La Biografia De Juan Ramon Jimenez Resumida

La operación sale bien y Zenobia regresa a la isla en los inicios de febrero de 1952. Entonces, los Jiménez reciben las visitas de amigos españoles como Cipriano Rivas Cherif y Francisco Ayala. De a poco Juan Ramón se va recobrando y el día 31 de agosto, fecha del cumpleaños de Zenobia, se declara completamente curado. Juan Ramón no mejora, como se esperaba, y por este motivo, dado que Zenobia proseguía manteniendo sus compromisos con la Universidad de Maryland, deciden regresar a Riverdale. Pero la salud de Juan Ramón sigue empeorando, de modo que Zenobia, abandonando su trabajo y persuadida de que Juan Ramón se recobraría antes en un entorno en el que se charlase español, tomó la decisión de volver a evaluar suerte en Puerto Rico.

Y es cierto, asimismo, que los registros expresivos de este poemario, tal como el tono discursivo, lo emparenta directamente con Unamuno, cuyo Rosario de sonetos líricos había impresionado al de Moguer. La traducción, y el trabajo con la prosa donde lo traducido debía verterse, formó una ocupación esencial de Juan Ramón en sus días de la Vivienda. Pero el poeta no se olvida de su obra, que ahora conoce una rápida evolución. El origen de los Sonetos espirituales se vincula de forma directa a la relación del poeta con Zenobia, hasta el punto de que algunos críticos, tras detectar múltiples huellas de los tradicionales áureos, ofrecen una lectura del mismo como cancionero amoroso de corte neopetrarquista. Es posible que así sea y, por supuesto, las cartas y otros documentos del archivo del poeta revelan que a Juan Ramón le afectó de verdad el descontento de Zenobia con el concepto amoroso y erótico creado en libros como Laberinto, Poemas mágicos y dolientes o Melancolía. A lo largo de los años de la Residencia, Juan Ramón lleva a cabo una actividad frenética.

la biografia de juan ramon jimenez resumida

Las últimas semanas de enero de 1951 las pasó internado en el Ugene Leland Memorial, hasta ser trasladado al pabellón siquiátrico del hospital George Washington. Mientras que Juan Ramón no mejoraba, Zenobia proseguía pensando en volver a Puerto Rico u otro rincón donde él pudiera reponerse. Los meses de septiembre y octubre de1946los pasaron Zenobia y Juan Ramón descansando en el Washington Sanitarium and Hospital, de Takoma Park. El poeta había pasado el verano algo abatido y pensaron que su estancia allí le resultaría beneficiosa. Por ese tiempo adquirieron una vivienda en Riverdale, a la que se mudaron en el mes de noviembre de1947.

Biografía De Juan Ramón Jiménez

Ese año, la desaparición de su padre le afectara psíquica y físicamente. Su familia decide internarlo en un sanatorio francés, en Burdeos, donde aprovecha para entender de primera mano la literatura de los simbolistas franceses. Luego se traslada a La capital de españa, donde organiza tertulias y charlas sin salir del sanatorio donde andaba ingresado.

Antes de estas fechas, él ahora tenía noticia de Verlaine, de Gautier, de Moréas, de Samain y de Baudelaire (a quien el poeta confesará haber popular a través del ensayo de Clarín sobre el poeta francés, recogido en Mezclilla). De los jesuitas (los cementerios, la vida como travesía marinera de un alma azotada por las olas, la desaparición de los niños) y pautado de tonalidades morales derivadas de la lectura del Kempis y de un haragán socialismo idealista al que le acerca su amigo Timoteo Orbe. En este año, tras pasar el verano con su familia, se instala -junto con su hermano Eustaquio- en Sevilla, y como hacía su hermano, asiste al taller del gaditano Salvador Clemente. Bajo la dirección e predominación de este maestro bohemio que daba clases de Colorido en la Escuela de Hermosas Artes de Sevilla, Juan Ramón hace algunas copias de los enormes maestros (de este modo la cabeza del Bobo de Coria, de Velázquez) y pinta escenas costumbristas y paisajes, acordes con la estética del profesor. Algo aprendió el joven Juan Ramón de este maestro, a quien retratará como hombre de talento echado a perder. Aunque falló como profesor de pintura, parece ser que fue Salvador Clemente quien introdujo a nuestro creador en los ambientes literarios de Sevilla.

