Giorgio De Chirico Biografia

Se deja cualquier investigación con la abstracción, con las formas geométricas, con la experimentación de materiales que había sido característica del cubismo, movimiento del cual abominan los metafísicos. Se retoma la figuración, la presencia humana, los edificios bien establecidos… Son usuales los elementos de la mitología tradicional en un espacio dentro del cuadro tan ordenado que parece diseñado con escuadra y cartabón. Otro aspecto en común con la obra de Magritte es la ruptura del título con lo que se representa. Aquí el lenguaje verbal no posee la función tradicional de “reflejar” o detallar lo que se expone. Más bien se genera una separación, un cortocircuito que nos transporta a buscar qué relaciones tienen la posibilidad de guardan las expresiones con el título.

De aquella época resaltan proyectos como El gran metafísico, Las musas inquietantes y Gran interior metafísico. Son obras inquietantes con una perspectiva acusada, efectuada con colores y formas planas. Las plazas o los foros están desiertos, tal y como si una explosión nuclear hubiera acabado con cualquier atisbo de vida humana. La última etapa artística de De Chirico es, raramente, completamente diferente. El artista se sumergió en el clasicismo mitológico y abandonó el arte metafísico.

giorgio de chirico biografia

La perspectiva es extraña y onírica con un gusto por las formas muy planas con colores casi puros con mínimas veladuras. La guerra, la muerte, la posición del hombre en el universo entendido en un sentido filosófico o religioso está tras esta transformación estética. Después de los horrores de las trincheras, el arte debe dotarse de un sentido (en el otro extremo de lo que propugnaba el dadaísmo, por rememorar un grupo completamente alejado de estos postulados).

Allí, expuso su obra y conoció a múltiples artistas y escritores de vanguardia influyentes, entre ellos Pablo Picasso y Constantin Brancusi. El hijo pródigo, por De Chirico, 1922, óleo sobre cuadro, 59 x 87 cm, Milán, Galería de Arte Moderno. El cerebro del niño, por De Chirico, , óleo sobre cuadro, Estocolmo, Nationalmuseum. “En una clara tarde de otoño estaba sentado en un banco de la Piazza Santa Croce.

Deseo recibir comunicaciones comerciales sobre modelos y/o servicios ofrecidos por la Red social RBA. Ver la Política de Intimidad.

– En La Pintura Metafísica Hay Un Gusto Por La Reproducción De Elementos Arquitectónicos De La Antigüedad Clásica

En este momento puedes personalizar el nombre de un tablero de recortes para almacenar tus recortes. Se había casado dos veces, primero con Raissa Gurievich y luego con Isabella Pakszwer Far. Después de su muerte fue reconocido y elogiado por su influencia tanto en los surrealistas como en una generación posterior de artistas, fotógrafos y cineastas.

De Chirico es considerado el principal precursor de la pintura surrealista y su período metafísico será determinante para corrientes posteriores, como la Nueva Objetividad, el Realismo Mágico o el Novecento. En los comienzos de su carrera, de Chirico se inspiró en los artistas simbolistas de europa y su empleo de imágenes de ensueño. Sus primeras obras firmadas combinaron una sensibilidad simbolista con su amor por las antigüedades clásicas de Grecia e Italia y sus reflexiones filosóficas sobre la auténtica naturaleza de la verdad. En pinturas como “Misterio de una tarde de otoño” , representaba las plazas de la ciudad alumbradas de manera dramática, habitadas solo por una o 2 figuras, una escultura o sombras misteriosas. En 1928, De Chirico expuso también en Novedosa York y más tarde en Londres, y escribió múltiples ensayos sobre arte; en 1929 publicó una novela llamada Hebdomeros, el metafísico.

Giorgio De Chirico Adalid De La Pintura Metafísica

Pinturas como La nostalgia del infinito y La gran torre están precisamente inspiradas en este singular edificio. Musas inquietantes, por De Chirico, 1917, óleo sobre lienzo, 97 x 66 cm, Milán, compilación especial. En la obra de Chirico hay inmuebles, esculturas clásicas, trenes y maniquíes que parecen habitar en espacios escénicos controlados, donde domina el silencio y la calma. El sol proyecta sombras en sus obras dotando a su pintura de una mayor irrealidad. Memorias de mi vida de Giorgio de Chirico piensa un cambio de dirección inédito en el largo paseo de las biografías de artistas estrenado por Vasari, y es el equivalente literario a su trabajo de pintor en los años siguientes a 1940.

Desde una visión antropológica no deja de ser curioso que los humanos, por naturaleza finitos, poseamos esta nostalgia del absoluto, esta sed de infinito. Y que a través de las religiones, tal como de la filosofía y de las artes se haya procurado calmar esta sed y melancolia con lo que acaso no existe sino más bien en la imaginación, llave segrega al unísono que cárcel. (…) De esta manera crea una “nueva lógica, estos jeroglíficos del color, una exclusiva lengua, en cuya gravitación el guante, la piña, el pecho romano, las sombras alargadas, aun el inmenso sol se mueven, son como emigrantes en marcha, en espera, con los ojos cerrados. ¿Y si el inconsciente no fuera, tan solo, unos cuantos hechos mucho más que podemos darle, nuevamente, a la misma ciencia, sino la propuesta de una exclusiva relación con el mundo?

Giorgio De Chirico Y El Grupo De Ferrara

Si bien su mayor producción fue tras la Enorme Guerra, las primeras pinturas metafísicas datan de 1910. No fue el único grupo estético que abandonó cualquier experimentación gratuita al comprender de estos creadores. Se regresa la mirada hacia la tradición francesa y también, aun, un vanguardista como Picasso reanuda una forma mucho más verdadera en algunas de las pinturas de la temporada. La carrera posterior de De Chirico fue inconsistente y ocasionalmente polémica.

Librosarte, Un Nuevo Término De Galería

La enorme torre, por De Chirico, 1913, óleo sobre cuadro, 123 x 52 cm. La incertidumbre del poeta, por De Chirico, 1913, óleo sobre cuadro, 106 x 94 cm, Londres, Tate Modern. De ahí que es recurrente en los cuadros asistir a la mirada de un maniquí hacia restos del pasado. La obra se convierte en un cuestionamiento, en un punto de inicio para iniciar preguntas de índole filosófica abandonando cualquier atisbo de frivolidad de las primeras vanguardias. Sus paisajes planos y oníricos y ese gusto por las maniquíes humanizados fue todo un hallazgo para el surrealismo, el grupo artístico preponderante en la segunda mitad del siglo XX. Son usuales las referencias a la literatura romana en una primera instancia y luego a la tradición bíblica.

Carmen Selma Y Carla Cañellas Reclaman El Orgullo 2020 En La Galería De Arte A Ciegas

Prueba única de 60 días con ingreso a la mayor biblioteca digital de todo el mundo. Active su periodo de prueba de 30 días gratis para desbloquear las lecturas ilimitadas. Una razonada y realmente razonable crítica a esta sed de absolutos se puede leer en el excelente ensayo de Tzvetan Todorov, Los aventureros del absoluto, trad. José María Ridao, Barcelona, Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2007. Juan Díaz de Atauri, La capital de españa, Antonio Machado, 2008, partido popular. 58 y 59.