Biografia Del Presidente De España

El partido, que ya venía revuelto por el enésimo episodio de las insidias en el PP madrileño, con una aspiración del alcalde Ruiz-Gallardón a entrar en las listas al Congreso que Rajoy optó por frustrar cediendo a las presiones de la presidenta Aguirre –la que le conminó con renunciar si no vetaba a su archirrival-, se sumió en un profundo desconcierto. El lunes posterior a las selecciones pareció que Rajoy se encontraba listo para dejar, haciendo realidad lo que se le había pasado por la cabeza el 14 de marzo de 2004, y entre la dirigencia se realizó ver la sepa de enormes declaraciones de apoyo arropando al líder tocado. En el PP, Acebes y Zaplana concedieron verosimilitud a las sospechas alumbradas por la “teoría de la conspiración” e insinuaron algún tipo de conchabanza (“los autores intelectuales”) entre el PSOE, la Esquerra republicana catalana, la izquierda abertzale vasca y determinados medios para echar al PP del poder. La creencia subyacente tras el patrocinio de las teorías conspirativas era que el Gobierno Zapatero de alguna manera era ilícito. Rajoy, a título personal, no fue tan osado a la hora de cultivar incertidumbres como sus dos lugartenientes, pero se dedicó a restar probabilidad a la comisión de investigación sobre el 11-M construída por el Congreso de los Miembros del congreso de los diputados el 27 de mayo de 2004, a la que calificó de “broma” que nada iba a esclarecer por el hecho de que se disponía a excluir de sus pesquisas “todo lo ocurrido en España del 11 al 14 de marzo”. Zapatero instó a Rajoy a que aclarara la posición del PP sobre la cuestión y de paso si solicitaría el sí en el próximo referéndum de ratificación de la Constitución Europea, puesta de vuelta y media por Aznar.

En los tres años que prosiguieron, Rajoy continuó probando su valía a Aznar en la interlocución con las agrupaciones nacionalistas que regían en Cataluña, Confluencia y Unión , y Euskadi, el Partido Nacionalista Vasco (EAJ-PNV). Este insólito acercamiento entre fuerzas con unas nociones de fondo sobre lo que era o había de ser España totalmente contrapuestas fue iniciado por el PP ante la perspectiva de una victoria propia en las próximas selecciones generales sólo por mayoría simple, lo que haría preciso negociar firmes apoyos parlamentarios. En el XII Congreso Nacional, en enero de 1996, Rajoy fue confirmado en el CEN y en la vicesecretaría general; en rango se le equipararon Rodrigo Rato, responsable de políticas sectoriales, y Jaime Mayor Oreja, con quien se repartió los campos de organización y acción electoral. Primero, en el primer mes del año, ingresó en el Comité Ejecutivo Nacional del partido de resultas del IX Congreso, que supuso el retorno temporal de Fraga al mando de la formación y, más esencial, la refundación de AP, que adoptó el nombre de Partido Popular merced a la unificación y absorción de las diversas tendencias ideológicas, desde la derecha hasta la socialdemocracia, presentes en la CP. Entonces, el 29 de octubre, ganó el escaño por Pontevedra en las selecciones en general a las que el PP presentó como cabeza de lista y aspirante a Moncloa a José María Aznar López, ex- presidente de Castilla y León y delfín oficial de Fraga. Un par de meses después, el veterano líder conservador ganó las selecciones gallegas y en febrero de 1990 arrebató la Xunta al socialista González Laxe.

Tras Exponer Su Trayectoria Expresa Su Orgullo Por Ser El Primer Secretario General Socialista Elegido Por La Militancia

La Secretaría General desocupada por Acebes fue para una popular de perfil tecnocrático próxima a Arenas y al tiempo agradable a los aguirristas, María Dolores de Cospedal García, senadora y presidenta del PP en Castilla-La Mancha. Conocidas las composiciones del nuevo CEN y del Comité de Dirección, órgano nuevamente tipo que reunía a un grupo selecto de líderes con los que Rajoy despacharía de manera regular las líneas y tácticas del partido, los comentaristas concluyeron que Rajoy y el ámbito oficialista habían fulminado a los disidentes y críticos, apartado a los últimos exponentes de la línea dura aznarista y con limite la predominación de los aguirristas. En el final, cuatro años de oposición muy combativa, si no destructora, al Gobierno socialista no reportaron solamente dividendos electorales al PP, que ascendió levemente, al 39,9% de los votos y los 154 escaños. La remontada fue anulada por el PSOE, que aun mejoró sus desenlaces de 2004 y se puso en el 43,9% y los 169 diputados. Con esta mayoría fácil recrecida, Zapatero fue investido para un segundo orden como presidente del Gobierno el 11 de abril. A fin de “hallar la plena integración de los inmigrantes”, un gobierno habitual introduciría un “contrato de integración” por el que el inmigrante se comprometería “a cumplir las leyes y a respetar los principios, valores y costumbres de los españoles, a aprender la lengua, a pagar sus impuestos y cotizaciones, a trabajar activamente para integrarse, y a retornar a su país si en el transcurso de un tiempo no tiene empleo y de medios”.

