Biografia Resumida De Juan Ramon Jimenez

La traducción, y el trabajo con la prosa en la que lo traducido debía verterse, constituyó una ocupación importante de Juan Ramón en sus días de la Vivienda. Pero el poeta no se olvida de su propia obra, que ahora conoce una rápida evolución. El origen de los Sonetos espirituales se vincula directamente a la relación del poeta con Zenobia, hasta el punto de que algunos críticos, tras detectar múltiples huellas de los clásicos áureos, ofrecen una lectura del mismo como cancionero amoroso de corte neopetrarquista. Posiblemente de este modo sea y, por supuesto, las cartas y otros documentos del fichero del poeta revelan que a Juan Ramón le afectó de verdad el descontento de Zenobia con el concepto amoroso y erótico creado en libros como Laberinto, Poemas mágicos y débiles o Melancolía. Durante los años de la Vivienda, Juan Ramón desarrolla una actividad furiosa. Aparte de proseguir con su obra literaria, desde 1914 se encarga de organizar la biblioteca y, al lado del propio Jiménez Fraud, de regentar las publicaciones de la Residencia, consiguiendo que, bajo el sello de esta institución, vean la luz libros importantes de Unamuno, de Azorín o de Antonio Machado.

biografia resumida de juan ramon jimenez

Conoce a Valle-Inclán, que lo cautiva con su recitado ceceante y también histriónico de Espronceda; a Benavente, que le lee poemas de Guillermo Valencia; a los Martínez Sierra, a Rueda, a Benavente, a los Baroja, a Azorín. Y, más que nada, intima con Rubén , que le da el oficial espaldarazo con un certero usted va por dentro. En este mismo año, tras pasar el verano con su familia, se instala -junto con su hermano Eustaquio- en Sevilla, y como hacía su hermano, asiste al taller del gaditano Salvador Clemente. Bajo la dirección y también predominación de este profesor bohemio que daba clases de Colorido en la Escuela de Preciosas Artes de Sevilla, Juan Ramón hace unas copias de los enormes maestros (así la cabeza del Bobo de Coria, de Velázquez) y pinta situaciones costumbristas y paisajes, acordes con la estética del profesor.

Juan Ramón Jiménez Mantecón

Unos meses después, es el propio Juan Ramón quien es contratado, asimismo de forma permanente, por el Departamento de Lenguas y Literaturas extranjeras para ofrecer seminarios sobre poesía de españa y también hispanoamericana a los estudiantes graduados. El primero de septiembre de ese año habrían de empezar las emisiones de Alerta, para las que el poeta había reunido muchos materiales y dado forma a varios guiones. No obstante, el emprendimiento no va a salir adelante, por problemas con la censura militar estadounidense y por el hecho de que al poeta se le pedía publicidad política interamericana, cuando lo que él ofrecía era exaltación de lo verdaderamente poético y crítica general. Alerta se frustró, porque Juan Ramón, que estaba dispuesto a admitir que la censura militar vigilase los contenidos de sus intervenciones, no aceptó que esta censura se ejerciese sin que, previamente, se le comunicase a él qué cosas se cortaban o se alteraban. Así, entre las fuentes de capital sobre la que el matrimonio había planeado su vida en Washington desaparece.

Todos y cada uno de los poemas que vieron la luz bajo estos títulos comprometen un giro importante en relación a los presupuestos poéticos que subyacen a libros como Rimas como Arias tristes. En concreto, revelan una diferente actitud estética y, más que nada, una nueva actitud escencial, marcada por la explícita adhesión del poeta a un programa krausista, que se identifica por la relevancia que entrega a la naturaleza, al folklore y cultura populares, tal como a una filosofía de la vida mucho más positiva que la que se deduce de los libros anteriores. Poco importa que Pastorales remita a la sierra de Guadarrama, en tanto que los otros libros señalan a Moguer. En todos ellos, se puede ver el reflejo de un planeta considerablemente más abierto, mucho más alegre, más musical, más positivo, que el simbolizado -a modo de cifra- en el viejo parque que se hace omnipresente desde Rimas.

Juan Ramón Jiménez, De Película

En el mes de septiembre de 1935, muere Bartolomé de Cossío, con quien el poeta había mantenido estrecha relación en los años de la Vivienda; y a comienzos de 1936 muere Valle-Inclán. A muchos de estos asaltos, Juan Ramón responde por medio de una entrevista que Pérez Ferrero le logró para el Heraldo de La capital de españa. Juan Ramón se obliga a una estricta especialidad, convencido de que debe de repensar la totalidad de su creación.

