Cual Fue El Motivo De La Primera Guerra Mundial

Específicamente, afirma el historiador, Turquía había encargado a Enorme Bretaña la construcción de 2 nuevos acorazados y había comprado otros tres a dos gobiernos latinoamericanos, Chile y Argentina, que querían liberarse de ellos. Rusia, siendo consciente de que, en enero de 1914, la Sublime Puerta esperaba ahora la llegada de cinco enormes navíos, forzó el estallido del enfrentamiento, para hacerse con el control del Mar Negro antes que Turquía contara con una flota más vigorosa que la suya. Inmovilizados los alemanes en Verdún, los aliados coordinaron sus fuerzas para contraatacar en Ypres y en Cambrai, en donde emplearon 400 carros de combate.

El magnicida de 1914 fue glorificado durante el mandato del mariscal Tito, la era dorada de Yugoslavia, e incluso se dio su nombre al puente contiguo al sitio del atentado. Tras las guerras de los años 90, Princip es asociado en Sarajevo con el terrorismo serbio y el recuerdo del imperio austrohúngaro evoca, en cambio, una suerte de Unión Europea primigenia. El puente regresa a llamarse Latino y la tumba de Princip, en el cementerio de San Marcos, está descuidada y sin flores.

Química En Las Trincheras De La Primera Guerra Mundial

Estas medidas llevadas a cabo por Alemania, forzaron a Londres a aliarse con Francia para formar la Entente Cordiale el 8 de abril de 1904. Hablamos de un pacto de no agresión y regulación de la expansión colonial entre ambos países. Entre las causas que dieron a este enfrentamiento, hay que nombrar que comenzó una carrera armamentística. Alemania estableció el servicio militar obligación, al paso que Enorme Bretaña, apostó por un ejército de menor tamaño, pero enormemente profesionalizado. A su vez, la técnica se ponía al servicio de la guerra, creándose novedosas y letales armas como los submarinos, las ametralladoras y poderosos acorazados.

El archiduque Francisco Fernando y su esposa Sofía antes del atentado que les mató. Por su lado, el mandatario de EEUU Wilson ha propuesto la creación de la Sociedad de Naciones, organismo precursor de la ONU que debía ser útil como foro de discusión de diálogo para evitar futuras guerras. Otras sanciones que debería aguantar Alemania sería una más que notable reducción del tamaño de su ejército, tal como la pérdida de Lorena, Alsacia y su imperio colonial.

Real Valladolid

Y es que existían fuertes recelos entre Austria-Hungría y Rusia por el control de los Balcanes. De esta forma, los rusos necesitaban los Balcanes para contar con una salida al mar Mediterráneo. Ante la frágil situación, los gobiernos francés y británico, de Clemenceau y George, optaron por hacer un mando único y poner adelante del mismo al general Foch, quien contuvo la ofensiva en Château-Thierry. Con la ayuda de 16 divisiones estadounidenses, forzó a los alemanes a batirse en retirada hacia Amiens, Gante, Cambrai y Sedan. En el mes de octubre, los turcos deponían las armas tras la caída de Damasco y Alepo en manos del general británico Allenby.

El ejército italiano se replegó hasta el Piave y no pudo reordenarse si no fuera por la presencia de un contingente franco-británico. A mediados de año, la flota alemana había intentado romper el bloqueo naval británico, que le impedía recibir los suministros precisos para proseguir el esfuerzo bélico, pero fue repelida en Jutlandia. La situación se agravó con la entrada en guerra de Rumanía en el bando aliado. El riesgo de que Alemania perdiera sus abastecimientos de trigo y petróleo provocó la substitución de Falkenhay por Hindenburg y Ludendorff, y que se le encomendara al primero conquistar Rumanía, lo que logró en tres meses. Aunque el planeta se comprometió a no permitir que sucediera otra guerra como esa, se sembraron las semillas del siguiente conflicto con el Tratado de Versalles, que fue humillante y punitivo para los alemanes y contribuyó a elaborar el lote para el auge del fascismo y la Segunda Guerra Mundial.

Un Mundo Nuevo Y Roto Tras La Primera Guerra Mundial

El pueblo alemán había terminado hastiado de la guerra, que le costó la abdicación al káiser Guillermo II. La desmoralización y las privaciones tanto en el frente como en la retaguardia habían hecho mella entre los alemanes, dejándolos al filo de las revueltas sociales. En este sentido, los espartaquistas pretendían llevar a cabo una revolución al estilo soviético. De hecho, en enero de 1919, el gobierno alemán, a cargo de los socialdemócratas, aplastó las revoluciones marxistas con el acompañamiento de una fuerza irregular conocida como los Freikorps. En su afán por lanzar una ofensiva decisiva que diera la victoria final a Alemania, el mariscal Ludendorff, el enorme caudillo militar alemán, ordenó asaltos masivos en el frente occidental en la primavera de 1918. A pesar de que la ofensiva puso contra las cuerdas a la Entente, Alemania agotó sus últimos elementos y los aliados pasaron al ataque en lo que se llamó la Ofensiva de los Cien Días, sellando la derrota definitiva de Alemania. Por fin, el 11 de noviembre de 1918, el Imperio Alemán solicitaba el armisticio cerca de Compiegne.

Los otomanos atacaron los puertos rusos del mar Negro y avanzaron por el Cáucaso, lo que fue replicado por el bombardeo naval británico de la costa turca, aparte de una ofensiva en Mesopotamia por la parte del Ejército de India. Un nuevo reequilibrio de fuerzas se produjo con la entrada de Italia, en mayo de 1915, al lado de Francia y Gran Bretaña, pese a ser integrante de la Triple Coalición, ya que supuso la apertura de un nuevo frente para los austrohúngaros. La Primera Guerra Mundial tuvo distintas causas, pero sus raíces están en una compleja red de coaliciones entre las potencias de europa. En esencia, fue la desconfianza entre —y la militarización de— la informal «Triple Entente» (Enorme Bretaña, Francia y Rusia) y la segrega «Triple Coalición» (Alemania, el Imperio austrohúngaro y también Italia).

Era el aniversario de la guerra del Campo de los Mirlos y de la heroicidad del asesino suicida Milos Obilic. Y hacía casi exactamente 4 años desde el instante en que, el 15 de junio de 1910, el joven serbio Bogdan Zerajic procuró matar al general austriaco Marijan Veresanin y, tras fracasar, se suicidó de un tiro. Gavrilo Princip acudía de manera frecuente al cementerio para poner en la tumba de Zerajic unas flores, robadas de alguna cercana. En esa Belgrado, mayoritariamente analfabeta, dominada por el culto al ejército y por la efervescencia nacional, Princip, que ya militaba en la organización proserbia Joven Bosnia, se adhirió probablemente a la Mano Negra. No hay certezas, porque la secretísima Mano Negra no guardaba registros de afiliados. Él y otros muchachos de su edad, prácticamente todos menores de 20 años, comenzaron a soñar con un atentado suicida que demostrara ante el universo la fuerza de su pasión nacionalista.

La Primera Guerra Mundial, El Primer Enfrentamiento Global

Particular mención merece la batalla del Marne, donde los franceses frenaron el progreso germano y consiguieron socorrer París. Cuando Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia un mes después, sus socios intervinieron y el conjunto de naciones entró en guerra. Al tiempo que los ejércitos aumentaban y los países forjaban coaliciones para eludir quedar apartados, se producía una enorme ensaltación del nacionalismo. No hay que olvidar que los Balcanes se habían transformado en un gran foco de tensión, pues eran un polvorín que podía prender la mecha de un enfrentamiento a nivel planetario.