Cómo Era La Sociedad Europea (inglesa Y Francesa) En La Primera Mitad Del Siglo Xx?

ElRealismo literarioes una corriente estética que supuso una ruptura con elRomanticismo, tanto en los aspectos ideológicos como en los formales, en la segunda mitad del Siglo XIX. Se extendíó asimismo a las artes plásticas en Latinoamérica, sitio donde hasta entonces no había enorme proliferación en este arte. En el siglo XVIII se descubrieron en Norteamérica los grandes yacimientos de carbón y su consumo comenzó a ser incontenible. La máquina de vapor de doble efecto inventada por James Watt y patentada en 1769 dio origen a la llamada Revolución Industrial, y el carbón se transformó en uno de los principales protagonistas de exactamente la misma. James Prescott Joule determinó la relación de equivalencia entre el calor y la energía mecánica lo que permitió ingresar novedades realizando máquinas más eficientes. Como curiosidad puede decirse que el desempeño del organismo de los seres vivos es considerablemente mayor que el de la máquina de vapor mejor construida, y puede llevar a cabo más trabajo con exactamente el mismo gasto de combustible. El Papa León XIII, que tuvo una relevancia decisiva para la implantación del neotomismo y de la neoescolástica.

Primero, por la necesidad de combatir contra el liberalismo y después, por una preocupación poco a poco más acusada por la cuestión social, acorde se acentúa el proceso de industrialización y el desarrollo de la ideologías obreras. Por otra parte, la ubicación de Centrales Térmicas de carbón en El Bierzo (León) a finales de los años cincuenta, supuso el despegue de la minería del carbón en la región, que debía dar de comer con sus minas de antracita a dichas centrales termoeléctricas. Pasando por altibajos, el carbón fué la fuente de riqueza más importante en diversas regiones de la provincia de León, y sigue teniendo un papel definitivo, dependiendo del funcionamiento de las centrales térmicas.

En Las Oratorias Y Poéticas Españolas Del

No obstante, durante una temporada el carbón fue injuriado en Inglaterra y sometido a impuestos, en tanto que no había necesidad de él en una sociedad de vida sencilla y con rebosantes bosques. Fue el crecimiento de Londres, y la progresiva desaparición de bosques y maderas lo que hizo que en el siglo XVII tomara cuerpo el comercio de hulla para satisfacer la demanda de las ciudades que estaban en continuo crecimiento. No se conoce muy bien, pero parece que de manera famosa, el carbón mineral empezó a usarse como combustible en China, hace unos 2000 años. Asimismo se dice que los ingleses conocieron su empleo por aquella época y que de ellos aprendieron los romanos.

Solo las revoluciones pacíficas del centro y este de Europa a finales de los años ochenta del siglo XX terminaron con esta situación, formando una \’nueva Europa\’ como comunidad económica, caritativa y de valores en un planeta globalizado. El libro que el lector tiene en sus manos informa de la agitada historia de Europa, de los Estados nacionales de europa y del proceso de unificación. También, este producto presenta, desde la perspectiva de la organización de los géneros más destacados (novela, poesía y teatro), la relevancia que cada uno de ellos adquiere, los cambios producidos, las innovaciones que se incorporan y las tendencias tanto formales como temáticas que se establecen. En este marco genérico, los autores más señalados, y sus proyectos más importantes, indican las líneas de fuerza que dan cuerpo a la vida literaria de un intérvalo de tiempo muy fértil en ideas y propuestas que ante todo puede ser considerado como convulso, inconformista e innovador. Desde los años ochenta , y hasta nuestros días, la relevancia del carbón es evidente; y aunque existe una tendencia a disminuir su participación relativa en el conjunto de fuentes de energía de los países más avanzados, esto no ocurre en los que están en vías de gran avance industrial, como China, India, Brasil, etcétera. A lo largo de la segunda mitad del siglo, el acercamiento a la sociología (y el empleo de la palabra solo se justifica por una extensión de sentido) del sector católico se enseña por dos enormes fundamentos.

Romanticismo Y Realismo En La Literatura De España

La sociología europea en el siglo XIX es la sociología de la sociedad burguesa en vías de consolidación. Los múltiples matices introducidos, por servirnos de un ejemplo, por Gabriel Tarde (teoría de la imitación) o por Alfred Fouillée (teorías de las ideas-fuerzas) contribuyen tan solo a enriquecer la concepción general. Es imprescindible, pues, para entender totalmente la literatura de la segunda mitad del siglo XIX, tener idea, no solo de la verdad política y colega-cultural del período sino asimismo de las considerables corrientes filosóficas y de las novedosas sociología derivadas de dichas corrientes como la antropología, la criminología y más que nada la sociología. Entre las múltiples manifestaciones del pensamiento español del periodo, la sociología es tal vez la más reveladora de la situación colega-cultural e ideológica del país. Ya es importante que la sociología nazca en España de la preocupación por el hombre en relación con su medio popular, o sea que en un comienzo la sociología es una rama de la antropología. Así pues, buena parte (la parte «épica») del artículo literario tiene su fuente en el «paratexto» que forman la antropología y la sociología estudiadas por los pensadores de la temporada, entre los que figuran exactamente los mismos prosistas.

