Escuelas De Interpretacion Historica Marxista

Rechazo de la idea marxista de que la sociedad determina la ideología o conciencia popular. Desarrollo de la teoría de la determinación de clases, que defiende la relevancia capital de la lucha de clases en la Historia. Concretó el modelo de un partido innovador capaz de combatir contra la autocracia zarista; y en El estado y la revolución definió la estrategia de la toma del poder, que implicaba la dictadura del proletariado. A la inversa, puso en ejecución sus ideas dirigiendo el partido bolchevique en la Revolución de Octubre que logró movilizar a las masas y apoderarse del Estado ruso en 1917.

Esta fue la causa de que la mayor parte de sus integrantes rompiesen con el Partido Comunista británico hacia 1968. El modo perfecto de producción se dividió en construcciones regionales y se estableció un juego de relaciones entre estas, con el que se deseaba solucionar verbalmente todas y cada una de las contradicciones. La euforia verbalista estimuló la creación de toda suerte de nuevos “modos de producción especializados” –familiar, tributario, parcelario, etcétera.– cayendo en la vieja trampa de ‘resolver’ los inconvenientes reformulándolos verbalmente. No se trataba de “consumir teóricamente la verdad”, como solicitaba Marx, sino de emplear una teoría antes establecida para interpretarla.

Acerca del intervalo de los dos siglos, criticó la existencia del modo de producción intermedio de Sweezy, afirmando que la clase dirigente en aquella temporada proseguía siendo la feudal. Y, finalmente, en lo que se refiere al origen del capitalismo, criticó la “vía revolucionaria” de la aparición de la clase capitalista entre exactamente los mismos productores. En contra del determinismo económico, defendía que la conciencia individual y colectiva puede convertir al hombre en un sujeto activo en la historia, a la hora de enfrentarse a los problemas de su tiempo. El influjo de los historiadores socialistas no marxistas, como G.D.H. Cole o R.H. Participación en la formación en Enorme Bretaña de una conciencia política socialista y democrática. La manipulación premeditada de la historia, que se amolda a las necesidades políticas del “presente” de los mandatarios.

Para Una Historia De La Historia Marxista

La historia del desarrollo popular se comprendió, por primera vez como “historia de los propios productores de bienes materiales; historia de las masas trabajadoras, que son las fuerzas fundamentales del desarrollo de la producción y efectúan la producción de los recursos materiales, precisos para la presencia de la sociedad. Eric Hobsbawm estudió la crisis del siglo XVII, la última etapa de la transición general del modo de producción feudal al capitalista. Describió las distintas manifestaciones de la crisis en la Europa mediterránea, en la del nordoeste, en las colonias españolas en América o en la Europa del este, lo que le dejó demostrar la importancia de las relaciones sociales en los modos de producción. En Italia, Antonio Gramsci efectuó una exclusiva reflexión del marxismo, que criticaba la simpleza del recurso al determinismo económico para explicar la política y la ideología, aspectos que creía que sostenían cierta autonomía en relación a las luchas de clases y las estructuras económicas. Gramsci inventó conceptos, como “catarsis” para aludir a la toma de conciencia que transporta a la clase dominada a luchar por la independencia en el marco de un nuevo modo de producción, o “bloque histórico” para hacer referencia a la coalición de muchas clases o fracciones de clase.

escuelas de interpretacion historica marxista

Desde el tiempo en que el hombre se elevó hasta el uso de los instrumentos y se transformó en “animal que hace instrumentos”, empieza la crónica de la sociedad humana. El mérito de Marx y de Engels, por ende, radica en haber fijado la atención, frente todo, en las leyes económicas de la vida social, en las condiciones objetivas de la producción material, base de toda la actividad histórica de los hombres. Doctrina del marxismo-leninismo sobre las leyes del avance de la sociedad humana. El materialismo histórico es una coherente extensión de las afirmaciones del materialismo dialéctico al estudio de los fenómenos sociales. Hasta Marx, en la ciencia dominaba una concepción idealista de la historia.

