Biografia De Felipe V De España

En el momento en que el monarca estaba activo, se mostraba verdaderamente activo, lo que contrastaba con el gobierno del anterior monarca, Carlos II. Se encuentra dentro de los monarcas más esenciales de la narración de España, y reinó mucho más tiempo que cualquier otro soberano español, 46 años. El aspecto del nuevo monarca, joven y apuesto –en contraste con el enfermizo y contrahecho Carlos II–, fue percibida por sus súbditos como un signo de promesa para una monarquía acechada por tantos leones rugientes. Pero el entusiasmo no fue general, ni en España ni aún menos en el extranjero. En septiembre de 1701, Austria, Inglaterra y Holanda formaron una coalición contra Luis XIV y enseguida reventaron las hostilidades en Italia.

biografia de felipe v de españa

De ella heredó una suerte de melancolía anquilosante que se manifestaba por largos periodos de reclusión y abandono, y que transcurrido un tiempo lo llevaría a una acentuada demencia. Felipe V se embarcó, asistido siempre por capaces consejeros, a lo largo de estos años, en una reforma profunda de la economía española, singularmente en lo relacionado al sistema tributario, caduco y también ineficaz, y al comercio con las colonias de Ultramar. Al tiempo supo actualizar la composición administrativa del reino, mientras que impulsó la optimización de la educación de los españoles que pasó a ser gestionada por el Estado. Felipe continuó siendo un rey eficaz y también inteligente, pero el correr del tiempo y su caos bipolar se unieron para destruirle.

Un Borbón En La Capital De España

Aun de esta forma, el rey de España logró algunas victorias, la más importante de ellas la de Almansa en 1707, sobre las fuerzas angloportuguesas que el año anterior habían tomado La capital de españa, hecho que al abúlico Felipe V le valió el mote del Animoso. Felipe V era un muchacho de 17 años cuando Carlos II le escogió para ser el nuevo soberano de España. Un trastorno bipolar lo acompañó durante toda su historia personal y política.

biografia de felipe v de españa

2 murieron prematuramente y los otros dos llegaron a ocurrir a su padre en el trono. Pero la joven reina padeció a lo largo de años de tuberculosis y murió poco tras la guerra, en el momento en que tenía solo 25 años. Entretanto los poderes fácticos en Europa se mostraban alarmados por el giro afrancesado que, con la llegada de Felipe V, tomaba España.

Felipe aceptó finalmente el trono, el 16 de noviembre de 1700, renunciando a sus derechos al trono de Francia, en tanto que esta cláusula impuesta por el rey español Felipe IV, era condición imprescindible para lograr entrar al trono español. Parece ser que Felipe IV, padre de Carlos II, ya preveía los futuros inconvenientes sucesorios que iban a sobrevenirle al demente de su hijo. Con Isabel de Farnesio como reina, cambió el rumbo de la política exterior de españa. En este momento los intereses del reino se dirigieron hacia Italia, con la clara intención de recuperar lo perdido en los distintos tratados firmados tras la paz.

Felipe V, Rey De España

Como contrapartida, los franceses secundarían la política de españa en Italia y ocuparían Gibraltar en el caso de intervención inglesa. La efectividad de Patiño como ministro de guerra quedó demostrada en la organización del ejercito que partió hacia Italia. Francia perdió la oportunidad de ver a su candidato en el trono polaco por lo que negoció la paz por separado con Viena, en el año 1735.

El rey tomó partido por su esposa empezando con ello una exclusiva etapa de su reinado. Desde ese momento España se emancipaba de la predominación francesa — otra parte, Luis XIV moriría un año después— y, por medio de Isabel, encauzaba su actuación por canales italianos. En los asuntos extranjeros, Felipe V siempre y en todo momento se dejó llevar por las mujeres de su reino, y desde 1715 la corte madrileña orientó sus designios en los intereses dinásticos inmediatos de Isabel. A fines de enero de 1701 Felipe V partió hacia España y ya nunca volvería a pisar suelo francés. El 8 de mayo juró su alta investidura en los Jerónimos frente a las castellanas y el pueblo acogió esperanzado al joven monarca, cuyo aspecto interesante y su porte muy elegante se imponían fácilmente a la deforme figura de su antecesor.