La Mujer Que Murió Por Juan Ramón Jiménez

El libro fue juzgado muy de forma positiva entre los críticos hispanamericanos , en la medida en que en España, cuando no se ignoró, provocó sobre todo la incomprensión. Hoy, no obstante, se ha afianzado la idea de que en Animal de fondo alcanza su plenitud expresiva, y su cumplimiento definitivo, una poética que hunde sus raíces en las primeras manifestaciones de la escritura del moguereño y que se cierra con el hallazgo de ese término dominante en Espacio, que es la conciencia y que se identifica, en último término, con Dios. Tras la visible sencillez de mucha de su poesía o tras el aparente apasionamiento de sus juicios críticos, existe siempre un caudal de reflexión. Y la acogida popular que en todas partes recibe el poeta asegura la aceptación que las ideas del poeta consigue en todas partes, a lo largo de los días que dura el viaje. El contrato del poeta con Losada, había servido a fin de que, entre 1942 y 1948 fueran saliendo al mercado novedosas ediciones de diferentes libros del poeta (Españoles de tres mundos, Platero y yo, Estío, Eternidades, Hermosura, Poesía, Piedra y cielo, Períodico de poeta y mar), que lo transformaron, en Argentina, en un escritor muy próximo y admirado. El contexto (semántico) al que La estación total convoca al lector es, en esencia, exactamente el mismo que cobra forma de interminable monólogo en Espacio.

Regresó a Puerto Rico y fue internada en la Clínica Mimiya, de Santurce. Prácticamente al tiempo va a llegar a la isla Francisco Hernández-Pinzón Jiménez, el sobrino predilecto de Juan Ramón, llamado a Puerto Rico por Zenobia a fin de que se ocupe del poeta en los días que sigan a su muerte. El 25 de octubre, la Academia Sueca concedió a Juan Ramón el Premio Nobel de Literatura.

Jiménez, Juan Ramón

En la primavera de 1942, Zenobia y Juan Ramón acuden de nuevo a los tutoriales de verano de la Facultad de Duke, que tienen rincón del 8 de junio al 20 de julio. El poeta regresa a impartir varias charlas para estudiantes de licenciatura y de doctorado. Una actitud igualmente ejemplar adopta, cuando le llega la noticia de la desaparición de Antonio Machado, redactando un retrato del amigo sevillano verdaderamente inolvidable; o cuando, por la radio, se enteran que Cipriano Rivas Cherif, que había tenido un papel tan esencial en la salida de España de los Jiménez, entregado por los alemanes al gobierno de Franco, corre peligro de ser fusilado.

Desde Valencia van a viajar a Figueras y pasarán a Francia por la Junquera, con dirección a París. El día 26 de agosto, con un pasaje en el Aquitania, Juan Ramón y Zenobia se hacen a la mar en Cherburgo, con rumbo a Novedosa York. Atrás queda su casa de La capital española, con todas sus pertenencias y, sobre todo, con la obra en marcha inconclusa. Zenobia fue una importante autora y traductora, que adaptó al español obras de Rabindranath Tagore. En el año 1916 el poeta andaluz contrajo matrimonio con la catalana Zenobia Camprubí, su gran compañera que le ayudó en sus múltiples instantes de desequilibrio sensible. En el año 1901, Juan Ramón fue internado en el sanatorio psiquiátrico Castell d’Andorte de Le Bouscat , en donde se interesó por la poesía de los simbolistas.

Tras la muerte de la esposa del doctor Simarro, éste invita a Juan Ramón y a Nicolás Achúcarro a que se instalen con él en su casa. La vivienda del doctor Simarro, situada en el número 1 de la calle Aranda, tenía una espléndida biblioteca en donde el poeta puede leer a Kant, Voltaire, Hume, Wundt, Spinoza, Goethe, Shelley, a Carducci, Carlyle, a Heine, a Hölderlin, a Schopenhauer, o a Nietzsche. El arte se convierte para él, en esta época, en una actividad que lo salva del utilitarismo burgués, marcándole misiones de regeneración personal y social.

Prosigue colaborando con la Vivienda de Alumnos, en este momento con el apoyo y compañía de Zenobia, quien se hará cargo de la secretaría del Lyceum Club Femenino. Asimismo las relaciones con Lorca, iniciadas a principios de los años 20, se estrechan en estos años, con la participación del granadino en la celebración que la Residencia proyecta para homenajear a Tagore con la representación de Sacrificio. Después, Federico invita a Juan Ramón a conocer Granada; el viaje, a principios del verano de 1924, se convierte en un acicate para la creación. Olvidos de Granada, un increíble poemario, tiene su origen y raíz en este acercamiento del poeta con la ciudad andaluza, del que también Lorca dejará constancia escrita en un «retrato» de Canciones. En el otoño de 1915, Juan Ramón ya ha tomado la decisión firme de casarse con Zenobia. A inicios de 1916, Juan Ramón Jiménez viaja a Estados Unidos para casarse con Zenobia Camprubí, que acompañada de su madre había viajado a ese país a fines del año previo.