Biografia De Velazquez Resumida

Velázquez pinta a los monarcas, a quienes observamos pues se reflejan de manera vaga en el espéculo. Por la puerta del fondo — de cuarterones, abierta — que da a una estancia mejor iluminada, se va un palatino, pero se ha detenido y mira hacia atrás. En primer término la infanta Margarita, entre sus meninas doña María Agustina Sarmiento y doña Isabel de Velasco. A la derecha, la enana Maribárbola, el mastín echado, mansote, que no parece dar importancia al puntapié que le atiza Nicolasillo Pertusato, un enanillo jocoso, ricamente vestido, que semeja un juguete. A la izquierda, un gran lienzo del revés apoyado en el caballete. Y ante el lienzo, Velázquez, con el pincel en la mano derecha y la paleta en la izquierda, parece mirar a los reyes… que están exactamente donde estamos nosotros contemplando el cuadro.

La composición discurre en 2 planos de acción, el primero exhibe el movimiento de 5 hilanderas trabajando, ataviadas al empleo de la época. En el chato del fondo aparecen 5 personajes enigmáticos, interactuando entre ellos y observando un tapiz de querubes. En domingo veinte y ocho de hen° de mill y seisci° y vno a° bautizé yo el Bachiller P° ftz. Sant bicente a Joan hijo de Joan Rs. de silba y de Gma belasqz su muger.

Velázquez Y Sevilla

Retrata al niño en un paisaje al aire libre con una enorme exactitud en la representación del rostro del niño. Lo magistral de esta obra es su captación sicológica excepcional. De nuevo el caballo hace aparición en corbetta creando una línea diagonal que genera sensación de movimiento. El caballo está en corbetta, levantando sus patas delanteras y apoyado en las traseras. En este cuadro, Velázquez aplica un magnífico estudio de la anatomía humana. Se considera que tal virtud ha podido estar influida por la obra de Miguel Ángel.

Martínez del Mazo fue un fiel seguidor de su suegro, que le gestionó el puesto de ujier de cámara de palacio, para asegurar el futuro de su hija. En esta etapa sevillana, esencial dentro de esta biografía elemental de Diego Velázquez, y a través de su maestro Pacheco, nuestro personaje ha seguido una línea artística marcada por las referencias a Caravaggio y Ribera, pinta cuadros muy contrastados, duros, de fondos oscuros y ámbito tenebroso. En esta línea resalta el cuadro de «Los 3 músicos«, que se tiene por su primer cuadro popular.. Baco, el dios griego del vino asimismo conocido como Dionisio, es el personaje principal de esta lona, encargada por el rey Felipe IV de España. La ocurrencia de realizar un trabajo de temática mitológica aparece por la admiración que suscitaron en el artista, las obras del Caravaggio, por ejemplo pinturas italianas.

Artemisia Gentileschi

El día 16 de octubre entró en La capital española el mariscal duque de Agramont, embajador increíble de Luis XIV. Llegó a soliciar para el monarca francés la mano de la serenísima infanta doña María Teresa de Austria. Entonces Velázquez, como aposentador de Su Majestad, debió acompañar al embajador francés en sus visitas al Buen Retiro, al Pardo, a El Escorial, a las casas señoriales de Oñate, Haro, Lerma, Medina de las Torres, Gaviría… En el momento en que el francés se fue le dejó a Velázquez, como regalo, un reloj de oro con brillantes. La Venus es uno de los muy, muy escasos desnudos de la pintura tradicional española. Diríase que le sirvió de modelo una actriz hermosa y escandalosa llamada Damiana, querida a lo largo de mucho tiempo del alocado marqués de Heliche. Y ya siendo un cortesano de reconocida valía, experiencia y trabajo es cuando acomete en 1656 la pintura de las Meninas. Era un grupo de cinco enormes y también importantes cuadros, los ya nombrados, adjuntado con el de Felipe III y Felipe IV los dos a caballo y el príncipe Baltasar Carlos también a caballo.