Almansa inició un veloz desarrollo de conquista de parte importante de la vieja Corona aragonesa por la parte de las tropas de Felipe V. Esos éxitos en la política exterior de Felipe V se debieron, fundamentalmente, a la ayuda del ejército francés y a la incapacidad de Austria de transportar tropas por carecer de una armada. Tras la paz de 1714, se creyó que un país que había perdido prácticamente todo su imperio se volvería más pobre; pero sucedió todo lo contrario. Los ingresos del gobierno aumentaron de modo extraordinario tras la guerra. Por norma general, los impuestos no crecieron, pero se recaudaban con mayor eficacia.

El Inconveniente Sucesorio: La Guerra De Sucesión

Felipe era por consiguiente nieto de Luis XIV y de María Teresa de Austria, hija del rey Felipe IV y hermana de Carlos II, el último rey de los Austria. El débil y enfermizo Carlos II fue quien nombró heredero a su sobrino-nieto Felipe duque de Anjou… Pero tras contemplar otras alternativas, tras soportar demasiadas presiones y para intentar eludir la partición del Reino. No está tolerado verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. No obstante, ahora desde la infancia, mostró Felipe querencia por la tristeza y la melancolia, síntomas que en la actualidad encajarían con toda probabilidad dentro de un cuadro clínico de depresión — por aquel entonces los galenos se limitaban a apuntar que el pequeño Felipe era víctima de “vapores”. Del mismo modo en estos primeros años de vida desarrolló una tendencia por el desorden y la impuntualidad, defectos que al lado de la inclinación al trasnocho le acompañarían toda su existencia, siendo objeto de la comidilla de la corte.

Las Mujeres Y El Poder En El Museo Del Prado

Fernando VI falleció sin descendencia y accedió a la Corona el hijo mayor de su madrastra, Isabel de Farnesio, con el nombre de Carlos III. Y ella murió el 9 de julio de 1766 (ayer se cumplió el 255 aniversario), justo 20 años después que su marido. El nuevo rey fue proclamado como Felipe V el 24 de noviembre, reconocido como monarca legítimo por las potencias de europa salvo Austria, puesto que el archiduque Carlos se consideraba el heredero con más derechos y también pretendía el trono. Los ministros españoles brindaron un paso más en la reforma y recuperación del país. El fomento de la Marina empezó con Alberoni y se continuó bajo la dirección de José Patiño, y posteriormente con Campillo, lo mismo que sucedió con el ejército, reorganizado bajo el modelo francés. Se protegió la industria y sobre todo el comercio con las colonias americanas, las que seguían siendo la principal fuente de ingresos para la Hacienda. Mediante este pacto, España se comprometía a ayudar a Francia para imponer en el trono de Polonia al cuñado de Luis XV, Estanislao Leczynski.

A lo largo de esos años ahora supo que el primer rey de la Casa de Borbón en España padecía crisis depresivas importantes y poco a poco más frecuentes, que recordaban el carácter enfermizo de su madre. En periodos de gran actividad, como fueron los de la extendida guerra, Felipe V se mostraba vitalista, decidido. Aunque su acusado apetito sexual aguzaba sus crisis en el momento en que estaba lejos de su esposa.

Praga Y Núremberg Conmemoran El Nacimiento De Carlos Iv

Así, el 16 de septiembre de 1714 se festejaron los esponsales por poderes en Parma e Isabel Farnesio se puso en sendero hacia Madrid. El reinado de Felipe V se vio envuelto en un esplendor cultural más oficial que real, que acabó con la creación de numerosas academias, a imitación del movimiento ilustrado de Francia. En el año 1713 se creó la Real Academia De españa, tal como la Biblioteca Real. En el año 1713 Felipe V decretó la Ley Sálica (de claro origen francés), por la que se prohibía a las mujeres heredar el trono de España en caso de que hubiese algún varón disponible por línea directa. Ya que no tuvo todos los requisitos legales cumplidos en su promulgación, esta ley ocasionaría más tarde graves perjuicios al país a lo largo del siglo siguiente, al ocurrir a Fernando VIIsu hija Isabel II, provocando la Guerra Carlista, llamada así por el pretendiente Carlos María Isidro, hermano del rey.