Biografía de Thurgood Marshall, Primer Juez Negro de la Corte Suprema de Justicia

Thurgood Marshall (2 de julio de 1908-24 de enero de 1993), el bisnieto de los esclavos, fue el primer juez afroestadounidense nombrado al Tribunal Supremo de Estados Unidos, donde sirvió de 1967 a 1991. Anteriormente en su carrera, Marshall fue un abogado pionero de derechos civiles que argumentó con éxito el caso histórico Brown v. Board of Education, un paso importante en la lucha por desegregar las escuelas estadounidenses. La decisión de Brown de 1954 se considera una de las victorias más significativas en materia de derechos civiles del siglo XX.

Hechos rápidos: Thurgood Marshall

  • Conocido por: Primer juez afroamericano de la Corte Suprema, abogado de derechos civiles
  • También conocido como: Thoroughgood Marshall, Gran Disidente
  • Nacido el 2 de julio de 1908 en Baltimore, Maryland.
  • Padres: William Canfield Marshall, Norma Arica
  • Murió: el 24 de enero de 1993, en Bethesda, Maryland, EE.UU.
  • Educación: Lincoln University, Pennsylvania (BA), Howard University (LLB)
  • Obras publicadas: «Thurgood Marshall: Sus discursos, escritos, argumentos, opiniones y reminiscencias (The Library of Black America series)» (2001)
  • Premios y distinciones: El Premio Thurgood Marshall, establecido en 1992 por la American Bar Association, se otorga anualmente a un galardonado para reconocer «las contribuciones a largo plazo de los miembros de la profesión jurídica al avance de los derechos civiles, las libertades civiles y los derechos humanos en Estados Unidos», dice la ABA. El propio Marshall recibió el premio inaugural en 1992.
  • Cónyuges: Cecilia Suyat Marshall (m. 1955-1993), Vivian Burey Marshall (m. 1929-1955)
  • Niños: John W. Marshall, Thurgood Marshall, Jr.
  • Cita Destacada: «Es interesante para mí que las mismas personas que se opondrían a enviar a sus hijos blancos a la escuela con negros estén comiendo comida que ha sido preparada, servida y casi llevada a la boca por las madres de esos niños».

Infancia

Marshall (llamado «Thoroughgood» al nacer) nació en Baltimore el 24 de enero de 1908, el segundo hijo de Norma y William Marshall. Norma era maestra de escuela primaria y William trabajaba como portero de ferrocarril. Cuando Thurgood tenía 2 años, la familia se mudó a Harlem en la ciudad de Nueva York, donde Norma obtuvo un título de maestra avanzada en la Universidad de Columbia. Los Marshalls regresaron a Baltimore en 1913 cuando Thurgood tenía 5 años

.

Thurgood y su hermano, Aubrey, asistían a una escuela primaria sólo para negros y su madre también enseñaba en una de ellas. William Marshall, que nunca se había graduado de la escuela secundaria, trabajaba como camarero en un club de campo sólo para blancos. En segundo grado, Marshall, cansado de ser molestado por su nombre inusual e igualmente cansado de escribirlo, lo acortó a «Thurgood».

En la escuela secundaria, Marshall sacaba buenas notas, pero tenía la tendencia a crear problemas en el aula. Como castigo por algunas de sus fechorías, se le ordenó que memorizara partes de la Constitución de Estados Unidos. Cuando dejó la escuela secundaria, Marshall conocía de memoria toda la Constitución.

Marshall siempre supo que quería ir a la universidad, pero se dio cuenta de que sus padres no podían pagar la matrícula. Así, comenzó a ahorrar dinero mientras estaba en la escuela secundaria, trabajando como repartidor y camarero. En septiembre de 1925, Marshall ingresó a la Universidad Lincoln, una universidad afroestadounidense en Filadelfia. Tenía la intención de estudiar odontología.

