En Qué Lugares De Centroamérica También Habitaron Los Mayas

Muchas son las ruinas arqueológicas que se han descubierto durante los siglos de civilizaciones viejas que habitaron esta zona de Centroamérica. Para conocerlas en hondura, entre las visitas imprescindibles es el Parque Arqueológico de Iximché, donde está el popular Lago de Atitlán, que en sus profundidades esconde un asentamiento maya que fue bautizado como Samabaj. Entre las claves del éxito de los viajes de autor organizados por PANGEA y La Vanguardia es el acompañamiento de un experto en el país de destino.

De bien difícil acceso, el Mirador se encuentra dentro de las mayores y mucho más ignotas de las grandes ciudades mayas. Con una cantidad enorme de sus inmuebles ocultos entre los árboles tiene una extensión mucho más grande que la localidad de Los Angeles. Hoy en día solamente recibe mil turistas al año, fundamento por el que hay que darle las merced a las guías de viaje. A parte, acceder a ella es una genuina aventura, ya que está a 55km del poblado mucho más próximo a pié. Cuando se trata de cantidad y variedad de ruinas mayas, Belice ocupa el primer sitio y podría ser considerada como epicentro de la Cultura Maya.

Seguro De Viaje

La riqueza de estos pueblos se muestra también en la pluralidad de sus lenguas. En Belice, además del criollo beliceño y el inglés, se hablan lenguas mayas, el arawak, la lengua garífuna y el plautdietsch, lengua de los menonitas que comenzaron a asentarse en la isla en los años ’50, entre otros muchos idiomas. El pequeño país centroamericano sorprende al visitante por la fusión de las distintas culturas, merced a su pasado histórico y a las distintas etnias que llegaron y fueron habitando sus territorios. Dos de las que han marcado precisamente la identidad del país son los mayas y los criollos. Actualmente, los tres conjuntos mucho más grandes y representantivos de Belice son los criollos, los mayas-kekchí, maya-mopán y los garífunas.

En esta ocasión, los 16 pasajeros que se animen a conocer Guatemala lo harán con Iñaki Makazaga, un destacado periodista vasco especializado en viajes, montaña y derechos humanos. Dirige desde hace mucho más de una década el software de radio de viajes Piedra de Toque en formato podcast y es colaborador habitual de varios medios de alcance nacional. De las cinco comunidades indígenas que habitan Panamá (un 8 por ciento de la población), los emberá y los kuna son los mucho más organizados en cuestiones turísticas. Los primeros muestran al visitante su ancestral cultura en comunidades como la de Ipetí, mucho más accesibles que la selva del Darién, su primordial hábitat.

Visita Nuestra Web Y Halla Tu Viaje

Plaza de las EstelasSi tienes ganas de saber mucho más sobre este sitio, visita nuestro artículo sobre lasruinas mayas en Hondurás, Copán. En el lugar arqueológico de Cara Sucia, situado al sudoeste de El Salvador cerca de la frontera con Guatemala, encontraos más de 30 montículos visibles. Hay un juego de pelota anexo a un lado de la Acrópolis y otro en el final de una terraza, el lugar no posee una plaza grande pero se ver múltiples plazuelas pequeñas. Los hallazgos arqueológicos de San Andrés demuestran que el establecimiento de San Andrés tuvo fuertes contactos con la civilización de Copán y Teotihuacán. Del mismo modo ejercía el comercio con sitios tan lejanos como los actuales territorios del Petén guatemalteco y Belice. Los pasajeros recorrerán los puntos más emblemáticos San Juan La Laguna y van a conocer de primera mano el proyecto desarrollado entre la comunidad y la municipalidad indígena que impulsó la desaparición del plástico, elemento fundamental en la polución del lago y de la comunidad.

Hoy día, son múltiples los ejemplos donde poder descubrir estos pueblos, sus raíces ancestrales, costumbres, lenguas vivas, gastronomía o folklore, en toda la región de Centroamérica y República Dominicana. El legado de las viejas civilizaciones que habitaron cada uno de los países de la zona… Belice, Guatemala, El Salvador, Hondurasy los estados mexicanos de Yucatán, Campeche, Tabasco, Quintana Roo y la zona oriental de Chiapas, conforman el territorio donde habitan cerca de seis millones dedescendientes de la milenaria cultura maya. Por este motivo, Centroamérica es un destino ideal para conocer en primera persona la huella de esta impactante cultura, que dejó sus vestigios y señales de generación en generación mostrando su plenitud.

