Biografia De Santiago Carrillo

Para eludir que el ejército de Franco ampliase sus efectivos, la Junta de Defensa decidió evacuar a los presos de las cárceles madrileñas, tal como a todos esos civiles y militares similares a los nacionales. Con este fin, en el mes de noviembre de 1936 partieron de Madrid los primeros convoyes, pero varios buses fueron desviados de su sendero. A lo largo de la Guerra Civil, Carrillo abandonó el PSOE y se inscribió al PCE después de que el Gobierno republicano dejase Madrid ante la presión del ejército nacional. Acto seguido, fue nombrado asesor de Orden Público por la Junta de Defensa de la capital, establecida como medida de urgencia para cubrir el vacío de poder en la localidad y diseñar su escudo frente al enemigo. En la cárcel se distanció de Largo Caballero, al considerarlo demasiado moderado para sus ideas. Ya en independencia, los representantes de la Internacional Comunista le plantearon viajar a Moscú para negociar la unificación de Juventudes Comunistas y Juventudes Socialistas.

También pasó por periodos de clandestinidad en los que adoptó el seudónimo de “Giscard”. Después de negociaciones con el PSOE, firmó el ingreso de los integrantes de su partido en las filas socialistas, si bien él decidió quedarse ajeno. Fue reelegido diputado en las próximas elecciones de 1979.Vivió el golpe de Estado del 23-Fy fue entre los tres políticos, al lado del presidente del Ejecutivo, Adolfo Suárez y el vicepresidente, el general Gutiérrez Mellado, que permaneció en su escaño desobedeciendo las órdenes del coronel Tejero. Si bien de clara militancia republicana, no dudó jamás en mostrar suadmiración por el reycon quien mantenía una aceptable relación.

Descripción Del Producto

El 6 de noviembre de 1982, en una reunión del Comité Ejecutivo, donde se pidieron cambios profundos, Santiago Carrillo presentó su dimisión con secretario general y propuso para sustituirle a Gerardo Iglesias, que fue nombrado al día siguiente. Fue detenido en La capital española tras una amplia y extensa operación policial, el 22 de diciembre de ese año, adjuntado con otros siete líderes del PCE, y procesado por asociación ilícita. Pocos días después, el 30, fue puesto en libertad provisional, bajo fianza de trescientas mil pesetas. En 1974 creó con Rafael Calvo Serer la Junta Democrática que integraron fuerzas y personalidades políticas opuestas al régimen del general Franco. El 14 de agosto de 1971, fue expulsado de Francia pero logró que, tiempo después, se le permitiera volver; en el mes de mayo de 1972, fue expulsado de Alemania. En el VI Congreso del PCE Dolores Ibárruri fue elegida presidenta y Santiago Carrillo, secretario general, cargo en el que permaneció durante veintidós años, logrando mantener el poder contra las tendencias marxistas-leninistas , democratizadoras o estalinistas .

Con la cámara de tu móvil, escanea el próximo código y descarga la aplicación de Kindle. Santiago Carrillo redacta en las páginas de opinión del diario El País y participa semanalmente en una tertulia política, llamada “la tertulia de sabios”en el software “La ventana”de la cadena SER. El 19 de noviembre de 2002, recibió el Premio Fernando Abril Martorell por su “definitiva contribución a la transición”democrática en España. En el XI Congreso del PCE, celebrado en el último mes del año de 1983, se apreció la división que existe entre gerardistas y carrillistas, que se acentuó durante 1984 y culminó a lo largo de los meses de marzo y abril de 1985 con la exclusión de Carrillo y sus seguidores de los órganos de dirección del PCE, el 15 de abril de 1985.

Por una blasfemia involuntaria, fue obligado a pasarse una hora de rodillas y con los brazos en cruz mientras mantenía en todos y cada mano un libro increíblemente pesado. Como contestación al fanatismo de sus instructores, sus progenitores eligieron sacarlo del instituto. Su influencia, su carácter y su actuación a lo largo de la guerra y después en la democracia son motivos importantes para aclarar inquietudes y ofrecerle el lugar que le corresponde en la historia. Santiago Carrillo y Ángel Maestro, desde ópticas contrapuestas, nos ofrecen la Cara y Cruz de un personaje que fue una de las figuras emblemáticas de la mujer en región republicana y la mucho más odiada por sus adversarios politicos, incluidos algunos ex comunistas . Trabajó como periodista hasta que empezó a ocuparse a la política a tiempo terminado, profesión y vocación a la que ha dedicado toda su vida.