biografia del presidente de españa

Los relevos, efectivos al día después, no exceptuaron a Rajoy, que cedió Interior a Acebes y regresó a Presidencia, sumando además de esto la función de portavoz del Gobierno. Con este cambio, Aznar buscaba recobrar la coordinación política del Ejecutivo, perdida precisamente mientras Rajoy, entre los ministros mejor valorados por los ciudadanos, estuvo en Interior. A estas alturas, el conocido fumador de puros gallego, veteranísimo a los 47 años, ahora era de largo el ministro que mucho más carteras había portado en los gobiernos de Aznar.

Noticias De España Hoy Martes 23 De Agosto De 2022

Siguiendo el guión establecido, en el segundo día del cónclave Rajoy fue elegido presidente nacional del PP prácticamente por aclamación, con el 98,4% de los votos, en sucesión de un Aznar que volvió a arrancar los mayores aplausos con un agresivo alegato antigubernamental y reivindicativo. El transcurrir de las semanas y los meses fue revelando el nivel de devastación emocional que el 14-M había causado en las filas populares. En vez de realizar un análisis sereno y autocrítico de lo sucedido, figuras de la plana mayor del partido, con Aznar a la cabeza, vocearon su disgusto por el “injusto castigo” en las urnas, el “aprovechamiento de la conmoción” y la “manipulación del dolor” realizados por el PSOE y medios afines. Las robustas críticas a las primeras decisiones del Gobierno Zapatero, principalmente la intempestiva retirada de las tropas de Irak, que desairó a Estados Unidos, tampoco se hicieron esperar.

biografia del presidente de españa

Le proseguirán dos mesas redondas, una primera sobre la estrategia económica y comercial de China y otra sobre la contestación de la Unión Europea. Tras exponer su trayectoria expresa su orgullo por ser el primer secretario general socialista escogido por la militancia. Sus inquietudes políticas le llevaron a militar en las Novedosas Generaciones del PP, siendo en 1993 presidente de esta organización en Málaga. En 1995, ingresó en el Municipio de Málaga como concejal de Juventud y Deporte y de los distritos 9 y 10 de la ciudad, Puerto de la Torre y Campanillas, respectivamente. Además de esto, se comprometió a abrir en la primera semana tras su investidura como presidente del Gobierno un “extenso y ambicioso desarrollo de diálogo popular”.

Sus relaciones con Aznar, alto a la presidencia nacional por el X Congreso el 1 de abril de 1990, comenzaron a basarse el 25 de junio de aquel año, cuando el presidente le nombró vicesecretario general del partido para el área de organización electoral. Rajoy reemplazaba Arturo Moreno, dimitido por su aparición en el sumario del llamado caso Naseiro, sobre la supuesta financiación irregular del partido. Al punto, cesó en la Secretaría General del PP gallego, cargo que pasó a Xosé Cuiña Crespo, asesor de Política Territorial de la Xunta y antes presidente de la Diputación de Pontevedra.

Mariano Rajoy Brey

Esta línea estratégica se centra en el análisis y prospectiva de las activas de cooperación y enfrentamiento, así como los actores e instituciones con proyección global. Pedro Sánchez está casado desde 2006 con Begoña Fernández, a la que dice que conoció de celebración y que se enamoró de ella a los 31 años (de esta manera se lo declaró en una entrevista a Bertín Osborne). Begoña es maestra en la Facultad Complutense y en el campo privado, en una compañía para recaudar fondos para organizaciónes no gubernamentales. El 21 de mayo de 2017 la mayoría de militantes del PSOE deseaban que Pedro Sánchez volviera a representarlos, así volvió a ganar las primarias frente a Susana Díaz. Desde la entrada en vigor de la Constitución De españa en 1978, hubo siete presidentes del Gobierno, ungidos por el Congreso de los Miembros del congreso de los diputados y nombrados por el Rey.

