Biografia De Margarita Salas

La aplicación práctica del Phi29 al lado de su importante repercusión económica muestra, una vez más, como los desenlaces prácticos en muchas ocasiones no son previsibles a priori. Margarita es una firme defensora de la investigación básica, a la que considera el motor de la investigación aplicada y la tecnología. Los logros conseguidos a lo largo de su trayectoria científica son una buena prueba de esto.

A lo largo de 23 años fue maestra de Genética Molecular en la facultad de Químicas de la Universidad Complutense de La capital española, lo que le dejó elegir a excelentes estudiantes de doctorado que hicieron su proposición en el laboratorio. En sus cincuenta años de carrera en España, formó a mucho más de cincuenta doctorandos que, al lado de otros varios doctores que han obtenido una formación postdoctoral y los especialistas, forman una gran familia de hijos, nietos y hasta bisnietos científicos. Salas explicó sobre esto que, «teníamos varias razones para escoger ese fago.

Margarita Inspecciona El Bacteriófago Φ29

Y esta es una vía que es dependiente del presidente del CSIC y con la que no todo el mundo puede contar. Margarita asegura que cuando sea mayor quiere ser como Rita Levi-Montalcini, quien fue todos y cada uno de los días al laboratorio hasta los cien años. En el laboratorio de Ochoa, Margarita jamás se sintió discriminada por ser mujer. Lo primero que logró Ochoa fue poner a Eladio y a ella en distintas grupos de trabajo. La razón que les dio fue que, de esta manera, cuando menos, aprenderían inglés. Pero parece mucho más plausible, tal y como apunta nuestra Margarita, que el premio nobel buscase que cada uno desarrollase su personalidad científica.

Logró entrar a trabajar inmediatamente en el laboratorio de Alberto Sols, pionero de la bioquímica en España. En la facultad, quedó encantada por la proporción de prácticas de laboratorio que se realizaban, especialmente en el laboratorio de química orgánica. Lo siento, pero la información que dispongo es la que cito en este articulo. Queria entender intensamente toda la esencia de la ciencia, y descubrir en un instante de su vida que habia intimado con el meollo de la sabiduria. Como apasionada de la divulgación científica, redacta en su blog personal Los Mundos de Brana y coopera en Naukas, Pa ciència, la nostra, Desgranando Ciencia y Desayuno con fotones.

Margarita Salas, Pasión Por La Biología Molecular

En la capacitad conoció a Eladio Viñuelas que se convirtió en su marido y compañero de profesión, hecho fundamental pues ambos comprendían mutuamente el tiempo y sacrificio que requería la investigación, que era además de esto su pasión. Los dos fueron asimismo compañeros de doctorado con Alberto Sols, bioquímico del CSIC, si bien para conseguir que Sols dirigiera la tesis a Margarita, necesitó una recomendación del propio Severo Ochoa. José Salas, el padre, estuvo en la Residencia de Estudiantes y tuvo contacto con grandes intelectuales de la época (Buñuel, Dalí, Lorca, el propio Severo Ochoa…). Pero aparte de contacto, era amigo de Severo Ochoa (con el que tenía un cierto parentesco), amistad que influyó de forma decisiva en el interés de Margarita para dedicarse a la bioquímica. Licenciada en Química por la Universidad Complutense de Madrid en 1960, se doctoró más tarde en Bioquímica.

biografia de margarita salas

Diplomada en Ciencias Químicas y doctora en Bioquímica por la Facultad Complutense de La capital española, amplió estudios en la Facultad de Nueva York donde, entre 1964 y 1967, fue pupila del Nobel español Severo Ochoa. Uno de ellos, si bien no le agradaba llevar a cabo distinciones entre hombres y mujeres, ni se encontraba a favor de las cuotas, como la primera mujer miembro de la Real Academia de Ciencias de España. Margarita Salas rompió los techos de cristal de la ciencia a partir de empeño.

Acercamiento De Margarita Salas Con Eladio Viñuela

Para terminar con esta discriminación, comenzó una investigación en los setenta sobre el virus de la peste porcina africana. La investigación del Phi29 quedó exclusivamente bajo la dirección de Margarita. Es así como pudo probar que era con la capacidad de sacar la investigación por sí misma sin necesidad de Eladio y se transformaba en una científica con nombre propio y no sólo » la mujer de». El objetivo de los dos eran desentrañar todos los mecanismos que los virus empleaban para su morfogénesis.

Tras el doctorado, se fue a EEUU para trabajar en el laboratorio del Premio Nobel Severo Ochoa, que además, fue su mentor. En 1963, Margarita Salas leía su tesis doctoral sobre el metabolismo de los hidratos de carbono en la Universidad Complutense de La capital de españa, obteniendo la calificación de Destacable Cum Laude. Su tarea docente fué del mismo modo valoradísima por sus varios estudiantes, muchos de los que llegaron a establecer sus propios grupos de investigación disfrutando hoy de un reconocido prestigio entre la red social científica enfocada. Ejemplo notable es la doctora en biología María Blasco, la valorada directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas , La capital española.

Ficha Técnica De Vida De Margarita Salas

El fago Phi29 es un virus inocuo para el hombre que infecta a Bacillus subtilis. La primera cosa que descubrió el aparato de Margarita fue que el ADN del Phi29 tiene, unida a sus extremos, una proteína fundamental a fin de que empieze la duplicación del ADN. La primera cuestión esencial que se propusieron era la elección del tema del trabajo sobre qué deseaban investigar y avanzar. No solo tenían intención de continuar con las indagaciones que habían tenido en el laboratorio de Ochoa, puesto que en España no podrían desafiar a este centro. Por ello, escogieron el fago Phi29, que eran bastante complejo morfológicamente.

Al acabar este curso, llegó la hora de seleccionar carrera y no terminaba de decidirse entre las Ciencias Químicas y la Medicina. Así que optó por ir a La capital española para estudiar un curso selectivo que le valdría para ambas. Este contaba con cinco materias (Física, Química, Matemáticas, Biología y Geología) que había que aprobar para proseguir la carrera de Química. Para hacer la de Medicina, en cambio, no hacía falta superar la Geología, asignatura que a Margarita no le entusiasmaba. Abierta la oportunidad de cursar los dos estudios, por último se decidió por la Química, lo que fue una aceptable elección puesto que muy pronto se percató del entusiasmo que le generaba pasar horas en el laboratorio de Química Orgánica.