Años Universitarios

Marshall abrazó la vida universitaria. Se convirtió en la estrella del club de debate y se unió a una fraternidad; también fue muy popular entre las mujeres jóvenes. Sin embargo, Marshall se dio cuenta de la necesidad de ganar dinero. Trabajó en dos empleos y complementó ese ingreso con sus ganancias de ganar juegos de cartas en el campus.

Armado con la actitud desafiante que lo había metido en problemas en la escuela secundaria, Marshall fue suspendido dos veces por bromas de la fraternidad. Pero Marshall también era capaz de hacer cosas más serias, como cuando ayudó a integrar un cine local. Cuando Marshall y sus amigos asistieron a una película en el centro de Filadelfia, se les ordenó que se sentaran en el balcón (el único lugar donde se permitía a los negros).

Los jóvenes se negaron y se sentaron en el asiento principal. A pesar de ser insultados por los clientes blancos, permanecieron en sus asientos y vieron la película. Desde entonces, se sentaban donde querían en el teatro. Para su segundo año en Lincoln, Marshall había decidido que no quería ser dentista, sino que planeaba usar sus dones de oratoria como abogado en ejercicio. (Marshall, que medía 1,82 metros, bromeó después diciendo que sus manos probablemente eran demasiado grandes para que él se hubiera convertido en dentista).

Matrimonio y Facultad de Derecho

En su tercer año, Marshall conoció a Vivian «Buster» Burey, una estudiante de la Universidad de Pensilvania. Se enamoraron y, a pesar de las objeciones de la madre de Marshall -se sintió demasiado joven y pobre- se casaron en 1929 a principios del último año de la secundaria.

Después de graduarse de Lincoln en 1930, Marshall se matriculó en la Facultad de Derecho de la Howard University, una universidad históricamente negra en Washington, D.C., donde su hermano Aubrey asistía a la facultad de medicina. La primera opción de Marshall había sido la Facultad de Derecho de la Universidad de Maryland, pero se le negó la admisión debido a su raza. Norma Marshall empeñó sus anillos de boda y de compromiso para ayudar a su hijo menor a pagar la matrícula.

Marshall y su esposa vivían con sus padres en Baltimore para ahorrar dinero. Marshall viajaba en tren a Washington todos los días y trabajaba en tres trabajos de medio tiempo para llegar a fin de mes. El duro trabajo de Marshall dio sus frutos. Llegó a la cima de la clase en su primer año y ganó el trabajo de asistente en la biblioteca de la escuela de leyes. Allí, trabajó estrechamente con el hombre que se convirtió en su mentor, el decano de la facultad de derecho Charles Hamilton Houston.

Houston, que resentía la discriminación que había sufrido como soldado durante la Primera Guerra Mundial, había hecho su misión educar a una nueva generación de abogados afroamericanos. Preveía un grupo de abogados que utilizarían sus títulos en derecho para luchar contra la discriminación racial. Houston estaba convencido de que la base de esa lucha sería la propia Constitución de Estados Unidos. Le causó una profunda impresión a Marshall.

Mientras trabajaba en la biblioteca jurídica de Howard, Marshall entró en contacto con varios abogados y activistas de la NAACP. Se unió a la organización y se convirtió en un miembro activo. Marshall se graduó primero en su clase en 1933 y aprobó el examen de abogacía ese mismo año.

Trabajando para la NAACP

Marshall abrió su propio bufete de abogados en Baltimore en 1933 a la edad de 25 años. Al principio tenía pocos clientes, y la mayoría de esos casos implicaban cargos menores, como multas de tráfico y robos menores. No ayudó que Marshall abriera su consulta en medio de la Gran Depresión.

Marshall se hizo cada vez más activo en la NAACP local, reclutando nuevos miembros para su sucursal de Baltimore. Sin embargo, debido a que era bien educado, de piel clara y bien vestido, a veces le resultaba difícil encontrar puntos en común con algunos afroamericanos. Algunos sentían que Marshall tenía una apariencia más cercana a la de un hombre blanco que a la de uno de su propia raza. Pero la personalidad realista de Marshall y su fácil estilo de comunicación ayudaron a ganarse a muchos nuevos miembros.

