Biografia De Winston Churchil

Pocas personalidades políticas del siglo XX siguen despertando todavía la fascinación que suscita Winston Churchill . Y pocos escritores parecen tan predestinados a escribir sobre él como el alemán Sebastian Haffner , quien escogió precisamente la patria de Churchill para vivir en ella su prolongado exilio político de 1938 a 1954. Haffner , el celebrado creador de Historia de un alemán y testigo privilegiado de la temporada, es con la capacidad de desvelar mejor que absolutamente nadie los factores que transformaron a Churchill, el gran estadista de su país de adopción, en la némesis inexorable de Hitler, el mítico dictador que había sido el causante de su exilio. Escrito en 1898 se trata del primer libro de no ficción del Nobel de Litaraturasobre la campaña militar que libraron los ingleses en la actual Pakistány Afganistán.

Sebastian Haffner nació en Berlín, donde cursó estudios de Derecho. En 1938, considerándose una víctima aria del nazismo, emigró a Inglaterra, donde trabajó como periodista para The Observer. Hasta su muerte cooperó en los más reputados periódicos alemanes. Entre sus libros resaltan una biografía de Churchill y De Bismark a Hitler. Los gastos de envío, la fecha de distribución y el total del pedido se muestran al finalizar la adquisición.

Fue creador de biografías y libros de historia, algunos de ellos de carácter autobiográfico. De entre su obra habría que poner énfasis La crónica de la Malakand Field Force, Historia de los pueblos de habla inglesa, y el resto de sus textos biográficos, que recorren una gran parte de la historia del siglo XX desde una perspectiva muy singular. A lo largo de largos periodos de su historia se dedicó a la pintura como hábito, pintaba sobre todo panoramas y bodegones. Pero su aportación creativa fue mucho más destacada en el campo de la literatura. Publicó sus crónicas como corresponsal de guerra, pero más que nada escribió libros históricos acerca de los enormes enfrentamientos en los que participó. En 1953, la Academia sueca le entregó el premio Nobel de Literatura por “su maestría en la descripción histórica y biográfica, tal como por su brillante oratoria, que protege exaltadamente los valores humanos”.

Curiosidades Sobre Winston Churchill

En otoño de 1907, dos años después de ser nombrado subsecretario de Estado para las Colonias, Churchill escoge tomarse unas vacaciones y arrancar un viaje por los territorios africanos bajo dominio británico. Desde Malta y vía Chipre, cruza el Canal de Suez para dirigirse a Mombasa. Sube por tren a Nairobi y se dirige, por medio de Uganda, hacia los Grandes Lagos, desde los cuales y siguiendo en la medida de lo posible el curso del Nilo Blanco, inicia su viaje descendente hasta llegar a Jartum. La caza de leones o de rinocerontes se marcha alternando con una crónica emocionante sobre la mosca tse-tse y la “patología del sueño” o sobre las dificultades del entomólogo aficionado para hacerse con una compilación de mariposas. Esta narración —una genuina “rareza” en la bibliografía del premio Nobel de Literatura— recopila, al fin y al cabo, con entusiasmo los hechos y las reflexiones de aquellas semanas.

Como Primer Lord del Almirantazgo hizo cambios radicales, ya que Gran Bretaña pasó de consumir carbón a proveerse de petróleo. En este afán por garantizarse el suministro de petróleo se encargó de que se llevaran grandes proyectos de ingeniería al paso que se encargaba de hacerse con los derechos de extracción del petróleo en Mesopotamia. El ejército asimismo padeció importantes cambios durante su etapa, ingresando la aviación y los tanques. Sin embargo, fue muy criticado a lo largo de su etapa como Primer Lord del Almirantazgo, en especial por la desastrosa derrota militar de Gallípoli. Continuando con su trayectoria política, fue sumando nuevos cargos a su palmarés, siendo Secretario de Estado para las Colonias y estando al frente de las carteras de Interior, Comercio y Marina.