Sensacionales son, pero los intereses turísticos que hay detrás, votaciones o criterios sospechosos hacen que pasajeros con planeta, pasajeros expertos, ignoren ciertos concursos por no tener un método real. Evidentemente para gusto los colores, como en el mundo maya, donde lugares con menos proyección turística pasan prácticamente desapercibidos por contar con ni medios, ni presupuesto y quizá ni buenos políticos. La vieja capital del país, hasta 1891, se encuentra dentro de las ciudades coloniales mucho más monumentales de América. Está infestada de iglesias –incluyendo la catedral más grande de Centroamérica–, sobran los museos y las viviendas nobles con balcones forjados. Las etnias indígenas constituyen gran parte de la herencia cultural hondureña, aún vigente hoy en día y que habitan distintas zonas de país con prácticas, idiomas y cultura propia. Entre ellos, se tienen la posibilidad de detectar los pueblos Lenca, Maya-Chorti, Tawahkas, Pech, Mískitu, Nahuatl, tal como asimismo grupos de afro-descencientes, como los Creoles y los Garífunas.

Visita A San Sebastián Del Oeste En México

Mide unos 70 metros de altura, es la composición mucho más alta de Tikal y se le llama \’Templo de la Serpiente Bicéfala\’. Fue construido cerca del 741 de nuestra era por el gobernante Yaxkin Caan Chac. Para gozar al cien% de la experiencia, lograras subir hasta la base de la crestería y tener una vista única de Tikal y su ambiente selvático. Los soberanos van a llegar a dividir el territorio rivalizando en riqueza y poder, llevando a cabo coaliciones y guerras. Las representaciones sobre los dioses y sus ritos, demuestran la relevancia de un planeta simbólico conformado por numerosas deidades a las que se adoraba a través de rituales, que incluían ofrendas, danzas e incluso sacrificios de sangre. Resulta impresionante subir al cráter Santiago –se llega mediante carretera–, una boca de 500 metros de ancho y 200 de hondura que espira una enorme fumarola.

Ruta Maya: Joya De Cerén

Ubicado en el estado mexicano de Campeche, este viejo asentamiento proclamado Patrimonio de la Humanidad ocupa una gran parte de la selva tropical mexicana. Gracias a su ambiente en él se han encontrado mucho más de 280 especies de aves, 86 tipos de mamíferos, 50 especies de réptiles y diferentes clases de flora entre la que resalta la orquídea. Su enorme variedad lo han convertido en un rico asentamiento eco-arqueológico. Entre la vegetación están escondidos más de 6.000 templos mayas, varios de ellos aún no han sido escavados, desperdigados cerca de la enorme plaza central que antiguamente servía como un reloj de sol. Hay sitios en el planeta maya que si te preguntaran por la calle quizás no sabrías situarlas en el mapa y menos decir su nombre. Recientemente nos tienen mal familiarizados con las siete maravillas del mundo moderno, maravillas que nos hacen pensar que no hay mucho más cosas increíbles en este planeta.

Este Patrimonio de la Humanidad se desenterró en 1989, tras excavar seis metros de cenizas. Los utensilios de artesanía y agricultura que utilizaron sus moradores –quienes escaparon del volcán sin padecer bajas– están intactos; la Joya es una espléndida ventana a la vida cotidiana de los antiguos campesinos mayas. A media hora de la ciudad más importante están las playas El Zonte, Sunzal y La Roca, unos enclaves magníficos para practicar surf durante todo el año.

Además, la playa La Roca se considera por los expertos como una de las mejores del mundo para gozar de este deporte. La época comprendida entre noviembre y febrero es la mejor para los surfistas por el enorme oleaje. Al oriente del país, tampoco hay que perderse la playa Las Flores y sus alrededores costeros. La primera capital colonial, establecida en 1543, es Patrimonio de la Humanidad y una de las más hermosas ciudades de Centroamérica.

Centroamérica Y República Dominicana, Un Crisol De Pueblos Indígenas

Alcanzó su máximo desarrollo a lo largo del primer milenio antes de nuestra era, cuando los reyes se transforman en divinidades y gobiernan ciudades como Tikal, Palenque, Copán o Calakmul. El último bosque tropical del país, catalogado por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad, aloja 400 especies de árboles, 279 variedades de aves y 30 de mamíferos en las montañas de Ahuachapán. Para visitarlo es precisa una autorización de la fundación ecológica Salvanatura (), que da asimismo el equipo de guías. Tiene un aire decadente con gusto a langosta y ritmo de dialecto guari-guari.