El caso es que gozó desde entonces un sueldo fijo y ingreso a toda la cultura de la época. De hispalense de a pie a figura importante del palacio en pocos años. En su segundo viaje a Madrid, en este momento si recibe Velázquez la atención del conde duque de Olivares (el que mandaba en España, de todos modos), quien lo recomienda para el próximo retrato del rey. Felipe IV quedó tan complacido por esta obra que, nada más verla, lo nombró pintor de la corte, trasladándose el artista al Palacio Real y pudiendo viajar asiduamente a Italia .

Actividad 2: ¿quién Es Velázquez?

En 1617, con 18 años, es admitido en el gremio de pintores, no tenemos ganas quitarle méritos a nuestro personaje principal pero entre los integrantes del jurado calificador era Francisco Pacheco, lo que le autoriza colorear cuadros y obras de imaginería, a abrir tienda para exponer y vender sus cuadros y a tener taller y aprendices a su cargo. De aquella época se conoce el nombre de su primer cuadro conocido, «Los tres pastores«, el que presentó al tribunal, está hoy desaparecido. La etapa sevillana de Velázquez no duró bastante, unos cinco años, puesto que en 1622 quedó vacante la plaza de pintor del rey en La capital de españa y por mediación del asimismo hispalense, Gaspar de Guzmán, Conde Duque de Olivares, Diego Velázquez dejo su localidad natal y partió hacia la capital del reino. Para ser pintor comunmente comenzaban a los 10 u 11 años como practicantes en el taller de un profesor, donde se formaban.

Visitó Milán, Padua, Bolonia, Florencia, Módena, Parma, Roma, Nápoles. Aquél obsequió al artista una gruesa cadena de oro de la que pendía una gran medalla del mismo metal con la efigie papal. En seguida hubo de acceder el excelente artista a colorear otros retratos. El citado de Olimpia Maidalchini, el de la pintora Flaminia Triumphi, el del cardenal Pamphili, los de Fernando Brandano, Camilo Máximo, Jerónimo Vibaldo, Abad Hipólito, Micaelo Angeli.

Vista Del Jardín De La Villa Medici De Roma Con La Escultura De Ariadna

Actuó de compadre Pablo Ojeda, vecino de la collación de la Magdalena, a quien todos los días se le advirtió el vínculo espiritual que adquiría. Pablo Ojeda en aquella ocasión echó la casa por la ventana, convidando a tortas de San Juan de Alfarache y a vinillo claro de las candiotas de 2 Hermanas. Y pagó cuatro repiques de campanas a un sacristán ladino y berridos — alusivos a la larga salud del padrino — a unas docenas de chiquillos sucios y harapientos, echándoles monedas pobres a la rebatiña. En 1652 es nombrado “Aposentador Real”, es la cumbre de su carrera cortesana y una de sus primordiales tareas es precisamente distribuir todas y cada una de las maravillas artísticas que aparecen en el inventario del patrimonio real, incluidas las que él acaba de aportar.

No lo consigue y vuelve a Sevilla donde comienza su primera temporada con un estilo manierista muy veneciano, pero adoptando los inconvenientes de Caravaggio. Es el realismo barroco, que arrasa en la época, y que el pintor maneja como nadie lo había hecho hasta ahora. Tiene ya 50 años y Velázquez embarca en el puerto de Málaga. Fue su época de mayor producción pictórica conque no es difícil admitir que utilizara ayudas, el diseñaba y distribuía los volúmenes en el cuadro, pintaba las partes que le agradaban, en la situacion anteriormente comentado los caballos y las caras de los individuos y el resto lo entregaba al taller, bajo su vigilancia. En Domingo veinte y ocho de mayo de mill y seisos y diez y siete años bapticé yo el licend° Diego martinez de morales cura desta ygll de sr. san visente a franc° hijo de Juan Rodriguez de Silua y de doña gerónima Velasques su lejítima muger.