Pronto, Marshall comenzó a tomar casos para la NAACP y fue contratado como asesor legal a tiempo parcial en 1935. A medida que su reputación crecía, Marshall se hizo conocido no sólo por su habilidad como abogado, sino también por su sentido del humor y su amor por la narración de historias. A finales de la década de 1930, Marshall representaba a maestros afroamericanos en Maryland que recibían sólo la mitad del salario que ganaban los maestros blancos. Marshall ganó acuerdos de igualdad de remuneración en nueve juntas escolares de Maryland y, en 1939, convenció a un tribunal federal de que declarara inconstitucionales los salarios desiguales de los maestros de las escuelas públicas.

Marshall también tuvo la satisfacción de trabajar en un caso, Murray v. Pearson, en el que ayudó a un hombre negro a ser admitido en la Facultad de Derecho de la Universidad de Maryland en 1935. Esa misma escuela había rechazado a Marshall sólo cinco años antes.

Abogado Principal de la NAACP

En 1938, Marshall fue nombrado consejero principal de la NAACP en Nueva York. Emocionado por tener un ingreso estable, él y Buster se mudaron a Harlem, donde Marshall había ido por primera vez con sus padres cuando era un niño pequeño. Marshall, cuyo nuevo trabajo requería viajes extensivos y una inmensa carga de trabajo, típicamente trabajaba en casos de discriminación en áreas tales como vivienda, trabajo y acomodaciones de viaje.

Marshall, en 1940, ganó la primera de sus victorias en la Corte Suprema en Chambers v. Florida, en la que la Corte anuló las condenas de cuatro hombres negros que habían sido golpeados y obligados a confesar un asesinato.

Para otro caso, Marshall fue enviado a Dallas para representar a un hombre negro que había sido citado para servir como jurado y que había sido despedido cuando los oficiales de la corte se dieron cuenta de que no era blanco. Marshall se reunió con el gobernador de Texas James Allred, a quien convenció con éxito de que los afroamericanos tenían derecho a formar parte de un jurado. El gobernador fue un paso más allá, prometiendo proporcionar Rangers de Texas para proteger a los negros que sirvieron en los jurados.

Sin embargo, no todas las situaciones eran tan fáciles de manejar. Marshall tenía que tomar precauciones especiales cada vez que viajaba, especialmente cuando trabajaba en casos controvertidos. Estaba protegido por los guardaespaldas de la NAACP y tenía que encontrar un lugar seguro, por lo general en casas privadas, dondequiera que fuera. A pesar de estas medidas de seguridad, Marshall -objetivo de numerosas amenazas- a menudo temía por su seguridad. Se vio obligado a utilizar tácticas evasivas, como el uso de disfraces y el cambio de coche durante los viajes.

En una ocasión, Marshall fue detenido por un grupo de policías mientras se encontraba en una pequeña ciudad de Tennessee trabajando en un caso. Lo obligaron a bajar del coche y lo llevaron a una zona aislada cerca de un río donde lo esperaba una multitud de hombres blancos enfurecidos. El compañero de Marshall, otro abogado negro, siguió al coche de la policía y se negó a salir hasta que Marshall fue liberado. La policía, quizás porque el testigo era un abogado prominente de Nashville, llevó a Marshall de vuelta a la ciudad.

Separado pero no igual

Marshall continuó haciendo avances significativos en la batalla por la igualdad racial en las áreas de los derechos de voto y la educación. Argumentó un caso ante la Corte Suprema de los Estados Unidos en 1944 (Smith v Allwright), alegando que las reglas del Partido Demócrata de Texas negaban injustamente a los negros el derecho a votar en las primarias. La Corte estuvo de acuerdo y dictaminó que todos los ciudadanos, independientemente de su raza, tenían el derecho constitucional de votar en las elecciones primarias.