Los Clientes Del Servicio Que Vieron Este Producto Asimismo Vieron

La hostilidad que mostró Largo Caballero hacia Prieto durante toda su vida sería asumida en parte por Santiago Carrillo y, desde 1934, formaría una parte de su carácter político. Sin embargo, el enfrentamiento subyacente entre Prieto y Largo Caballero tuvo escasas consecuencias antes de 1914. Esto obedecía en buena medida a que en las dos décadas previas al estallido de la Enorme Guerra, los costos y los sueldos habían sido parcialmente equilibrados en España, aunque los primeros figuraban entre los más superiores y los segundos entre los más bajos de Europa. De resultas de ello, solamente se mantuvieron debates relevantes sobre el ascenso al poder por medios electorales o mediante huelgas revolucionarias.

En octubre de 1996, presentó “Un joven del 36”, editado por Mundo en su compilación “La España Plural”, y el 20 de marzo de 2003, “La memoria en retazos”. En 2008 publicó un libro sobre Dolores Ibárruri, titulado “Dolores Ibárruri. Pasionaria, una fuerza de la naturaleza”y otro titulado “La crispación en España. De la Guerra Civil a nuestros días”. A lo largo de la jornada sobre la Ley de Memoria Histórica celebrada en el Congreso de los Diputados, el 19 de octubre de 2007, el ex secretario del PCE aseguró que la derecha de hoy es la misma que la de 1936, que se sigue basado en exactamente las mismas ideas sobre el nacionalismo español y el catolicismo.

Por otro lado, la influencia del PCE sobre la opinión pública de españa seguía siendo extremadamente limitada, como pondría de mani­fiesto el fracaso de la “huelga nacional pacífica” con­vocada por los marxistas para mayo de 1959. Aun de esta manera, el VI Congreso del PCE, celebrado clandestinamente en 1960, revalidó la política de reconciliación nacional y la huelga nacional pacífica como medio de terminar dentro de poco plazo con la dictadura. Carrillo, que contaba 40 y cinco años, vio ratificado su paso a la Secretaría General.

El Zorro Rojo: La Vida De La Ciudad De Santiago Carrillo (biografías Y Memorias) Tapa Dura – 4 Abril 2013

Tras ser candidato en las elecciones europeas del 15 de junio de 1989 y no conseguir escaño, no se presentó a las elecciones generales del 29 de octubre de 1989. Propició el cambió de orientación del PCE a partir de 1956 con la “política de reconciliación nacional”, lo que causó una primera escisión de carácter marxista-leninista. En el tercer mes del año de 2011, el historiador británico Paul Preston aseguró en un producto que la responsabilidad Carrillo en la matanza de Paracuellos fue considerablemente mayor de lo que el ex- dirigente comunista ha reconocido nunca. Santiago Carrilo Solares, secretario general del Partido Comunista de España de 1960 a 1982, y uno de los autores de la transición española, nació en Gijón, Asturias, el 18 de enero de 1915.

Los socialistas rechazaron, por su parte, una política de unidad de la izquierda en cualquiera de las versio­nes propuestas por aquel entre 1980 y 1982. Acosado por los descalabros electorales, la contestación interna y el ánimo de venganza de los prosoviéticos dentro del partido, dimitió de la Secretaría General y del Comité Central el 4 de noviembre de 1982. Con el pasar de los años regresó a las filas del PSOE, mientras el PCE se desentendía de los valores de la transición y recha­zaba el eurocomunismo.

Santiago Carrillo, Una Vida Dedicada A La Política Y Al Periodismo

Además de esto, siempre y en todo momento defendó al monarca como motor de la transición y como el que frenó el intento de cuajo de Estado del 23-F. Fue elegidodiputado en las primeras elecciones democráticasde junio de 1977 tras la legalización del PCE. Santiago Carrillo fué ingresado de urgencia los últimos años gracias a distintas dolencias. La última de ellas fue el pasado 17 de julio en la planta de neurología del hospital madrileño Gregorio Marañón por un inconveniente de riego sanguíneo, aunque fue dado de alta un par de días después. En 1976, meses después de la muerte de Franco, regresó a España de forma furtiva para forzar al Gobierno de Adolfo Suárez a negociar la legalización del PCE. En el mes de abril de 1977, el Gobierno de Adolfo Suárez legalizó el Partido Comunista y, poco después, Santiago Carrillo fue escogido diputado por La capital española en las primeras selecciones democráticas.