó a vivir hasta los 42 años, sin embargo dejó una obra narrativa enorme, un planeta ficcional inolvidable, una poética literaria que se incrustó como un paradigma renovador en la literatura argentina del siglo XX.

Sylvia Saítta en su libro sobre Arlt, El escritor en un bosque de ladrillos. Una biografía de Roberto Arlt 1, se ha solicitado de especificar estas variantes de su identidad. No obstante, Saítta aclara que Roberto Arlt nació el 26 de abril de 1900, según se especifica en su partida de nacimiento con el nombre de Roberto Arlt y no como otros biógrafos que han señalado que se le anotó con el nombre de Roberto Godofredo Christophers Arlt. Su padre, llamado Carlos Arlt, era de origen prusiano y hablaba alemán; su madre, Ekatherine Iobstraibitzer, había nacido en Trieste, y su lengua original era el italiano.

Comunidades

Aprovecha su viaje, además, para difundir en una editorial santiagueña sus cuentos inspirados en el ámbito marroquí, El criador de gorilas . En 1918 publica su primer cuento, Jehová y, acto seguido, empieza la escritura de El juguete colérico, novela que acaba y publica en 1926 bajo los auspicios del poeta y novelista Ricardo Güiraldes. En ella retrata la vida de un adolescente, desde los catorce a los diecisiete años, cuyas vivencias lo llevan al fracaso en vez de a la integración social como solía acontecer en la novela de aprendizaje clásico. En 1920 aparece su ensayo «Las ciencias ocultas en la ciudad de Buenos Aires» y el joven escritor se traslada a Córdoba para cumplir el servicio militar, servicio que parece ser no fue durísimo «por virtud y felicidad de algunas recomendaciones», ya que «tomaba mate con el sargento», al tiempo que los pobres reclutas «se deslomaban bajo el sol». En Córdoba conoce a Carmen Antinucci con la que se casa por año siguiente; en esa localidad, además de esto, nace su única hija, Mirta.

Atrae poner énfasis que Roberto Arlt en los cuentos de El criador de gorilas, como enseña Pampa Arán, conjuga en su construcción elípticamente lo fabuloso y el policial según el tipo de causalidad que explique “el crimen y el castigo”, la moral de la víctima y la del victimario. Además con la mezcla de estos géneros, Arlt produce un movimiento del canon del fabuloso en una exclusiva dimensión que exacerba la búsqueda del límite de las pasiones y la “otredad” cultural23. Adolfo Prieto pertence a los primeros críticos, en la década del 60, que advierte la importancia de lo fantástico en Roberto Arlt.

biografia de roberto arlt resumen

En las veintidós crónicas y cuentos (su laboratorio de narrador, etapa de iniciación como escritor) que publica en el término de un año en Don Goyo, se destaca su frecuente ironía y una visión crítica de ocasiones de la vida real, donde mezcla personajes imaginarios con personas conocidas. En la revista colaboran escritores como Eduardo Mallea, Alfonsina Storni, Juan José de Soiza Reilly, Leopoldo Marechal, entre otros muchos. Las notas publicadas en Don Goyo se han reunido en El resorte misterio y otras páginas, con prólogo de Guillermo García . Ciertas de esas lecturas efectuadas en la década de 1980 colocaron a Arlt como un escritor fuera de cualquier canon de la tradición narrativa argentina, entre ellos Ricardo Piglia. De todas formas, es viable meditar que el concepto de canon cambia en todos y cada contexto, es una categoría de la interpretación crítica asimismo temporal.

Solo Para Ti: Prueba única De 60 Días Con Ingreso A La Mayor Biblioteca Digital Del Mundo

De entre su obra habría que destacar obras com Los siete locos, El cariño brujo, El criador de gorilas o Los lanzallamas, entre otras. Hay otro instante de la película Los siete locos de Leopoldo Torre Nilsson que quisiese destacar. El directivo argentino traduce, y quizá sea estructuralmente de los mejores descubrimientos artísticos de la película, los estados de angustia de Erdosain, por una música discorde, o si se elige, por una música levemente atonal.

Pasó el resto de su vida en Argentina, dedicado a la literatura y a las colaboraciones periodísticas. Roberto Godofredo Christophersen Arlt nació en Buenos Aires el 2 de abril de 1900. Fue un niño de carácter nervioso, la lo que no asistió la ecuación estricta y disciplinada que su padre le brindó. Es cierto que doscientos pesos son mucho más que ciento cincuenta, pero el día que me ascendieron descubrí que con un poco de paciencia se podía aguardar otro ascenso mucho más, y pasaron dos años. Mi novia puso cara de «piola», y entonces con ademán digno de un héroe hice cuentas. Claras y más largas que las cuentas griegas que, según me han dicho, eran interminables.

Del Que No Se Casa

De allí en más, hasta pocos días antes de su muerte la mayor parte de sus relatos van a mostrarse en diarios, gacetas y folletines, como El Planeta Argentino, El Hogar, El Mundo y La Nación. Por cierto, en su primer libro, El jorobadito, reúne ciertos de sus mejores cuentos y logramos hallar en ellos todos y cada uno de los temas recurrentes de la narrativa arlteana. En el que da título al libro, lo grotesco y la búsqueda de identidad. El mundo del delito y la violencia en «Las fieras»; el cariño en una versión neorromántica en «Esther Primavera»; la crítica feroz a la miserabilidad burguesa y a los ritos y convenciones afectivas en «Pequeños propietarios» y «Noche terrible». Tampoco perteneció al conjunto de Boedo, el de los escritores realistas de las décadas de los 20 y los 30, cuyos paradigmas rescataban la tradición del realismo decimonónico aggiornado con una intención crítica que se atribuía la oportunidad de editar la verdad social.

El creador de Los siete locos impugna lo que llama la medianía del realismo, aclarando que este no es un género sino más bien una técnica que se limitó a describir lo que se encontraba debajo de sus narices con fidelidad de pantógrafo. En tanto Borges propone en su emprendimiento ficcional la imaginación razonada de lo fabuloso, Arlt piensa que hay que buscar la eficacia narrativa en los conflictos que deben fomentar los individuos, con la misma desmesura que él halla en el accionar de los héroes de la novela clásica18. Sus aguafuertes tratan los temas candentes de la situación popular y política de la temporada. Se ocupa de los inconvenientes de la región, del estado de las calles y de las zonas abandonadas por la administración política.

Siguenos En Las Redes Sociales

En 1936 su columna alcanza gran popularidad cuando denuncia las faltas de los centros de salud municipales. Arlt dialoga con sus lectores, responde sus cartas y es un interlocutor en sus comentarios de cada día. Se transforma en una especie de fiscal habitual; demanda, inspecciona y da sus críticas en los debates de actualidad.

En este momento puedes personalizar el nombre de un tablero de recortes para guardar tus recortes. Adolfo Prieto, «La fantasía y lo fabuloso en Roberto Arlt», en Estudios de literatura argentina, Buenos Aires, Galerna, 1969. José Amícola, «De La vida puerca a El juguete rabioso», en Por escrito, Buenos Aires, Centro Cultural San Martín, n.º 1, julio 1985. Hacia finales de la década de 1930 redacta asimismo en El Mundo crónicas y comentarios periodísticos. Después de haber anunciado sus notas en una sección que llama Tiempos Presentes pasa a expresar su preocupación por el ascenso del nazismo y el comienzo de la Segunda Guerra Mundial; en tanto que no fué enviado como corresponsal al ámbito bélico europeo lo hace en una columna que llama irónicamente Ajeno del cable. Arlt fue corresponsal de este periódico en Uruguay, Brasil, Marruecos, España y Chile.