Prácticamente al mismo tiempo va a llegar a la isla Francisco Hernández-Pinzón Jiménez, el sobrino predilecto de Juan Ramón, llamado a Puerto Rico por Zenobia a fin de que se ocupe del poeta en los días que prosigan a su muerte. El 25 de octubre, la Academia Sueca concedió a Juan Ramón el Premio Nobel de Literatura. El 29 sus restos recibieron cristiana sepultura en el cementerio de Porta Coeli, de Bayamón, cerca de San Juan. En marzo de1943, los esposos abandonaron Coral Gables y se instalaron terminantemente en Washington. Allí la vida del matrimonio se hizo de nuevo intensa y mucho más interesante. En1944, la Facultad de Maryland contrató a Zenobia para dar clases a los soldados que estudiaban español en el Programa de Instrucción del Ejército.

Sensibilidad A Flor De Piel En Estos Poemas De Juan Ramón Jiménez

Merced a Francisco Villaespesa, un escritor almeriense, el joven comenzó a frecuentar los cafés y museos de la capital, y también conoció a autores de la talla de Rubén Darío, Valle-Inclán, Azorín y Pío Baroja, que le recomendaron que dividiera su obra Nubes en 2 volúmenes. Huérfano, presa de un mutismo del que era difícil sustraerlo, se encerró en su casa y solo admitía salir para conocer la tumba de su esposa. Francisco Hernández-Pinzón procuró por todos los medios que regresara a España. En 1957 hace aparición la Tercera antolojía poética, en la que Zenobia había consumido sus últimos desvelos. El inicio de 1954 lo recibe Juan Ramón trabajando con idéntico vigor al experimentado el año previo. En el mes de abril, en la Universidad de Puerto Rico, pronuncia una nueva conferencia con el título El romance, río de la lengua de españa.

Siete Poemas De Juan Ramón Jiménez

A Zenobia se le diagnostica un cáncer de matriz, que la obliga a viajar a Boston para operarse. La operación tiene éxito y Zenobia vuelve a la isla en los inicios de febrero de 1952. Entonces, los Jiménez reciben las visitas de amigos españoles como Cipriano Rivas Cherif y Francisco Ayala. De a poco Juan Ramón se va recuperando y el día 31 de agosto, fecha del cumpleaños de Zenobia, se declara totalmente curado.

En el mes de septiembre, de este mismo año, el poeta queda de adentro en el Instituto de los jesuitas de San Luis Gonzaga, del Puerto de Santa María (Cádiz), donde se educaban la mayor parte de los hijos de la burguesía. Allí tuvo por compañeros, entre otros muchos, al poeta Fernando Villalón y a Pedro Muñoz Seca. Es en este Colegio donde se manifiestan sus primeras inclinaciones artísticas como queda reflejado en sus libros y cuadernos, con ciertos poemas y dibujos. En1894, 1895 y 1896se examina de los cursos correspondientes, consiguiendo por su parte buenas calificaciones y en ese último año consigue el Título de bachiller y vuelve a Moguer.

Un Amor Imposible Y El Exilio

Tres jóvenes monjitas del Sanatorio del Rosario, mezclándose en la memoria del poeta con otros amores, alimentarán, en los años siguientes, el desarrollo de «educación sentimental» iniciado en Rimas, el libro que trae de Francia. Estos días en el sur de Francia nutrirán, durante varios años, el asunto de sus versos y de sus prosas, y familiarización de Juan Ramón con el simbolismo francés teñirá en el futuro la integridad de su escritura. A Verlaine lo traduce para las páginas de Helios y a Rémy de Gourmont, para las de Renacimiento . El día 4 de julio de 1900, moría de repente don Víctor Jiménez, el padre del poeta.

Primero proyecta la reordenación -y reviviscencia- de su obra, en 12 volúmenes ; luego, piensa en ofrecerla en setecientos cuadernos breves de poesía, prosa crítica, sátiras, aforismos, prosa poética, cartas, cuentos largos, cuentos cortos, y ecos suyos en otros autores. Desde la plenitud del amor conseguido, el poeta comienza un tiempo de trabajo muy intenso, favorecido por el sentido práctico de Zenobia. Ortega admira de verdad la escritura del moguereño y éste tiene un profundo respeto por las cualidades intelectuales del instructor de metafísica. Juan Ramón, que animó la edición de las Meditaciones del Quijote, recordará siempre y en todo momento con respeto, y con orgullo, la invitación de Ortega a sumarse a su Liga para la Educación Política Española, para trabajar por la vida mejor de España.

No le resultó fácil a Juan Ramón llegar al corazón de su querida y convencerla de que asimismo un poeta débil y triste como él podría hacerla feliz. Además, Juan Ramón no encajaba en el género de pretendiente que los Camprubí habían soñado para su hija. El próximo 15 de diciembre de 2021, el Centro Cervantes, en colaboración con la Fundación Zenobia y Juan Ramón Jiménez de Huelva, acogerá el legado in memoriam de Juan Ramón Jiménez, poeta onubense y premio Nobel de Literatura.