Función Del Intestino Grueso En El Sistema Digestivo

Si sabe que algo suele sentarle mal, avisa a nuestro aparato digestivo de que no quiere recibir ese alimento. El aparato digestivo está compuesto de considerablemente más partes de las que frecuentemente se creen. En este resumen del aparato digestivo te vamos a describir brevemente y por partes el desarrollo que cumple para el confort de nuestros cuerpos y sus funcionalidades.

Estos movimientos se generan con un patrón secuencial muy regular en todo el día y hacen que los alimentos recorran todo el intestino angosto en unas 2 horas. Una vez realizado todo este paseo, los restos que no se han podido absober pasan al intestino grueso. Puede que sorprenda entender que la cuestión del apetito y los gustos, los dicta, sobre todo, nuestro entendimiento y nuestras bacterias intestinales, pero esto lo hablaremos después.

función del intestino grueso en el sistema digestivo

Estos movimientos “en masa” (así se llaman), conducen el contenido del colon hacia la porción distal del intestino abultado, donde queda almacenado hasta su expulsión. El ciego, que está al comienzo del colon ascendente, es el punto donde el intestino delgado se une con el intestino abultado. Desde el ciego se proyecta el apéndice, una estructura tubular en forma de dedo que no cumple ninguna función famosa. El intestino abultado segrega moco y es responsable en buena medida de la absorción del agua de las heces. El hígado es un órgano que pesa precisamente 1,5 kg y está ubicado en la parte de arriba derecha del abdomen.

Curso Técnico Dietética Deportiva: Técnico Superior En Dietética Deportiva (preparación Ingreso A Las Pruebas Libres De Formación Profesional)

Básicamente su función es seguir la absorción de agua y nutrientes minerales de los alimentos, compacta las heces, y almacena la materia fecal en el recto hasta el momento en que es expulsada a través del ano. Las sales biliares y la lecitina forman pequeñas partículas, llamadas micelas que están disueltas en el contenido intestinal. En estas micelas se integran las grasas que no tienen la posibilidad de ser absorbidas por el intestino; si no tenga existencia bilis se formarían vesículas de grasa muy enormes que pueden ser absorbidas. Para poder hacer todo ello, el intestino angosto debe realizar seguir de manera adecuada su contenido, para que tengan tiempo suficiente de producirse todos estos procesos, pero también tiene que hacerlos progresar a fin de que no se amontonen. También se hace cargo de eliminar los productos de desecho (restos alimenticios, bacterias intestinales y células de descamación). Durante mucho tiempo se ha pensado que el páncreas no tenía ninguna función en nuestro organismo.

En el momento en que los movimientos en masa del colon llevan el material fecal al recto, la distensión a que da sitio estimula los receptores de estiramiento de la pared rectal, empezando de esta forma el reflejo de defecación. Ese reflejo hace la relajación del esfínter anal de adentro y contracciones fuertes del colon sigmoide y del recto. El esfínter de afuera consiste en musculatura esquelética y, en consecuencia, dominada voluntariamente; por ende, si se relaja ese esfínter también, se genera la defecación. La segunda mitad del intestino grueso tiene como misión acumular las heces para postergar la necesidad de expulsarlas. Varias veces al día se generan contracciones secuenciales muy potentes que hacen seguir las heces.

De hecho, se estima que mide entre los 3 y los 7 metros de longitud, influyendo en ello componentes muy variados como la altura y tamaño de la propia persona. Los órganos que conforman el aparato digestivo son la boca, la lengua, la faringe, el esófago, el hígado, el estómago, el páncreas, el intestino delgado, el intestino grueso, el recto y el ano. El desarrollo digestivo tiene como propósito absorber las proteínas, los glúcidos y los lípidos de los alimentos para nutrirnos y mantenernos con energía. La principal función del intestino abultado es la capacitación, transporte y evacuación de las heces.