Orígenes De La Historiografía Marxista

Del mismo modo, historiadores marxistas, como Michel Vovelle o Regine Robin, se acercaron a ámbitos de estudio propios de la superestructura, como nuestra historia de las mentalidades o de la lingüística. Asimismo destacaron las figuras de los marxistas Albert Soboul (experto en la Revolución Francesa) y Pierre Vilar (hispanista, autor de la famosa obra Cataluña en la España Actualizada), quien estudió las convergencias entre la corriente de los Annales y la historiografía marxista. Eugene Genovese criticó el determinismo económico de Frank y Wallerstein, que argüían que el capitalismo europeo había transformado los sistemas sociales de los pueblos explotados en una variedad mucho más de la civilización burguesa.

Es contraria al POSITIVISMO y da valor a los restos culturales materiales de los pueblos viejos. 2.- METAFISICA, el hombre busca respuestas mas allá de lo natural para comprender su realidad. Diviértete con acceso a millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y considerablemente más de Scribd. Prueba única de 60 días con ingreso a la mayor biblioteca digital del mundo. Los recortes son una forma práctica de catalogar diapositivas importantes para regresar a ellas más tarde. Ahora puedes personalizar el nombre de un tablero de recortes para guardar tus recortes.

Corrientes Historiográficas Iii: El Marxismo

Una similitud que tiene la escuela de Annales de la época de Braudel (2ª generación) con la historiografía marxista es su preocupación por las estructuras económicas, o sea, los procesos económicos de larga duración en el tiempo. Para el marxismo, es de vital relevancia reunificar los planteamientos socioeconómicos que ya están, para no hacer una Historia apartada. Desde aquí, se ve que dentro del marxismo, los puntos sociales y los económicos son inseparables y fundamentales para estudiar la Historia con el rigor que se merece. Otro objeto de estudio marxista escencial son las llamadas contradicciones históricas. Por poner un ejemplo, el análisis de los comportamientos burgueses y su ascenso social.

Este descubrimiento revela el enorme papel creador de las masas trabajadoras en la historia, y de este modo quedó demostrado que la historia del avance popular es la crónica de los productores inmediatos, de las masas trabajadoras, fuerzas fundamentales en la producción de recursos materiales, importante a la presencia de la sociedad. En Francia, algunos integrantes de la Escuela de los Annales, como el propio Marc Bloch, o cercanos a tal corriente, como Ernest Labrousse, se vieron influidos por ciertos aspectos de la concepción marxista de la historia (como la definición de las clases o la influencia de los puntos económicos sobre las distintas capas sociales). En Austria brotó una generación de teóricos llamados “austromarxistas”, que desarrolló una teoría política marxista que, además de la revolución, aceptaba la llegada de la clase dominada al poder por la vía reformista de la socialdemocracia. Entre sus principales representantes se puede destacar a Max Adler (que pretendía incluir los aspectos éticos-políticos en la interpretación histórica marxista), Otto Bauer (que intentó conjuntar socialismo y nacionalismo) o Rudolf Hilferding. Con relación a el debate de la transición del modo de producción feudal al capitalista, Anderson apuntó que la lucha de clases en el feudalismo llevó a un proceso de reivindicación de la tierra y este al desarrollo económico. Añadió que este modelo de expansión estuvo vigente entre los siglos XI y XIII, y que entró en crisis en el XIV.

Y aseveró la pobreza de la de la posición de Sweezy, que solo admitía una causa externa como causa del fin del modo de producción feudal . El capitalismo como modo de producción brotó en el momento en que los propietarios de los medios de producción contrataron a trabajadores libres para realizar modelos a cambio de un salario, quedándose las plusvalías de la comercialización de las mercancías a modo de beneficio. Algunos historiadores del grupo inicial prosiguen en la actualidad unidos con la gaceta. Y Hilton y Hobsbawm son director y vicedirector del comité editorial. Su trabajo colectivo en la revista ha persistido en el tiempo al margen de las diferencias políticas.