El Acontecimiento Que Marca El Inicio De La Revolución Francesa

El regreso del arte viejo asimismo está patente en la arquitectura, con la instalación de columnas jónicas en las fachadas del Palacio de Versalles y en la decoración interior de la catedral de San Luis. Esta temporada estuvo marcada por lo que se conoció como el “reinado de terror”. A lo largo del como, el Comité de Salvación Pública persiguió a todos esos contrarios a la Revolución francesa, corriendo por este motivo a cientos de franceses. Entre los integrantes del Comité de Salvación Pública cabe destacar a Robespierre.

Desde el tercer estamento se reclamaba pasar de una división por estamentos a una Reunión Nacional donde el voto fuese individual. La Asamblea Nacional se topó con el rechazo de la monarquía. Pero a pesar de ello, los diputados de la Reunión, acordaron ofrecer una constitución a Francia.

La Revolución Francesa empieza con la convocatoria de los Estados En general en el mes de mayo de 1789. El 17 de junio los Estados Generales crean un órgano autónomo al que llamarán Reunión Nacional. El poder legítimo por el momento no está en manos del Rey sino más bien a cargo de la Reunión que representa al pueblo. A partir de esa fecha se puede decir que estamos en el tiempo de la Revolución.

Tampoco pagaba impuesto alguno la rica y poderosa iglesia católica, que era propietaria del diez% del territorio. Sin embargo, el estallido popular de la población culminaría con la toma de la Bastilla un 14 de julio de 1789. Este suceso tuvo un gran concepto, pues aquella prisión era un símbolo de la opresión monárquica. Este texto se apoya en un artículo publicado en el número 457 de la gaceta Historia y Vida. Nuestra Francia volvió los ojos a su historia reciente en el momento en que en 1830 se levantó contra el desfasado despotismo de Carlos X. Los resultados conseguidos en Hispanoamérica fueron mucho más extremos y perdurables.

La Monarquía Absoluta

Pero el 14 de julio de 1789 fue verdaderamente el pueblo llano quien dio el primer paso hacia la república. Desde ese momento, el día de la Bastilla se celebra todos los años en Francia como festivo recordando la histórica día donde el pueblo francés ganó su independencia. Al principio fue una atracción turística, pero un año después en 1790 un empresario obtuvo permiso para demoler la estructura y poder venderla por piezas a los cazadores de recuerdos. Ahora, eligieron acudir a la bastilla para conseguir allí mucho más pólvora y munición y para romper aquel símbolo ancestral del sistema político y social aristocrático, el viejo régimen. La Bastilla era un edificio colosal con ocho torres de planta circular y muros de 25 metros de altura.

el acontecimiento que marca el inicio de la revolución francesa

En este momento lo integraban ciu­dadanos reclutados para proteger la nación, no los intereses de la Corona. Si demostraban talento y valor, podían convertirse en oficiales, antes un privilegio de la aristocracia. Además, solían incorporarse a las fuerzas armadas a través de levas masivas, precursorasd el servicio militar moderno. “La libertad guiando al pueblo”, de Eugene Delacroix. Diviértete con acceso a millones de ebooks, audiolibros, gacetas y mucho más de Scribd.

El 14 de julio de 1789, la toma de la Bastilla simbolizó el final del Viejo Régimen e inició la Revolución en Francia.

Similares A Revolución Francesa

Terminó con el Antiguo Régimen y consagró la independencia y la igualdad ante la ley, bases del presente Estado de derecho. Un escritor inglés que viajaba por Francia relató que veía por doquier campesinos pobres que parecían “hambrientos espantajos”. La razón primordial para el nivel de pobreza eran los gravosos impuestos. Los impuestos recaían prácticamente exclusivamente sobre el campesinado y los trabajadores urbanos pobres, y no sobre los nobles que se podían aprovechar de un número importante de privilegios para no pagar.

el acontecimiento que marca el inicio de la revolución francesa

La filosofía humanista que dio lugar a la religión protestante brotó tras el redescubrimiento de los textos de la biblioteca de Constantinopla. Las versiones en heleno viejo de los contenidos escritos creadores de la filosofía occidental permitieron interpretar los textos sagrados durante los siglos. El Protestantismo buscaba en ese momento una religión más modesta con una Biblia con textos refinados y ritos menos fastuosos. En este sentido, la riqueza del clero no era compatible con esa forma de meditar.

Revolución Francesa

El lugar del régimen republi­cano en 1792 había abolido los permisos de casta imperantes desde la Edad Media. Con la caída del máximo exponente de esta composición feudal, el rey, desaparecieron derechos arbitrarios, como el contundente peso político de los nobles sobre el resto de la población. Asimismo se suprimieron los diezmos, esa una parte de la cosecha que se destinaba como tri­buto a la Iglesia o a la Corona, y se eliminó la primacía de los hijos mayores en la herencia de las características. Las leyes y la economía, el arte y la ciencia, la educación, el ejército, el papel de la Iglesia, la administración territorial… Todos y cada uno de los aspectos del estado habían cambiado respecto del Antiguo Régimen. E, inevitablemente, el modelo de esta renovación integral se tomó como un ejemplo en aquellas otras latitudes en que asimismo se perseguía la soberanía del pueblo en los asuntos colectivos, la libertad política y la igualdad frente a la ley.

¿qué Modas Y Costumbres Consagró La Revolución?

Un número muy alto si tenemos en consideración que la población actual es de 65 millones. La enorme mayoría de la población padecía un nivel de pobreza que horrorizaba aun a los mucho más duros observadores extranjeros. Sería muy pretencioso decir que estamos en una situación similar a las de la Revolución francesa. Sin embargo, es cierto que hoy día también vemos inconvenientes de desigualdad popular, crisis económica y corrupción política.

Lifestyle Nos Olvidamos De Las Alpargatas De Cuña Por Las Sandalias Más Hippies Que Carmen Lomana Transporta A La Playa

Se considera por su parte que la Revolución acaba cuando Napoleón Bonaparte da un golpe de estado en el mes de noviembre de 1799 e instituye el Consulado y el Imperio como régimen político. En la práctica, el avance de la Revolución estuvo lejos de los sueños idealistas de los pensadores ilustrados. La guerra exterior, la lucha de partidos y la persecución insuperable del contrincante en el interior crearon una situación insostenible, que sólo se remedió con el establecimiento de un nuevo género de monarquía, la de Napoleón.