Biografías De Líderes Políticos

Además de esto, “prohibiría por ley” las regularizaciones masivas, “expulsaría de inmediato” a todo extranjero que delinquiera y restringiría la reagrupación familiar. Llegado este punto, el PP retiró el acompañamiento al Gobierno en el llamado proceso de paz y declaró la “separación de toda relación” con él. Rajoy destacó que de ninguna manera apoyaría una “negociación política” con la banda terrorista y el secretario general Acebes llegó al extremo de asegurar que “el proyecto de Zapatero es el emprendimiento de ETA”. Entonces, en el mes de diciembre de 2006, ETA dinamitó el alto el fuego con el atentado con furgoneta bomba contra la Terminal 4 del Campo de aviación de Barajas, que costó a la vida a dos jóvenes ecuatorianos. El fracaso total del desarrollo de paz, certificado en el primer mes del verano de 2007 con el aviso por la banda del final de la tregua y el regreso al finalizar el año de la activa de los asesinatos , municionó a posteriori las argumentaciones de Rajoy y su partido, lugar desde donde se siguió insistiendo en la continuidad de contactos misterios Gobierno-ETA con vistas a abrir una nueva negociación.

Más Información

Tal como aventuraban los sondeos, el 20-N ha deparado a los conservadores de Rajoy, quien ya va por su octavo orden de diputado, una gran mayoría absoluta, que supera la obtenida por Aznar en 2000. Ahora bien, la catástrofe del paro, las previsiones de incumplimiento de los objetivos de reducción de déficit, la amenaza de una recaída en la recesión y, lo más acuciante, la escalada de la prima de riesgo a su techo histórico justo en vísperas de las selecciones, que arrima a España al escenario de un rescate financiero por la eurozona, constituyen un escenario crítico que limita drásticamente el margen para maniobrar con que cuenta el nuevo presidente. En su programa electoral, Rajoy y el PP sugieren la urgente necesidad de un Gobierno “serio y responsable” que “produzca seguridad” dentro y fuera de España.

Aunque Rajoy terminó reconociendo su fallo en el diagnóstico de la situación en los primeros días de la crisis, que se había apoyado en los informes técnicos de los expertos, la actitud inicial de minimizar el accidente para no generar alarma social se tradujo en desinformación sobre la llegada de la marea negra en la costa y en una movilización insuficiente de elementos para las labores iniciales de contención y limpieza. CIDOB examina los cambios políticos que se desarrollan en la zona y sus efectos, tanto en las estrategias de avance y de inserción internacional de los países, como en los equilibrios regionales. Día triste en el calendario de Pedro Sánchez el 1 de octubre de 2016, cuando este dimitió de su cargo como secretario general del PSOE, aceptó que el comité federal escogiera a mano alzada si deseaba que se efectuasen unas primarias y fue vencido por 132 votos en contra y 107 a favor. En 2012 se doctoró en Economía y Empresa por la Universidad Camilo José Cela y en 2013 en 2013 publicó La novedosa diplomacia económica española, donde reúne contenidos de la proposición con la que consiguió el doctorado. Además, es profesor asociado de Estructura Económica y también Historia del Pensamiento Económico en la Capacitad de Ciencias Jurídicas y Empresariales de esta misma universidad donde sacó el doctorado.

Rajoy y Rato presentaban aspectos similares personalmente (estilo mesurado y relajado, alguna propensión a la sorna, alejamiento formal de los tonos mucho más chirriantes del PP), pero al articulado ministro de Economía han comenzado a pesarle las ramificaciones de los embarullados negocios financieros de su familia y sus opacas conexiones con las mucho más altas esferas de la compañía y la banca privadas españolas. seguramente, también debió jugar en su contra su actitud demasiado seria en el tema de Irak, a diferencia de un Rajoy siempre dispuesto a proteger y justificar públicamente las directrices del jefe. Antes de la invasión del 20 de marzo, Rato llegó a mostrar a Aznar sus dudas sobre la participación de España en la coalición mandada por USA. A renglón seguido de la crisis del Prestige, por último reconducida por los gobiernos central y gallego, Rajoy acometió la no menos espinosa tarea de hablar de las decisiones del Ejecutivo con relación a la crisis prebélica de Irak a caballo entre 2002 y 2003, en la que Aznar logró gala de un apoyo componente y también irrestricto a los planes de invasión de Estados Unidos y el Reino Unido.