En 1945, la NAACP hizo un cambio trascendental en su estrategia. En lugar de trabajar para hacer cumplir la disposición «separada pero igual» de la decisión Plessy v Ferguson de 1896, la NAACP se esforzó por lograr la igualdad de una manera diferente. Puesto que la noción de instalaciones separadas pero iguales nunca se había logrado realmente en el pasado (los servicios públicos para los negros eran uniformemente inferiores a los de los blancos), la única solución sería hacer que todas las instalaciones y servicios públicos estuvieran abiertos a todas las razas.

Dos importantes casos juzgados por Marshall entre 1948 y 1950 contribuyeron en gran medida a la eventual revocación de Plessy v. Ferguson. En cada caso (Sweatt v. Painter y McLaurin v. Oklahoma State Regents), las universidades involucradas (la Universidad de Texas y la Universidad de Oklahoma) no proporcionaron a los estudiantes negros una educación igual a la proporcionada a los estudiantes blancos. Marshall argumentó con éxito ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos que las universidades no ofrecían las mismas facilidades para ninguno de los dos estudiantes. El Tribunal ordenó a ambas escuelas que admitieran a estudiantes negros en sus programas generales.

En general, entre 1940 y 1961, Marshall ganó 29 de los 32 casos que argumentó ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Brown contra la Junta de Educación

En 1951, una decisión judicial en Topeka, Kansas, se convirtió en el estímulo para el caso más significativo de Thurgood Marshall. Oliver Brown de Topeka había demandado a la Junta de Educación de esa ciudad, alegando que su hija fue obligada a viajar una larga distancia desde su casa sólo para asistir a una escuela segregada. Brown quería que su hija asistiera a la escuela más cercana a su hogar, una escuela designada sólo para blancos. La Corte de Distrito de Kansas no estuvo de acuerdo, afirmando que la escuela afroamericana ofrecía una educación igual en calidad a las escuelas blancas de Topeka.

Marshall encabezó la apelación del caso Brown, que combinó con otros cuatro casos similares y presentó como Brown v. Board of Education. El caso se presentó ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos en diciembre de 1952.

Marshall dejó claro en sus declaraciones de apertura ante el Tribunal Supremo que lo que buscaba no era simplemente una resolución para los cinco casos individuales; su objetivo era poner fin a la segregación racial en las escuelas. Argumentó que la segregación hacía que los negros se sintieran innatamente inferiores. El abogado opositor argumentó que la integración perjudicaría a los niños blancos.

El debate duró tres días. La Corte suspendió su sesión el 11 de diciembre de 1952 y no volvió a reunirse en Brown hasta junio de 1953. Pero los jueces no tomaron una decisión, sino que pidieron a los abogados que proporcionaran más información. Su pregunta principal: ¿Creían los abogados que la 14ª Enmienda, que trata de los derechos de ciudadanía, prohibía la segregación en las escuelas? Marshall y su equipo se pusieron a trabajar para demostrar que sí.

Después de escuchar el caso de nuevo en diciembre de 1953, la Corte no llegó a una decisión hasta el 17 de mayo de 1954. El presidente de la Corte Suprema, Earl Warren, anunció que la Corte había llegado a la decisión unánime de que la segregación en las escuelas públicas violaba la cláusula de protección igualitaria de la 14ª Enmienda. Marshall estaba extasiado; siempre creyó que ganaría, pero se sorprendió de que no hubiera votos en contra.

La decisión de Brown no resultó en la desegregación de las escuelas del sur de la noche a la mañana. Aunque algunas juntas escolares comenzaron a hacer planes para desagregar las escuelas, pocos distritos escolares del sur tenían prisa por adoptar los nuevos estándares.

