Biografia De San Lorenzo

El nombre del equipo de fútbol favorito del actual Papa Francisco, el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, es en honor al diácono mártir. Desde su diaconado san Lorenzo nos está invitando a ser útil, a estar abiertos a las necesidades de los hombres de hoy, de los pobres, de los marginados y excluidos por esta sociedad nuestra que llamamos del bienestar. En el siglo XII, el papa Pascual II mencionó que la parrilla utilizada en el calvario fue guardada en la iglesia de San Lorenzo de Lucina. Así san Lorenzo sufriría entre los martirios mucho más crueles de la persecución cristiana, en tanto que fue quemado en una parrilla en vez de ser decapitado. Entonces Lorenzo viendo que el riesgo llegaba, y siguiendo las indicaciones del papa, recogió todos los dineros y demás bienes que la Iglesia tenía en Roma y los repartió entre los pobres. El hecho es que se prohibió todo culto católico y todas y cada una de las asambleas de los cristianos que solían hacer en cementerios.

La iglesia local era renuente, por ejemplo, a festejar la Pascua en la misma fecha que la Iglesia de Roma lo hacía. Lorenzo escribió a los prelados de Escocia y las otras tierras inglesas, pero nada logró. Tampoco es que su lenguaje, con oraciones tipo “unos míseros celtas que viven donde el planeta se termina no tienen la posibilidad de saber más que todas las iglesias de la cristiandad”, ayudara bastante.

La romería es acompañada por una reliquia del santurrón llevada en una pequeña custodia. Las conocidas como ‘Lágrimas de San Lorenzo’ es el nombre popular con que se conoce a una lluvia de estrellas fugaces visibles cada año en torno al 11 y 12; o 12 y 13 de agosto. El nombre comenzó a usarse en memoria del diácono martirizado en la Europa medieval. Mártir y beato laico filipino, nativo de Binondo probablemente en 1600 y fallecido en Nagasaki (Japón) el 29 de septiembre de 1637, que predicó el cristianismo en El país nipón y sufrió por este motivo calvario. Como atributo general lleva la palma de mártir, y su atributo especial propio es la parrilla, instrumento de su martirio. Durante siglos estuvo escondido en el monasterio de san Juan de la Peña hasta el momento en que llegó a Valencia.

San Hipólito Presbítero Y Mártir – 13 De Agosto

Aparentemente nació en Jaca (Huesca, España) o en la misma ciudad de Huesca. Sus padres, Orencio y Paciencia, eran labradores del campo. Hay quienes aseguran que nació en Valencia en un tiempo en que sus padres estuvieron allí. De san Lorenzo es poquísimo lo que sabemos cierto sobre su historia. Hay otros detalles, unidos a eso poco, que tras la tradición oral lo han adornado y complementado.

La Basílica de San Lorenzo Extramuros, donde se encuentra la tumba del santurrón en Roma, se encuentra dentro de las cinco basílicas patriarcales o papales. Al interior de la Basílica está una piedra de mármol donde según la tradición, fue colocado el cuerpo de San Lorenzo justo después de su martirio, quedando impresa parte de su silueta. Su veneración se prolonga por diferentes lugares del mundo cristiano, eminentemente en su ciudad natal, Huesca, donde jamás han olvidado la importancia de su vecino. De ahí que le dedican sus fiestas mayores, donde la más arraigada tradición, tintada de verde y blanco, se funde con su figura.

Paliativos: Ensanchar La Vida, Siempre Digna

Entonces Lorenzo viendo que el riesgo llegaba, recogió todo el dinero y demás bienes que la Iglesia tenía en Roma y los repartió entre los pobres. Y vendió los cálices de oro, copones y candelabros importantes, y el dinero lo dio a las gentes más necesitadas. De año en año en el barrio de San Lorenzo se efectúa una peregrinación y una Misa en su honor.

Donde se cuenta su muerte, escrito que poco a poco salió enriqueciendo con todos los detalles que hoy se conocen sobre la figura de este mártir, pero que no tienen garantía alguna de historicidad.

Santa Claudia De La Ciudad De Roma, Viuda

Siete iglesias dedicó Roma a San Lorenzo, aparte de la gran Basílica patriarcal sobre su tumba. Su celebración fue desde hace tiempo y siglos la más importante del santoral, tras la de San Pedro y San Pablo. Son muchas también las iglesias y catedrales en el planeta dedicadas a nuestro santurrón; y muchos los pueblos y ciudades que lo tienen como patrono. El principal escollo de Lorenzo no fueron los paganos, sino más bien los obispos locales, renuentes a la “romanización” de las tierras inglesas. Es que, a la par que la evangelización de aquellas tierras, avanzaba la civilización, los usos y prácticas y la liturgia romana.

Varios curas y obispos fueron condenados a muerte, al paso que los cristianos que pertenecían a la nobleza o al senado eran privados de sus recursos y mandados al exilio. Había fallecido el papa san Esteban I y fue elegido papa Sixto II, quien empezó con muchas adversidades. Así que en el año 257 publicó el emperador Valeriano un edicto de persecución a los cristianos y el culto que daban al nuevo Dios.

Fueron trasladadas solemnemente a la nueva iglesia abacial. Desde el siglo VIII consta su memoria litúrgica en la arquidiócesis, y en todas y cada una de las iglesias de Inglaterra. En el año 257 el emperador Valeriano publicó un decreto de persecución en el que ordenaba que todo el que se declarase católico sería condenado a muerte.

Un siglo después, el papa Dámaso I recons-truyó la iglesia, en la actualidad famosa como Basilica de San Lorenzo “extramuros”, mientras que la iglesia de San Lo-renzo in Panisperna se alza sobre el sitio de su calvario. Los cristianos vieron el rostro del mártir rodeado de un esplendor hermosísimo y sintieron un aroma muy agradable mientras que lo quemaban. Mientras Lorenzo era sometido al tormento del látigo, un soldado de nombre Román, vio cómo un ángel secaba las llagas del mártir. Impresionado por este milagro, se transformó, instando al Santurrón a que le bautizase sin demora. La persecución contra la Iglesia, que en el año 257 había empezado un tanto despacio, se incrementó considerablemente más en el año 258. Indudablemente que crecerían las pretensiones económicas del emperador juntamente con la ambición y la avaricia.