El Páncreas Y Las Bacterias Intestinales

Para esto, en el estómago se produce inicialmente una relajación para poder recibir alimentos. Tras ello, comienza a efectuar contracciones que hacen que los alimentos se mezclen bien con el jugo gástrico. El aparato digestivo está formado por un grupo de órganos cuya función es el procesamiento y absorción de los alimentos. No obstante, como afirmábamos, la vista comunica al cerebro de lo que el cuerpo va a consumir, y entonces este da el aviso al resto del sistema digestivo a fin de que empiece a prepararse para la digestión. Este es un proceso muy importante, puesto que de esta forma nuestra digestión será considerablemente más placentera y completa.

El bolo alimenticio pasa a través del tubo digestivo y se desplaza así, con ayuda tanto de secreciones como de movimiento peristáltico de las diferentes fibras musculares. Las vías biliares son los conductos que conectan el hígado con el intestino delgado y llevan la bilis que se se genera en el hígado. La principal misión de la vesícula es amontonar la bilis producida por el hígado y mandarla hacia el intestino cuando es más conveniente para la digestión. Para ello, la vesícula está normalmente distendida para retener dentro suyo la bilis y cuando comemos, se genera un reflejo que provoca que se contragia para expulsar todo su contenido hacia el intestino.

Conozcamos Nuestro Cuerpo: Los Intestinos

En el hombre, la función esencial del estómago es reducir los alimentos a una suerte de papilla denominada quimo, que pasa entonces al duodeno. El estómago asimismo actúa como reservorio transitorio de alimentos y por la acidez de sus secreciones, tiene una cierta acción antibacteriana. Al tener presentes estos datos, se puede decir que muchas enfermedades intestinales son eludibles. Estas bacterias son primordiales para una correcta función intestinal, y algunas patologías y antibióticos pueden alterar el equilibrio entre los diferentes tipos de bacterias que habitan en el intestino grueso. Para que esto pueda realizarse apropiadamente, los alimentos deben mantenerse el bastante tiempo en el estómago y entremezclarse bien con el jugo gástrico.

El Intestino Abultado

Los haustras no son estructuras estáticas, sino cambian de situación por efecto de las contracciones de la cubierta circular de musculatura lisa. El intestino abultado comienza desde la válvula ileocecal en un fondo de saco denominado ciego de donde sale el apéndice vermiforme y acaba en el recto. Desde el ciego al recto detalla una secuencia de curvas, formando un marco en cuyo centro están las asas del yeyuno-íleon. El esófago es la sección primera del tubo digestivo y se prolonga desde la garganta hasta el estómago.

Porque hay una válvula llamada ileocecal que obstruye el vaciamiento bastante veloz del intestino delgado y también impide el reflujo del contenido del intestino grueso al intestino delgado. La función básica del aparato digestivo es la transferencia de nutrientes del medio externo al medio de adentro, con el objeto de que las células del organismo dispongan de moléculas que dejen su mantenimiento metabólico y su restauración. Las dimensiones y estructura de los sistemas digestibles y, de forma especial, del intestino grueso depende bastante de la dieta caracteristica de cada clase. Los peces carnívoros, por ejemplo, tienen tractos digestibles cuya longitud es solo algo mayor que la longitud corporal; los herbívoros, no obstante, pueden llegar a ser veinte ocasiones mucho más largos.

El Intestino No Es Nuestro Segundo Cerebro

Se prosigue el tránsito hacia el Ileon que cumple con funciones de secreción, absorción y motilidad, que completan el procesado de los nutrientes. Los 2 primeros son de extraordinaria relevancia en la absorción de las grasas en el intestino. Los modelos en los que han sido degradadas las grasas que ingerimos no tienen la posibilidad de ser absorvidos en esta forma por el hecho de que no se disuelven y no son atrapados por las células del intestino. Esto deja absorber los nutrientes para un preciso desempeño de todo el cuerpo.