Leslie Howard, El Inglés Metido A Espía Que Murió Por Llevar Un Mensaje De Churchill A Franco

Escogido diputado conservador en 1900, desertó a los liberales en 1904. H. Asquith, Churchill se desempeñó como presidente de la Junta de Comercio y Secretario del Interior, defendiendo la reforma penitenciaria y la seguridad social de los trabajadores. Como Primer Lord del Almirantazgo durante la Primera Guerra Mundial, inspeccionó la Campaña de Galípoli, pero, después de que resultara ser un desastre, se le degradó a Canciller del Ducado de Lancaster.

Tras enrolarse en el ejército británico, sirvió en la India y combatió en Sudán. Más tarde, trató de dar el salto a la política, pero no logró un escaño. Así, Churchill terminó como corresponsal de guerra en Suráfrica a lo largo de la guerra de los bóers, en la que fue hecho prisionero y logró huír. La Revolución de Octubre alarmó a Churchill, que percibió el bolchevismo como una amenaza para las democracias europeas. El rearme alemán promovido por Hitler no le ocasionó menos alarma.

De hecho, juega con el brazo roto y vendado en la final de la copa que encara a los regimientos ingleses en la India. La desaparición de su padre le ocasionará la frustración socia a las relaciones que nunca llegaron a fructificar. En cambio, establecerá un profundo vínculo con su hasta el momento distante madre, que se transformará en su aliada y cómplice, ayudándole en su carrera militar y política. Merced a ella participará en la guerra de Omdurman, Sudán, donde se generará la última y heroica carga de la caballería inglesa.

Angelina Jolie Se Deshará De Un Costoso Y También Histórico Obsequio Que Le Hizo Brad Pitt

Incorporándose al Partido Conservador, se hizo con un escaño por Oldham en 1900. Tuvo sus disconformidades con los conservadores en materia económica, ya que consideraba que el gasto que se dedica al ejército era desmedido y se opuso a unos aranceles que supuestamente procuraban la preponderancia comercial de Reino Unido. De esta forma, sus disconformidades con el Partido Conservador le llevaron a sumarse al Partido Liberal, con quienes se hizo con un escaño en 1906. Es considerado entre los enormes líderes de tiempos de guerra y fue presidente del Reino Unido en 2 periodos. De Hitler a Gandhi, de Lucrecia Borgia a Fidel Castro, políticos, activistas, artistas, incluso terroristas, dejaron su huella en la historia;…

Desde el objetivo de la Segunda Guerra Mundial la creación de una Europa unida fue, en expresiones de su biógrafo Martin Gilbert, «entre los tres temas que dominarían su pensamiento». Esta es, sin duda, la mejor biografía de Winston Churchill que se haya anunciado. Andrew Roberts, considerado como el más destacable historiador militar británico, pudo emplear para su trabajo una gran cantidad de documentos que ningún biógrafo había podido consultar de antemano, incluídos los diarios privados del rey Jorge VI, que se reunía de manera regular con Churchill durante la guerra. La riqueza de la documentación que maneja deja a Roberts profundidzar en la verdad humana del personaje, siguiendo su vida desde su niñez y la conflictiva relación con su padre hasta su declive, lo que provoca que el lector pueda «ver la segunda guerra mundial a través del prisma del resto de su historia».

The Four Just Men

Fracasada la estrategia de apaciguar a Hitler, reventó la Segunda Guerra Mundial. Las sucesivas derrotas militares provocaron la caída de Chamberlain y el ascenso al poder de Churchill en el mes de mayo de 1940. Con Gran Bretaña luchando a solas contra la Alemania de Hitler, encarnó la resistencia contra el nazismo y formó un gobierno de unidad nacional.

A La Sombra De Churchill: Diarios De Downing Street (1939- (biografías Y Memorias)

Su oposición al nazismo no implicó ninguna reflexión autocrítica sobre el imperialismo británico. Describió a Gandhi como “un picapleitos rebelde disfrazado de faquir”. Desequilibrado y proclive a la depresión, a la que se refería como su “perro negro”, Churchill manifestó oscilaciones sentimentales que han despertado especulaciones sobre un posible trastorno afectivo bipolar. Lloyd George, primer ministro británico entre 1916 y 1922, afirmaba que la mente de Churchill era “una máquina muy poderosa, pero, en algún rincón de su engranaje, tenía un fallo oculto y desconocido, […] un defecto de fábrica”.