Biografia De David Livingstone

Livingstone fue entre los primeros europeos que completaron un viaje transcontinental mediante África. La meta final era para abrir novedosas sendas comerciales y acumular información de utilidad sobre el territorio africano. David Livingstone nació en la pequeña localidad de Blantyre, Escocia, el 19 de marzo de 1813. Estudió en la Capacitad de Medicina y Teología en Glasgow y en 1838 entró en la Sociedad Misionera de Londres con la meta de llegar a China, pero debido guerra del opio que se desencadenó en China, no pudo efectuar su deseo.

A fines de la década de los sesenta, la lectura de la prensa día tras día se había popularizado merced al aumento de la alfabetización y a la bajada de los costos de los periódicos, que se hicieron entre cinco y diez ocasiones mucho más baratos. La sociedad se sentía atraída por la desaparición de Livingstone y devoraba los diarios en busca de novedades. Ante tal revuelo mediático, y en vista de jugosos beneficios con apariencia de ventas, Gordon procurará por todos los medios una respuesta a la pre­gunta lanzada por la prensa británica.

Títulos Para “david Livingstone”

Además de esto, científicos de todo el planeta se reúnen en las cataratas Victoria para investigar su vida y su legado. En realidad, David Livingston tenía que haber ido a China, pero como estalló la Guerra del Opio, el explorador escocés se fue a África, una resolución que tomó de manera casual pero que terminó siendo de incalculable valor para la ciencia. Convertido en un hombre rico, Livingstone regresa a Africa un par de años después por cuenta propia y consigue descubrir los lagos Tanganika, Moero y Bangwelo.

En noviembre de 1871, el cronista ha recorrido ahora media África, y cuando menos en dos ocasiones le comentaron de un extraño forastero de avanzada edad, barba gris y cutis blanco. Sus proposición no convencieron a casi absolutamente nadie en Inglaterra –incluido a Livingstone–, y debieron pasar otros 13 años a fin de que Speke recibiese el merecido recono­cimiento. Según la teoría del doctor, las fuentes debían nacer mucho más al sur del lago Victoria. A lo largo de su penosa marcha se irían multiplicando los descubrimientos, pero asimismo todo tipo de adversidades. Su obsesión era situar en el mapa el origen del Nilo, una incógnita que se arrastraba desde los tiempos de la civilización occidental.

El enero de 1862 había perdido a su mujer, tres meses después de regresar de Inglaterra. En 1864 el Gobierno británico le obliga a regresar a Londres, semeja que por la presión de predominantes traficantes de esclavos. Durante veinte años el doctor se dedicó a examinar la zona central de África en pos de una senda que sirviera de ruta comercial para Occidente. En el emprendimiento de Livingstone el comercio era el primer peldaño hacia la entrada de la civilización, que debía eliminar el tráfico de esclavos.

Exploradores Griegos: El Nacimiento De Una Geografía Mítica

Predeterminado en Ujiji, al S del lago Tanganica , Livingstone emprendió un viaje hacia las tierras situadas al oeste del lago, lo que le transformó en el primer europeo en llegar al río Lualaba (en la presente República Democrática del Congo). Retirado a la fuerza por agotamiento y enfermedades propias de las ubicaciones ecuatoriales, Livingstone regresó a Ujiji, sin encontrar las deseadas fuentes del Nilo. En su primera expedición, iniciada en 1849, Livingstone cruzo el desierto de Kalahari y fue el primer europeo en descubrir el río Ngami. Dos años más tarde, tras arrastrar serios peligros, así como los continuos asaltos de determinadas tribus muy belicosas, fieras salvajes, rincones impracticables y todo tipo de anomalías de la salud infecciosas, Livingstone descubrió el río Zambeze. Livingstone cayó enfermo y a lo largo de los siguientes seis años perdió totalmente el contacto con el mundo exterior.

biografia de david livingstone

El director del New York Herald, en la sospecha de que esta historia podía reportar un lucrativo reportaje, encargó al periodista y viajero Henry Morton Stanley que buscara a Livingstone sin reparar en gastos ni medios. Así pues, en el mes de febrero de 1871, Stanley partió de Zanzíbar a cargo de una expedición compuesta de 192 hombres con el propósito exclusivo de conseguir a Livingstone. Médico y misionero escocés, David Livingstone fue designado en 1865 por la Royal Geographical Society británica para ir en busca del nacimiento del Nilo. Pasó una gran parte de su vida en viajes de exploración por territorio africano. Tras cinco años de incesante trabajo, Livingstone se ve obligado a capitular.

El Interior De África Viages Del Doctor David Livingstone

Esta casa en Mikindani, en el sur de Tanzania, fue el punto de inicio de la última expedición de Livingstone. Livingstone creía que la fuente se encontraba más al sur y reunió un equipo para encontrarla compuesta por esclavos liberados, pobladores de las Comoras , 12 cipayos y 2 sirvientes de su expedición anterior, Chuma y Susi . En 1855, el doctor Livingstone descubrió el curso del río Zambeze y llegó hasta las cataratas “humo de atruena”, como las describían los pobladores del lugar. El ex primer ministro escocés Jack McConnell resaltó en unas declaraciones a la televisión local la pelea del explorador contra la esclavitud. El influjo del conjunto de naciones negro le acompañaría –también a él– hasta el último de sus días.

Pero sus vivencias en condiciones inhóspitas le acabaron pasado factura cuando tenía poco mucho más de 50 años. El imperio británico, que por aquella temporada vivía uno de sus instantes de plena expansión de poder, le consideraban un héroe nacional. Sus libros se agotaban antes de que llegaran a la imprenta y todavía hoy se consideran importantes para la documentación. Quedó tan fascinado por el conjunto de naciones, que fue sin tener en cuenta su propósito original de evangelizar y civilizar de los originarios.

Livingstone Y Stanley

En 1851 encontró con una fuerte corriente, el Zambeze, cuyo paseo no había transitado nunca un europeo. Hijo de una familia de trabajadores, David Livingstone medró en la localidad escocesa de Blantyre. Ahora a lo largo de su temporada de estudiante de Medicina en Glasgow trabajó para la Sociedad Misionera de Londres. En diciembre de 1840 fue enviado de misión al sur de África, donde pasó varios años en las bases de la sociedad misionera en Kuruman, Mabotsa y Koloben. El escritor Alan Moorehead detalla su avance como “rápido, implacable con las tribus nativas que se le oponían y con enormes pérdidas de vidas entre sus hombres. No es extraño, pues, que los nativos congoleños le llamaran Bula Matari, “el rompedor de rocas”.

Exploración De África Meridional Y Central [ Editar ]

Pese a los impulsos de Stanley, Livingstone se encontraba decidido a no abandonar África hasta que su misión estuviese completa. Su patología lo confundió y tuvo dificultades de juicio al final de su vida. Exploró el Lualaba y, al no localizar conexiones con el Nilo, regresó al lago Bangweulu y sus pantanos para examinar probables ríos que fluyen hacia el norte. Henry Morton Stanley había sido enviado a procurarlo por el periódico New York Herald en 1869. Encontró a Livingstone en la localidad de Ujiji a orillas del lago Tanganica el 10 de noviembre de 1871, saludándolo con las en este momento reconocidas palabras “Dr. Livingstone , ¿Supongo?” Livingstone respondió, “Sí”, y luego “Me siento complacido de estar aquí para ofrecerle la bienvenida”.