Años Han Pasado Desde El Inicio De La Revolución

La primordial crítica a esta periodización de la historia es su eurocentrismo. O sea, todos los enormes jalones que marcan el cambio de las edades fueron seleccionados desde una visión histórica europea. Especialmente visible es el paso de la Edad Antigua a la Edad Media que no tiene significado para las civilizaciones orientales, africanas o mesoamericanas. Edades de la historia según la periodización de hoy no se introduciría hasta el siglo XIX. Entonces, distintos historiadores principalmente de la academia francesa, consideraron que se había producido una ruptura con el periodo popular como Edad Actualizada, establecida al final en el año de la Revolución Francesa .

Por ello, podemos encontrar la raíz de su hundimiento en la derrota de la Revolución Espartaquista en Alemania entre 1918 y 1919. Y en ese sentido, lo que requiere explicación no es que la URSS se hundiese en 1991, sino durara hasta el momento. En el campo administrativo, ya en 1790 se había reordenado el territorio en cien departamentos que barrieron la antigua división en señoríos. Los departamentos estaban re­gidos por un consejo general y un presidente, 2 títulos de resonancias republicanas. En la era napoleónica –o de la consolidación revolucionaria– sumaron a su organigrama un prefecto.

Napoleón Iii, El Último Emperador De Francia

El problema es que el término “socialismo” ha tenido múltiples acepciones. Ya en el siglo XIX Marx y Engels, en el Manifiesto Comunista, hablaron de “socialismo reaccionario”, “socialismo feudal”, “socialismo pequeño-burgués”, “socialismo conservador” y “socialismo utópico”, aparte del “socialismo científico” que ellos propugnaban. Y en el siglo XX no tenían el mismo concepto lo que existía en el Este de Europa, a veces llamado “socialismo real”, que el “socialismo” propugnado por la Segunda En todo el mundo, y menos todavía el “nacionalsocialismo”. O lo que posteriormente, sobre todo en Latinoamérica, se ha llamado “socialismo del siglo XXI”. La primera gran iniciativa alternativa de periodización histórica vino de mano del marxismo, que se centraba en los cambios en las maneras de producción y adelantaba una etapa futura de socialismo.

años han pasado desde el inicio de la revolución

Esta revolución puso fin a la dinastía Pahvali y dio paso a una república islámica en Irán. La revuelta estuvo encabezada por el ayatolá Jomeini, mandatario político y espiritual, e impulsada por organizaciones de izquierdas y movimientos estudiantiles. El cambio de régimen afianzó el islamismo fundamentalista como fuerza política. A lo largo de seis años, los revolucionarios cubanos lucharon contra el régimen de Fulgencio Batista. Finalmente, la armada rebelde se impuso en 1959 y también instauró un gobierno comunista liderado por Fidel Castro.

Estos sucesos pasaron a la historia como el Día de la Rebeldía Nacional. Precisamente, los bolcheviques deseaban que la clase obrera accediera al poder de modo no sólo nominal sino más bien efectivo, y su objetivo último era el comunismo, cuyas condiciones Lenin formularía como Soviets mucho más Electrificación, que en el marco de hoy podríamos elaborar como Democracia Participativa mucho más Robotización. Pero el problema era que la viabilidad de que los Soviets fuera un instrumento estable para la Democracia Participativa incluyendo la esfera de la producción estaba vinculada a la consecución de una automatización que dejara sobrepasar la sumisión de los obreros a las cadenas de montaje. Lenin argumentó contra estas selecciones visto que los destacamentos de vanguardia del proletariado habían pasado a ser parte del Ejército Rojo para confrontar con los Ejércitos Blancos contrarrevolucionarios apoyados por tropas de las potencias capitalistas. Y de hecho, exactamente el mismo Lenin, que propugnó romper en Rusia lo que llamó el eslabón más débil de la cadena imperialista, no se hacía ninguna ilusión sobre la posibilidad de su supervivencia si se quedaba aislada.

¿Por Qué Dividimos Así Las Edades De La Historia?

El día de hoy entendemos este término como un cambio extremista o violento, una transformación instantánea y de algún tipo de orden. El eco de 1789 influyó en movimientos revolucionarios liberales como el encabezado por Rafael Riego en España en 1820. Había que borrar del inconsciente colectivo los signos de la temporada superada.

La Revolución asimismo replanteó las competencias de la Iglesia y el Estado, en el pasado sincronizados. Por un tiempo apartó a este último de la religión, sobre la base de las libertades de culto, conciencia y expresión. Prueba de este nuevo sentido fueron los derechos civiles que se concedieron a protestantes y judíos, antes marginados. O, tras el concordato firmado por Napoleón, el trato entre iguales entablado entre París y la Santa Sede.

El indigenismo, el ruralismo, el tema ferrocarrilero, el urbano, la interiorización psicológica, y otros considerablemente más son temas derivados de la Revolución y el cambio de construcciones que supuso el movimiento innovador. La R., fué un trauma en la forma de pensar colectiva mexicana y la novela ha entregado al intelectual el instrumento crítico de diagnóstico-pronóstico de una realidad que se procura mudar. Ha dado la carta de nacionalidad a México, la R., tenemos la posibilidad de decir ha dado la legalidad crítica a la novelística como soporte específico de protestas y posiciones. En la primera etapa, de la novela, principalmente reportaje, el novelista que hace la R., se desilusiona y se desahoga en sus escritos exponiendo sin tapujos su decepción «discursiva».

Las Datas Que Modificaron El Mundo

La Revolución Mexicana proporcionó a los escritores de trabajo y a narradores improvisados el razonamiento, la expresión y la justificación ética que los forzaron a escribir sobre los hechos nacionales, en un período literario en que el realismo y el costumbrismo naturalista todavía pretendían explicar la vida. La no consecución de los planes trazados fue un fracaso militar, pero sin dudas, se articuló como un éxito moral y político al marcar la ruta de la posterior lucha guerrillera que culminó con el Triunfo de la Revolución Cubana. Al igual que sus compañeros, Fidel permaneció en la prisión hasta el 15 de mayo de 1955. Una vez estuvo en libertad, y en conjunto clandestinidad, creó la organización político-militar Movimiento 26 de Julio, con Che Guevara, Haydee Santa Maria, Melba Hernadez o Vilma Esoin en sus filas. Era 16 de octubre de 1953 y, en la autodefensa, pronunció su alegato final conocido como La historia me absolverá.

El Alegato De Fidel: “la Historia Me Absolverá”

Todo cambió hace unos 40 años, cuando la caída de la Unión Soviética y la crisis de los partidos marxistas acabaron con los viejos miedos, y empezó la reconquista del poder por las clases dominantes que ha acabado llevándonos a la situación de hoy de estancamiento económico y desigualdad social. El siglo de la revolución es un libro que, mediante la historia de los últimos cien años, nos ofrece las claves para comprender el planeta en que vivimos. En la tradición marxista se ha llamado “socialismo” a una etapa de transición hacia el comunismo (aunque exactamente el mismo Marx, en la “Critica del Programa de Gotha”, hablaría en cambio de “primera fase del comunismo”). Pero es muy incierto que lo que existió en la Unión Soviética a lo largo de 74 años pueda considerarse una “etapa de transición”.

“No temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos”En diciembre de 1956 un conjunto de 82 guerrilleros, adelante del Fidel, se embarcaron en México en el Yate Granma para desembarcar en la Playa de las Coloradasm em el Oriente Cubano. Tras un mal comienzo con varias bajas, un grupo de 20 personas, el Ejército Rebelde, consiguieron instalarse en una base guerrillera en la Sierra Profesora. Este fue el comienzo de la pelea y revolución que derribó a la dictadura en la magnífica victoria del 1 de enero de 1959. La represión liberada por los déspotas contra los asaltantes fue de lo más salvaje; Apresados tras el asalto, a Abel Santamaría le sacaron los ojos y a Boris Luis Santa Coloma le arrancaron los testículos. Una veintena de combatientes fueron sacados con vida del Hospital Saturnino Lora y trasladados por los soldados de la dictadura al cuartel, donde por orden de Batista, fueron asesinados a diez presos por cada soldado muerto. Era domingo de carnaval aquel 26 de Julio de 1953 en Santiago de Cuba cuando, de madrugada – a las 5 y 15 a.m.-, un grupo de ciento setenta y cinco jóvenes inició el asalto.