Posada, Adolfo, «Los estudios sociológicos en España», en Folleto de la Institución Libre de Enseñanza, núm. Vista en retrospectiva, la paz solo fue un armisticio a período entre campeones y vencidos. Movimientos de masas movilizaron las calles e instalaron a regímenes déspotas, fascistas y nacionalsocialistas en el poder. En el umbral del siglo XX, Europa se encontraba en el apogeo de su poder, de la convicción en su potencia, en la superioridad de su cultura y en la posibilidad de moldear el futuro a nivel mundial basándose en la racionalidad y la tecnología. ​El Realismo surgíó en la Francia de la primera mitad del Siglo XIX tras larevolución burguesa de 1848.

Historia Del Carbón

En cuanto a la sociología, múltiples autores insisten en la debilidad de esta ciencia en España en el siglo XIX. No es del todo exacto pero bien es verdad que no se puede hablar en el siglo XIX de una sociología sistemática, ni siquiera de una sociología «científica». Para Comte, para Spencer, para Durkheim, el objeto de la Sociología es la sociedad en que ellos viven y con la cual se encuentran en fusión ideológica; su preocupación mayor es proteger, consolidar y progresar el orden popular conquistado por la revolución burguesa. No hay ciencia mucho más ligado de la ideología que la sociología y es un fallo considerarla como un absoluto , como producto de una sociedad indiferenciada. Si la sociología europea del siglo XIX es una ciencia es una «ciencia sociológica burguesa».

Ciencias Sociales Y Literatura En La Segunda Mitad

Acceso instantáneo a millones de e-books, audiolibros, gacetas, podcasts y mucho más. En España, el comienzo verdadera fue algo posterior y coincidíó con acontecimientos históricos capitales. Surgíó hacia 1870, una vez que se reprodujese la tardía revolución burguesa de 1830 enLa Gloriosade 1868, y tuvo su apogeo en la década de 1880 con autores comoPérez Galdós,Leopoldo AlasyEmilia Pardo Bazán. Existe un manuscrito (la Crónica Sajona) donde se menciona la utilización de carbón para uso doméstico y se tienen datos oficiales de una concesión de explotación, con apariencia de privilegio concedido en 1259 por Enrique II a los pobladores de Newcastle, para llevar a cabo excavaciones con objeto de extraer carbón de los campos de su castillo.

En algunos países, entre los que se encuentra España, actualmente existe un rechazo social importante a la energía nuclear, y mientras que no se resuelva el problema de generación de energía no contaminante, dominada tecnológicamente por el hombre, segura y que esté disponible en cantidades suficientes el carbón va a ser necesario y se seguirá utilizando. Nosotros vamos a examinar con detenimiento definiciones que, como las de sentimiento, belleza, literatura, etcétera., tienen la posibilidad de influir en mayor o menor nivel en la orientación teórica y didáctica de las enseñanzas sobre oratoria y poética; en concreto, vamos a centrar nuestra atención en la obra de J. J. Arbolí, Compendio de las Enseñanzas de Filosofía que se enseñan en el Instituto de Humanidades de San Felipe Neri de Cádiz, tres tomos, anunciado en la Imprenta de la Gaceta Médica de Cádiz en 1844. La relación de las teorías de Arbolí con las concepciones de Laromiguière es más que hipotética, ya que está confesada en la introducción de la obra.

También tradujo las Investigaciones filosóficas, pero falleció antes de la publicación del segundo tomo. Las obras de Bonald no solo se proponen proteger un espiritualismo trascendente sino atacan, en ocasiones de manera beligerante, las proposición de Condillac y de Destutt-Tracy. Apoya su doctrina en la autoridad de Dios que revela y en el valor de la tradición que la transmite. Rechaza todas las tendencias del siglo XVIII, en las que veía una unidad que englobaba, sin responsabilidad de exclusión unilateral, el ateísmo, la oposición al innatismo y la doctrina de la soberanía popular como fundamento del orden social. Según De Bonald, todas y cada una esas tendencias debían desembocar por fuerza en una revolución demoledora en la cual tienen que desencadenarse las pasiones sin freno, consecuencia natural de un estado de desvinculación de Dios y con esto de la autoridad de origen divino. Ya es bien sabido que a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, el intelectual español no se separa de todo el mundo en que vive; su actitud participa de un proyecto ideológico y cultural, cuya finalidad es entender y dar a conocer al hombre y a la sociedad de su tiempo.