Pérdida y nuevo matrimonio

En noviembre de 1954, Marshall recibió noticias devastadoras sobre Buster. Su esposa, de 44 años de edad, había estado enferma durante meses, pero se le había diagnosticado erróneamente que tenía gripe o pleuresía. De hecho, tenía un cáncer incurable. Sin embargo, cuando se enteró, inexplicablemente mantuvo su diagnóstico en secreto para su marido. Cuando Marshall se enteró de lo enfermo que estaba Buster, dejó todo el trabajo a un lado y cuidó de su esposa durante nueve semanas antes de que muriera en febrero de 1955. La pareja llevaba 25 años casada. Debido a que Buster había sufrido varios abortos espontáneos, nunca habían tenido la familia que tanto deseaban.

Marshall lloró pero no permaneció soltero por mucho tiempo. En diciembre de 1955, Marshall se casó con Cecilia «Cissy» Suyat, secretaria de la NAACP. Tenía 47 años, y su nueva esposa era 19 años menor que él. Luego tuvieron dos hijos, Thurgood, Jr. y John.

Trabajar para el Gobierno Federal

En septiembre de 1961, Marshall fue recompensado por sus años de trabajo legal cuando el presidente John F. Kennedy lo nombró juez del Tribunal de Circuito de los Estados Unidos. f Apelaciones. Aunque odiaba dejar la NAACP, Marshall aceptó la nominación. El Senado tardó casi un año en aprobarlo, y muchos de sus miembros seguían resentidos por su participación en la eliminación de la segregación escolar.

En 1965, el presidente Lyndon Johnson nombró a Marshall para el cargo de Procurador General de los Estados Unidos. En este papel, Marshall era responsable de representar al gobierno cuando estaba siendo demandado por una corporación o un individuo. En sus dos años como procurador general, Marshall ganó 14 de los 19 casos que argumentó.

Juez de la Corte Suprema de Justicia

El 13 de junio de 1967, el presidente Johnson anunció que Thurgood Marshall sería el candidato a juez del Tribunal Supremo para llenar la vacante creada por la partida del juez Tom C. Clark. Algunos senadores del sur -especialmente Strom Thurmond- lucharon por la confirmación de Marshall, pero Marshall fue confirmado y luego juró el 2 de octubre de 1967. A la edad de 59 años, Marshall se convirtió en el primer afroamericano en servir en la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Marshall adoptó una postura liberal en la mayoría de los fallos del Tribunal. Votó sistemáticamente en contra de cualquier forma de censura y se opuso firmemente a la pena de muerte. En el caso Roe v. Wade de 1973, Marshall votó con la mayoría para defender el derecho de la mujer a elegir tener un aborto. Marshall también estaba a favor de la acción afirmativa.

A medida que se nombraban más jueces conservadores en la Corte durante las administraciones republicanas de los presidentes Ronald Reagan, Richard Nixon y Gerald Ford, Marshall se encontraba cada vez más en minoría, a menudo como la única voz de disidencia. Se le conoció como «El Gran Disidente». En 1980, la Universidad de Maryland honró a Marshall nombrando a su nueva biblioteca jurídica en su honor. Aún amargado por cómo la universidad lo había rechazado 50 años antes, Marshall se negó a asistir a la dedicación.

Jubilación y muerte

Marshall se resistió a la idea de jubilarse, pero a principios de la década de 1990, su salud estaba empeorando y tenía problemas de audición y visión. El 27 de junio de 1991, Marshall presentó su carta de renuncia al presidente George H. W. Bush. Marshall fue reemplazado por el juez Clarence Thomas.

Marshall murió de insuficiencia cardíaca el 24 de enero de 1993, a la edad de 84 años; fue enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington. Marshall fue condecorado póstumamente con la Medalla Presidencial de la Libertad por el Presidente Bill Clinton en noviembre de 1993.

Fuentes

  • Cassie, Ron. «El legado de Thurgood Marshall». Baltimore Magazine, 25 de enero de 2019.
  • Crowther, Linnea. «Thurgood Marshall: 20 hechos». Legacy.com, 31 de enero de 2017.
  • «Receptores anteriores y oradores principales». Asociación Americana de Abogados.
  • «Thurgood Marshalls es un legado único de la Corte Suprema». Centro Nacional de la Constitución – Constitutioncenter.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *